Si alguien cree que invertir en bonos soberanos es algo completamente seguro ya os podéis ir abrochando los cinturones porque estos es lo que sucede con los inversores en bonos cuando la rentabilidad exigida de estos se empieza a encaminar a niveles más normales y ojo que esto está sucediendo sin que ningún Banco Central haya empezado una política monetaria restrictiva de subida de tipos (salvo la Fed que no saben muy bien que es lo que están haciendo).

El caso es que el pasado mes de abril el gobierno belga (uno de los países de la UE con mayor nivel de endeudamiento soberano) colocaba un bono con vencimiento a 100 años a una rentabilidad del 2,3%. Los inversores ávidos de meter en sus cartera cualquier cosa que diera un poquito de rentabilidad se quitaron el bono de las manos lo que provocó una importante revalorización.

Sin embargo desde el mes de agosto las tornas empezaron a cambiar. El inversor que compró el bono en agosto está viendo cómo a día de hoy su inversión está perdiendo un 30% de valor. Claro que siempre le podrá decir al regulador de turno que lo tiene en cartera para mantenerlo hasta su vencimiento dentro de 100 años si es que dentro de 100 años aún existe el Estado Belga. Estado que recordemos hace menos de 190 años que existe.

 

Lo del bono belga podría quedar cómo una anécdota si no fuera porque su caída de precio, o aumento de rentabilidad exigida, no es un fenómeno aislado sino algo que se está produciendo en todos los bonos soberanos desde el pasado mes de agosto.

El bono US a 10 años

Atención al bono US a 10 años. Hace pocos meses estaba al 1,5% de rentabilidad, hoy roza el 2,5%.

¿Cómo afecta esto a la renta variable? Bueno si nos ponemos en el plano teórico podemos hacer un ejercicio muy sencillo. Calculad cómo cambia el valor actual descontando unos flujos de caja con una tasa libre de riesgo del 1,5% más una prima de riesgo del 4,5% y que valor actual obtenéis con los mismos parámetros aplicando una tasa libre de riesgo del 2,5%. Os saldrá una reducción del valor actual del 15%.

¿Y si en lugar de una tasa libre de riesgo del 2,5% aplicáis una del 4,5% (que solía ser una rentabilidad normal para el bono a 10 años)? Pues tenéis un recorte en la valoración cercana al 35%.

 

 

  1. Todo es muy relativo, así el inversor que compro en abril y lo vendió en agosto, seguro que hizo un pastizal, lo que unos pierden supongo que habra otros que lo ganen. En este mundo de “arpías” lo único seguro que esto solo puede acabar mal,al final todos esos bonos,acciones, derivados varios nos los vamos a comer con “fattatas” de fatos que somos, y sino, como es posible pagar por prestar dinero a estados que deben lo que no se sabe, o empresas que para repartir los beneficios han de ampliar capital. En fin, en un mundo de ciegos el tuerto es el rey. Felicidades por tu web, tus artículos son muy reveladores, salud y suerte a todos los benditos de este mundo mundial!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Aprobado el canon AEDE. La ley más infame de la historia de internet

Hoy, 22 de julio la Comisión de Cultura del Congreso aprobó con…

Cómo George Soros tumbó la libra esterlina y ganó mil millones de dólares

Si por algo es conocido George Soros es por en 1992 haber…

Así va la publicación de resultados de las empresas del S&P500

Camino de que las empresas del S&P500 logren el mayor incremento de resultados desde el tercer trimestre de 2010

Asalto a la Reserva Federal de Nueva York. Se llevan 100 millones de dólares

Supongo que la mayoría de vosotros habrá visto la Jungla de Cristal…