bonos basura

bonos basura

En la nueva era de la economía ficción nada escapa a la capacidad de los Bancos Centrales para crear burbujas de activos por todos los lados. Un activo más cuyos precios están totalmente inflados es el los bonos basura que a efectos de inversión se denominan High Yield Bonds, siempre me ha fascinado la destreza en marketing que tiene la banca para poner nombres a las cosas. Sin duda debe ser mucho más fácil convencer a alguién que invierta en algo llamado Bonos de Alto rendimiento que en algo llamado bonos basura.

Pero bueno dejando de lado las cuestiones semánticas, mejor volvamos a lo que nos ocupa. Burbujas, activos y bonos basura. Se está hablando bastante desde hace tiempo de la burbuja de los bonos soberanos, especialmente los de los EEUU cortesía de las compras masivas que realiza la FED y que están dejando sus rentabilidades en mínimos históricos. Pues bien, la acción de la FED también tiene efectos directos sobre otros tipos de bonos, en este caso los bonos basura, que los inversores parece que están compando no importa a que precio con tal de arañar algo de rentabilidad.

Basta darle un vistazo al índice de referencia de estos bonos, el BoFa Merrill Lynch High Yield Master II Index, del que os adjunto el gráfico. Su evolución a partir de 2009 cuando la FED empieza su intervención monetaria no convencional es una línea casi perpendicular al alza. Para haceros una idea, en el peor momento de la crisis la rentabilidad media de los bonos del índice era del 23%, hoy es del 6,1%, como la rentabilidad de los bonos es inversa a su precio, ya os podéis imaginar la apreciación que ha tenido el valor de los bonos basura en los últimos 4 años…. bueno os lo digo yo… supera el 105% y por cierto la rentabilidad del 6,1% en los bonos basura es el mínimo histórico.

El apetito por los bonos basura ha permitido que muchas empresas con rating pobres se estén financiando a costes cada vez más bajos, pero por contra cada vez se está emitiendo más deuda en el clásico movimiento que está provocando la política monetaria no convencional de los bancos centrales. 2012 marcó un nuevo récord en cuanto a emisiones de bonos basura corporativos con un total de unos 300 mil millones de dólares en nuevas emisiones.

¿Queréis otra señal? Pues bien para poder emitir tanta basura, lo única solución es rebajar los covenants que se exigen a los emisores, y que son una serie de restricciones financieras que se ponen a las empresas para proteger a los tenedores de los bonos. Según Moody’s en los últmos 6 meses la calidad de los covenants se ha relajado considerablemente.

Por cierto como suele pasar en toda burbuja que se precie, está tiene que venir acompañada por ciertas previsiones optimistas. Aquí entran en acción las casas de ratings. Así por ejemplo Fitch considera que la tasa de impagos para los próximos años de los bonos basura será del 2%…. la media histórica es del 4,8%.

La cena esta servida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Aprobado el canon AEDE. La ley más infame de la historia de internet

Hoy, 22 de julio la Comisión de Cultura del Congreso aprobó con…

Cómo George Soros tumbó la libra esterlina y ganó mil millones de dólares

Si por algo es conocido George Soros es por en 1992 haber…