rosenfeld bonus Kraft

CEO Kraft Rosenfeld Bonus

La crisis económica actual ha tenido muchas causas y todos tenemos algo de culpa, pero sin duda uno de los principales causantes de que las cosas no hayan funcionado lo bien que deberían funcionar, lo podemos encontrar en los sistemas retributivos de los ejecutivos que dirigen las grandes empresas.

Estos sistemas retributivos, por desgracia,  suelen estar alineado con incentivos algo perversos y muchas veces contraproducentes para le evolución de la salud financiera de una compañía y sus accionistas. Para mi un claro ejemplo de ello lo podemos encontrar en Kraft, el gigante de la alimentación, que hace poco adquirió a la inglesa Cadbury.

Recordemos, que en el momento en el que se anunció la adquisición de Cadbury, Warren Buffett, uno de los principales accionistas de Kraft, cargó muy duramente contra la CEO de la compañía Irene Rosenfeld, al considerar que dicha adquisición le hacía sentir mucho más pobre como accionista de Kraft y que si le hubiesen consultado el no habría votada a favor de la compra.

Buffett criticó la compra de Cadbury por ser excesivamente cara, oficialmente se pagó entre 12-13 veces el Ebitda de la compañía, pero en los cálculos de Buffett, incluyendo los 390 millones de gastos que llevó asociada la OPA, más la entrega de acciones de Kraft (que para él valen más que su cotización actual) realmente se pagó según él unas 17 veces el Ebitda de Cadbury (una salvajada) y para redondear la jugada y financiar la operación, Kraft se vendió su negocio de pizzas congeladas, que según Buffett es un buen negocio, y por el no se obtuvieron los 3.700 millones de dólares que pagó Nestlé, sino unos 2.500 millones de dólares ya que Kraft no tiene escudo fiscal.

Pues bien, lo que a todas luces es una operación desastrosa, para Kraft, ha permitido a su artífice Irene Rosenfeld, embolsarse un bonus de 26,3 millones de dólares.(si si, es  la señora con pinta de Mary Poppins que sale en la foto)

Según el comité de remuneraciones de Kraft , Rosenfeld merece este bonus por su extraordinario liderazgo en la organización de la adquisición de Cadbury, y por la rapidez en la que se ejecutó la adquisición, empezaron las negociaciones en Noviembre del 2009 y la operación se cerró a principios del 2010. Además también la premian por la venta del negocio de pizzas congeladas. Para rematar, el comité de remuneraciones deja muy claro que la actual remuneración de Rosenfled está por debajo de la remuneración que tienen los CEO en compañías de un tamaño similar al de Kraft (después de la compra de Cadbury probablemente como Kraft ha aumentado de tamaño seguro que encima le suben el sueldo a Rosenfeld).

En resumen, el CEO de Kraft, se ha embolsado 26 millones de dólares , por comprar una compañía y hacerlo de forma rápida. Da igual que la haya comprado a unos precios extraordinarios y que haya tenido que vender deprisa y corriendo el negocio de pizzas congeladas sin ningún tipo de planificación financiera. Con estas condiciones también me gano yo el bonus.

Los CEO ya suelen tener otros motivos para realizar adquisiciones absurdas o que destruyen valor, como para encima premiarlos con un bonus estratosférico por ello.

Imagen vía daylife.com

  1. Buen post, aunque me permito apuntar que los 26MM que se llevó la señora Rosendfeldt no son un bono, sino la compensación total del 2009 (salario+stock based compensation+Fondo de pensiones+otros).

    Lo que si me causa curiosidad es saber los criterios que se toman para otorgar ese “three year incentive plan award” que sale en el proxy y que le vino a sumar 6,6MM de dólares en cash a la señora Rosendfedt.

    Saludos

  2. Lo triste es que para callar las críticas de los accionistas, la señora Rosenfeld buscará encontrar sinergias entre Kraft y Cadbury. Sinergias, bonito eufemismo! Encontrar sinergias significa que miles de trabajdores acabarán en el paro, también en España, mientras directivos como Rosenfeld y Stitzer(ex CEO Cadbury) se llevarán millones de euro por cerrar un acuerdo nefasto para ambas compañías.

  3. Es muy importante tratar estos temas públicamente para que los accionistas vayan tomando conciencia de lo que crea y destruye valor en sus inversiones. Los accionistas deben vigilar a los directivos de las empresas en las que invierten igual que los ciudadanos deben vigilar a los políticos que les gobiernan. Ambos son sus empleados, aunque muchas veces se olvide.

  4. Curiosamente estas personas no entran dentro del eufemismo llamado “recursos humanos” de las compañías. Y cuando son cesados, reciben cuantiosas indemnizaciones. ¿Quién paga eso? Evidentemente los “recursos humanos” que se irán a la calle para “hacer rentable” la compañía..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Lujo duro. A las puertas de la subasta de la década

Christie´s promete hacer historia con el diamante Pink Legacy: una gema de 18,96 quilates con un valor estimado entre treinta y cincuenta millones de dólares.

Comparando las finanzas del FC Barcelona y Real Madrid. Culés tenemos un grave problema

Sorprende la rapidez con la que los dirigentes del F.C. Barcelona han logrado meter las cuentas del club en un rápido deterioro y en una situación más que complicada.

El lujo y los “influencers”

En las conversaciones recurrentes del sector del lujo hay un tema que preocupa a las grandes marcas. Nadie sabe cómo salir bien parado de un escenario en el que se han metido solos. Y todos se preguntan: ¿Sirve tanta exposición digital a las marcas exclusivas? 

El ego es tu gran enemigo

Gustavo Rivero. Uno de mis errores en mi última etapa como CEO de un…