brasil-crisis-compressor

La economía de Brasil registró en el tercer trimestre del año una contracción del 1,7% con respecto a los tres meses anteriores, cuando el PIB retrocedió un 2,1%, según reflejan los datos del Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

De este modo, la recesión de la economía de Brasil cumplió su tercer trimestre consecutivo, lo que representa el más prolongado periodo recesivo desde 1996, fecha en la que comienzan los registros estadísticos y probablemente Brasil esté enfrentándose a la peor recesión que ha vivido el país desde 1930. Con lo que parece que la maldición de las continúas décadas perdidas a las que se suele enfrentar el gigante latinoamericano no van a ser una excepción.

En comparación con el mismo trimestre del año anterior, el deterioro del PIB de Brasil  anualizado fue del 4,5%, frente a la contracción del 3% en los tres meses anteriores.

Evolución_PIB_anualizado_Brasil_PIB_chartbuilder

Por sectores, la actividad del sector agropecuario retrocedió un 2,4%, mientras que en el sector industrial disminuyó un 1,3% y en el sector servicios bajó un 1%.

Asimismo, entre julio y septiembre, el consumo de las familias registró un retroceso del 1,5% desde la caída del 2,4% del segundo trimestre, mientras el consumo del Gobierno bajo al 0,3% desde el 0,7%.

En cuanto a las exportaciones, las ventas al exterior de Brasil disminuyeron un 1,8% en el tercer trimestre, después de aumentar un 3,1% en el segundo trimestre, mientras las importaciones bajaron un 6,9%, tras caer un 8% entre abril y junio.

La economía está en caída libre y el país es muy probable que vuelva a tener  un recorte de rating su deuda soberana en una especie de cockctail especial que en esta crisis mezcla grandes escándalos de corrupción, recorte en los precios de las materias primas que habían sostenido el país en una bonanza económica artificial durante la pasada década y desplome de la actividad económica, con un cuadro marco terrorífico de altos tipos de interés, recesión y moneda en caída libre.

En el fondo lo que subyace, es una especie de mal endémico que suele ser una constante en la región. Países ricos en recursos naturales, con políticas terriblemente proteccionistas, en Brasil es casi imposible hacer negocios si no cuentas con un socio local, corrupción generalizada y reformas estructurales que son aplazadas década si década.

A todo esto, la presidenta Dilma Rousseff puede empezar a tener los días contados.

Por cierto si el Ibex no sigue la estela de las demás Bolsas ya sabéis porqué. La diversificación geografica de los grandes del Ibex que ha ayudado en la crisis económica española ahora va a jugar en contra. Banco Santander que generaba el 19% de su beneficio en Brasil, Telefónica el 30% de su OIBDA, Mapfre el 17% de su beneficio o Prosegur cerca del 20% de sus ingresos.

Seguro que vemos como en los próximos trimestres en los informes de resultados de las empresas del Ibex, la exposición de LatAm que se destacaba en los informes de hace pocos meses ahora se va a ir minimizando como por arte de magia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

¿Quién controla el mercado del Lujo?

Tras comentar la concentración que existe en el sector de las semillas…

Para explicarle a tu hijo con una imagen lo que es la devaluación de una moneda

A la izquierda anuncio que aparecía en la prensa en Argentina en…

La banca acuerda aplazar el Armageddon de los derivados

Un cártel de 18 grandes bancos han acordado esta semana hacer la…

Aprobado el canon AEDE. La ley más infame de la historia de internet

Hoy, 22 de julio la Comisión de Cultura del Congreso aprobó con…