GurusBlog

Breaking Bad. Toda una lección de negocios

breaking bad

Ya os he comentado más de alguna vez que desde hace ya algunos años considero que Hollywood o la industria del entretenimiento en los EEUU está haciendo muchas mejores series de televisión que películas. Casos como The Wire o True Blood son para mi auténticas obras maestras del entretenimiento muy superiores a las mejores películas.

La última serie que estoy devorando es Breaking Bad (voy por la segunda temporada). Precisamente está semanan la serie llegaba a su fin en EEUU en su quinta temporada. Más de diez millones de espectadores sólo en los Estados Unidos siguieron cada capítulo de Breaking Bad y en el capítulo final  los anunciantes debieron pagar alrededor de cuatrocientos mil dólares por segundo de publicidad. Una cifra que se acerca a lo que se paga en una  Súper Bowl.

Hasta Warren Buffet es fan declarado de la serie, vaya aquí el homenaje que le hizo a la serie en su último capítulo vía su twitter oficial:

warren buffett breaking bad

“Ni siquiera el Oráculo  sabe lo que sucederá esta noche #sucesordewalt”

Breaking Bad es el increíble trabajo de unos actores lejos de las estridencias y esos personajes caricaturizados en el cine. La transformación que sufre un pobre y anodino profesor de química de instituto quien al saber que tiene un cáncer terminal decide utilizar sus conocimientos para hacer metanfetaminas y lograr dejarle un dinero a su familia. Un gran guión, unos personajes que llegan desde el ser humano normal hasta lo más patético, de la bondad hasta la mas absoluta degradación. Papelazo de  Bryan Cranston interpretando al profesor de química Walter White.

Pero Breaking Bad es algo más que una magnífica serie de TV. Hay algo en ella que me atraía especialmente, y el otro día leyendo un artículo en The Economist se me hizo la luz. La serie es una excelente lección de negocios.

Breaking Bad nos narra como un hombre, el Sr. White, decide iniciar una startup. Cómo visualiza primero la oportunidad de mercado que representa el negocio de las metanfetaminas, cómo detecta que tiene una ventaja competitiva en el sector ya que gracias a sus conocimientos de química puede elaborar un producto de una calidad superior a la de sus competidores. Cómo decide buscar un socio para que le ayude en esas áreas del negocio de las metanfetaminas que el desconoce. Cómo se centra en lo que sabe hacer, la producción del mejor producto con la mejor calidad y delega la distribución en terceros o redes ya establecidas. Nos narra las tensiones que puede tener todo emprendedor con su socio, con los distribuidores, con su familia o como una statup puede convertirse en un imperio o caer en el más absoluto de los fracasos.

Probablemente la tensión narrativa de saber si el Sr. White acabará teniendo éxito o no en su startup de metanfetaminas y si su entrada en el negocio de la metanfetamina iniciado desde una motorhome acabará siendo o no disruptivo para el sector es uno de los principales motivos que me tiene enganchado a esta gran serie de TV.

Saber más sobre los temas de este Post

Conversación

6 comentarios

  1.    Responder

    No te defraudará. Lo que me ha chocado es la opinión de True Blood… pondría antes muchas otras. Carnivale, Deadwood, Jekyll, Mad Men, Spartacus, Peaky Blinders, Boardwalk Empire (soberbia), Downton Abbey, etc. Menos Jekyll, te he dicho series con mucho mucho budget, y lo que comentas: personajes sin estridencias hollywoodienses.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR