GurusBlog

¿Se empieza a desintegrar la burbuja Amazon?

amazon

Ya hemos comentado más de una vez en el blog la estratosférica valoración a la que habían otorgado los inversores a Amazon en los últimos tiempos (En este post os dejábamos una comparativa entre la valoración que tenía Amazon hace un par de meses versus la de Wal-Mart)

Desde finales del 2008, cuando la acción de Amazon cotizaba a $37 hasta finales del 2013 cuando llego a cotizar a $408, la acción de Amazon se ha multiplicado por 10x. Nadie dice que Amazon sea una mala compañía, todo lo contrario, pero una cosa es valor y la otra precio y el precio que el mercado estaba otorgando a Amazon en estos momentos era simplemente de vértigo.

Para que os hagáis una idea para poder justificar el precio de las acciones de Amazon a principios de 2014 la compañía tenía que hacer crecer sus ingresos a un ritmo del 22% anual durante 6 o 7 años y que el precio de la acción no subiera para llegar a cotizar a múltiplos similares a los que hoy en día tiene otro gigante de la gran distribución como Wal-Mart.  Dos compañías que aunque una sea online y otra más “tradicional” tienen márgenes de beneficios muy similares, es decir cómo toda la gran distribución trabajan con márgenes de beneficios muy muy reducidos. Son negocio de alto volumen y poco margen.

Pues bien aclarado esto, parece que desde que empezó el 2014, el mercado sin saber aún muy bien porque se ha dado cuenta que el precio de las acciones de Amazon empezaban a no tener sentido. Desde los máximos de $408 por acción hasta el precio de cierre de ayer, la caída es del 25%.

El pasado jueves, precisamente, cuando Amazon publicó resultados, la cotización se desplomó casi un 10%.

¿Fueron malos los resultados del jueves?

Pues no precisamente. Wall Street esperaba una ventas de $19.456 millones, Amazon superó al consenso al alcanzar una ventas de $19.740 millones y también superó ligeramente la previsión de BPA logrando $0,23 versus los $0,22 estimados por Wall Street.

amazon

Los ingresos de Amazon siguen creciendo a muy buen ritmo. Concretamente un 22,8% respecto al primer trimestre del 2013. El problema, es que los costes siguen creciendo a mayor ritmo que sus ingresos y ya van demasiados años siguiendo la misma tónica. Hasta ahora el mantra defendido es que Jeff Bezos sigue una estrategia a largo plazo. No importa tanto la rentabilidad que tengas hoy. Los incrementos de gastos son necesarios para posicionar el negocio y poderlo escalar para seguir creciendo rápidamente y poder incrementar la rentabilidad más tarde. Desde hace tres meses parece como si los inversores hubieran empezado a dejar de creerse este mantra. Especialmente esperaban una mejora de la rentabilidad después de que Amazon anunciara incrementos de precios del 25% en su programa Prime.

Posiblemente, lo que ha acabado de hacer perder los nervios al mercado, no fueron los resultados de este trimestre, sino la previsión realizada por la compañía indicando que para el próximo trimestre espera tener una pérdida operativa de entre $55 y $455 millones, versus los beneficios de $79 millones que la compañía tuvo en el segundo trimestre de 2013. Quizás los inversores se están dando cuenta que la apuesta por el incremento de márgenes de Amazon es verdaderamente una apuesta a muy largo plazo.

La caída de casi el 10% en la cotización de Amazon el viernes, es el riesgo al que te enfrentas cuando optas por pagar por adelantado en el precio cómo será una compañía dentro de 6 o 7 años. Cuantos más años de crecimiento descuentes en el precio actual peores pueden ser los sustos cuando los inversores empiezan a dudar de las expectativas por muy buena que pueda ser la compañía.

Saber más sobre los temas de este Post

Conversación


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR