Con la que está cayendo últimamente en bolsa quizás algunas de las grandes adquisiciones realizadas en nuestro panorama nacional empezarán a pasar cuentas. Ya hemos visto algunos casos de caídas estrepitosas debido a la compra apalancada de acciones o empresas en bolsa, probablemente hasta el día el día de hoy la caída más sonada ha sido la de Portillo e Inmobiliaria Colonial, pero no debemos olvidar que operaciones similares a las de Portillo hemos tenido unas cuantas.

Ayer en Invertia se hacían eco de que la ACS, la constructora de Florentino Pérez, podría tener que aportar garantías adicionales para cubrir la caída de parte de su participación en Unión Fenosa, lo mismo le podría ocurrir respecto a su participación en Iberdrola o en la constructora alemana Hochtief, cuyas acciones fueron compradas con un crédito de 1.264 millones de euros concedido por el BBVA a 72 euros por acción y actualmente está cotizando  63,3 euros.

Casos similares los podríamos encontrar en las adquisiciones realizadas por Sacyr o incluso en la compra de Endesa por parte de Acciona, todas ellas adquisicones apalancadas que en caso de caídas continuadas de las cotizaciones y con las turbulencias que está viviendo la banca pueden poner en un problema a más de uno. Seguramente en condiciones normales la banca habría aguantado las posiciones de estos nombres de prestigio, con menos solera, ya lo intentaron con Colonial y así acabó la historia, con varios bancos, tanto los financiadores del build-up cómo los que financiaron la toma de participación de Portillo pillándose las manos.

Habrá que estar atento para ver si las cotizaciones siguen cayendo, si los bancos exigen garantías adicionales, si los señores de las grandes constructoras las pueden aportar y si no lo hacen ver si les tiembla o no el pulso.

Para el inversor minoritario, pues a tener especial cuidado, con las empresas que han participado en adquisicones importantes en los últimos años, con las empresas cuyos accionistas de control en realidad son los bancos, e incluso en activos de calidad, cómo podría ser Abertis, en la que participen empresarios que puedan verse en una situación comprometida por le mercado y verse forzados a vender.

omentarios
  1. La verdad es que este el mayor peligro de ACS y se me pasó por alto en el análisis de ACS en mi blog. De todos modos, creo que la valoración de ACS ha descontado esas posibilidades.

    Además, en mi opinión, las participaciones de ACS cuentan con una ventaja añadidad en comparación con las de otras compañías. Estas participaciones que posee en Iberdrola y Unión Fenosa creo que pueden ser puestas en venta a buen precio, ya que hay diferentes grupos interesados en ellas.

    Muy buen artículo compañeros.

    Un saludo,

    Paco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

¿Quién controla el mercado del Lujo?

Tras comentar la concentración que existe en el sector de las semillas…

La banca acuerda aplazar el Armageddon de los derivados

Un cártel de 18 grandes bancos han acordado esta semana hacer la…

Cómo George Soros tumbó la libra esterlina y ganó mil millones de dólares

Si por algo es conocido George Soros es por en 1992 haber…

2018. El año en el que los inversores se quedaron sin refugio

Según un estudio elaborado por la gente de Deutsche Bank (os adjuntamos gráfico ) el 90% de los 70 tipos diferentes de activos seguidos por el Banco están dando rentabilidades reales negativas medidas en dólares en los que llevamos de año