cementos-molins-compressor

Cementos Molins se ha aliado con el grupo Corona para entrar en Colombia, donde construirá una fábrica de cemento que supondrá una inversión de 370 millones de dólares (331,26 millones de euros), según informó la empresa.

Con esta alianza y este proyecto, la compañía da un paso más en su internacionalización y refuerza su negocio en Latinoamérica, donde ya tiene actividad en Argentina, Uruguay, y Bolivia.

En Colombia, Cementos Molins y su socio construirán una planta con capacidad para fabricar 1,35 millones de toneladas de cemento al año.

Se prevé que la fábrica se ponga en marcha para mediados del 2018. La instalación generará 220 empleos directos y 250 indirectos cuando esté plenamente operativa y unos 800 puestos de trabajo durante su construcción.

Cementos Molins destacó esta inversión como un nuevo hito en su estrategia de desarrollo internacional, dado que supone entrar en un nuevo mercado “con excelente potencial como es el colombiano y en asociación con un grupo de gran prestigio, reconocimiento y experiencia comercial” como es Corona.

Cementos Molins tiene actualmente actividad en Argentina, Uruguay, México, Túnez, Bangladesh y Bolivia, además de España, mercados a los que suma ahora Colombia. Además de cemento participa en el negocio del hormigón, áridos, prefabricados de hormigón, morteros especiales y cementos-cola, así como en actividades medioambientales.

De su lado, Corona es una multinacional compuesta por seis unidades estratégicas de negocio dedicadas a la manufactura y comercialización de productos para el hogar y la construcción.

Cuenta con 19 plantas de manufactura en Colombia, tres en los Estados Unidos, tres en Centro América, tres en México y una en Brasil, así como con una oficina de suministros globales en China y una comercializadora en México.

Exporta sus productos a Estados Unidos, Canadá, México, Brasil, Chile, Venezuela, Centro América, el Caribe, Italia, España y el Reino Unido.

omentarios
  1. No es momento para invertir en Latam, ni que la inversión empiece a generar ingresos a partir de 2018.

    Se fijan unos planes estratégicos y estos deben seguirse si o si, sin tener en cuenta el entorno macroeconómico. Es como un capitán de barco que se ha fijado un rumbo y un destino e ignora los partes meteorológicos. Ante ciertas tempestades (depreciación de divisas, ausencia de crecimiento, inflación) más vale reducir el ritmo y esperar el momento adecuado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Los libros recomendados por los economistas más importantes del mundo en 2017

La prestigiosa Bloomberg ha pedido a finales de este 2017 a personalidades…

Aprobado el canon AEDE. La ley más infame de la historia de internet

Hoy, 22 de julio la Comisión de Cultura del Congreso aprobó con…

Asalto a la Reserva Federal de Nueva York. Se llevan 100 millones de dólares

Supongo que la mayoría de vosotros habrá visto la Jungla de Cristal…

Cómo George Soros tumbó la libra esterlina y ganó mil millones de dólares

Si por algo es conocido George Soros es por en 1992 haber…