codere

Codere ha alcanzado un acuerdo para la reestructuración de su capital y su deuda con sus acreedores, que tomarán un 97,78% del capital, con lo que la participación de los accionistas actuales se verá reducida al 2,22%, según informó la compañía a la CNMV.

Según los términos del acuerdo, el grupo de juego privado, que pone así fin a largo periodo negociaciones con sus acreedores que se prolongó hasta en 14 ocasiones, iniciará en la Corte Superior de Justicia de Inglaterra y Gales un procedimiento de ‘Scheme of Arrangement’, previsto en la Ley de Sociedades del Reino Unido, que le permitirá la concesión de un nuevo contrato de préstamo por un importe total de 253 millones de euros, que sustituirá al contrato de financiación senior existente.

Además, se llevarán a cabo dos emisiones de bonos por un importe total de 675 millones de euros -una de 350 millones de euros y otra de 325 millones de euros-, que serán emitidos por un vehículo del grupo Codere constituido para ello.

Del importe total de estas nuevas emisiones, 200 millones de euros serán suscritos en efectivo y 475 millones de euros canjeados por bonos existentes.

Así, los bonistas convertirán los importes pendientes de principal e intereses de los bonos existentes, unos 636 millones de euros, en acciones de Codere representativas del 97,78%, manteniendo los accionistas actuales -con la familia Martínez Sampedro como principal accionista de la compañía con una participación del 63,7%- un 2,22% del capital.

LA FAMILIA SAMPEDRO ADQUIRIRÁ POSTERIORMENTE HASTA CASI UN 20%.

El acuerdo establece también que es de “importancia crítica” que José Antonio Martínez Sampedro y Javier Martínez Sampedro, que seguirán ocupando los cargos de presidente y consejero, respectivamente, inviertan en acciones restringidas de Codere tras la reestructuración “para alinear sus intereses económicos de forma permanente”, hasta un porcentaje representativo del 19,58% del capital.

Asimismo, el nuevo consejo de administración estará compuesto por un total de nueve miembros; el propio José Antonio Martínez Sampedro y dos más propuestos por la familia accionista de referencia hasta ahora; cinco no ejecutivos a propuesta de los bonistas y uno más no ejecutivo elegido de manera conjunta entre ambas partes.

Finalmente, Codere promoverá su exclusión de cotización mediante la formulación de una oferta pública (OPA) de exclusión dirigida a todos los titulares de acciones a la finalización del proceso de reestructuración.

Codere pone así fin a un largo proceso de negociación con sus acreedores después que a principios de año presentara el preconcurso de acreedores.

A principios de febrero, el grupo de juego privado agotó el plazo que tenía para la extensión de su crédito senior sin haber podido alcanzar un acuerdo con al menos la mitad de sus bonistas, condición que era necesaria para la ejecución de la prórroga.

El proceso de reestructuración de la deuda de Codere entró en un periodo de tiras y aflojas entre los bonistas y los principales accionistas de la compañía que concluye así con este acuerdo.

Antes del cierre de la sesión bursátil, la CNMV había decidido suspender “cautelarmente” la cotización de Codere, cuyos títulos se desplomaban un 12,33% después de haber llegado a repuntar más de un 10% a lo largo de la jornada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Aprobado el canon AEDE. La ley más infame de la historia de internet

Hoy, 22 de julio la Comisión de Cultura del Congreso aprobó con…

Cómo George Soros tumbó la libra esterlina y ganó mil millones de dólares

Si por algo es conocido George Soros es por en 1992 haber…

Estos son los 16 países que más pagan a sus Médicos

Probablemente la medicina sea una de las profesiones con mayores barreras de…

Ya vuelve el Séptimo de Caballería a la Bolsa

A partir de la semana que viene pueden volver a recomprar sus acciones empresas que tienen aprobados programas de recompras de acciones por importe de unos $140 billones (billones norteamericanos) al trimestre.