codere

Codere ha elevado sus pérdidas en el ejercicio 2012 hasta los 134 millones de euros, frente a los 104,7 millones de euros que la compañía anunció el pasado mes de febrero, tras detectar dos errores contables en sus cuentas del pasado año, informó el grupo de juego privado a la CNMV.

El grupo controlado por la familia Martínez Sampedro ha reformulado sus cuentas tras recibir requerimientos de la CNMV sobre los motivos que originaban una disminución de 49,9 millones de euros de las reservas en sus cuentas consolidadas a cierre del ejercicio 2012.

La compañía señaló que, una vez analizada la documentación junto con su auditor, PricewaterhouseCoopers Auditores, “han sido detectados dos errores contables”.

En concreto, el primero de estos errores se refiere a la eliminación del fondo de comercio de ICELA generado en 2007 como consecuencia de la adquisición del 49% de esta compañía por importe de 28,2 millones de euros, así como la diferencia de conversión asociada al mismo por 1,1 millones de euros contra resultados acumulados, en lugar de contra resultados por bajas de activos en combinaciones de negocios.

Además, se realizó una reclasificación incorrecta entre las diferencias de conversión y los resultados acumulados por un importe de 21,7 millones de euros.

Así, la corrección de estos errores determinará un ajuste positivo de 49,9 millones de euros en la partida de reserva legal y resultados acumulados, uno negativo por importe 20,6 millones de euros en diferencias de conversión, y otro negativo por 29,3 millones de euros en el resultado atribuible a la sociedad dominante, ambos respecto de las cuentas consolidadas del ejercicio 2012 publicadas.

El grupo añadió que esta corrección “no modifica el patrimonio neto consolidado, no tiene impacto fiscal alguno ni afecta a la caja del grupo, a partidas de activos y pasivos, ni a otras medidas no contables como el Ebitda, ni tampoco tiene impacto en los ratios exigidos a la compañía en sus contratos de endeudamiento, ni afecta a las cuentas anuales individuales a 31 de diciembre de 2012, ni a los resultados trimestrales al 31 de marzo de 2013 publicados”.

SITUACIÓN DE “LIQUIDEZ ESTRECHA”.

La pasada semana, el Grupo Codere ya admitió, también a requerimiento de la CNMV, que se enfrentaba a una situación de “liquidez estrecha” para hacer frente al pago de los 60,9 millones de euros de deuda que vencen el próximo 15 de junio.

En concreto, el grupo debe hacer frente el 15 de junio a los montos dispuestos bajo la línea de crédito senior (29,5 millones de euros) y al pago del cupón correspondiente al bono de 760 millones de euros (31,4 millones de euros).

Frente a estos compromisos de pago, la compañía señaló que disponía como recursos de 18 millones de euros en su tesorería, los fondos pignorados en España que sirven de garantía a un préstamo en Argentina (30 millones de dólares) y los flujos de fondos que reciba desde las subsidiarias en diferentes jurisdicciones por concepto de dividendos, devoluciones de préstamos, intereses y facturaciones comerciales, entre otros.

La compañía de juego sufrió hace dos semanas un comportamiento irregular en Bolsa que le llevó a desplomarse en el Mercado Continuo y, al poco tiempo, convertirse en el valor que más ganaba. Su evolución coincidió con la rebaja de su rating aplicada por la agencia Moody’s.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Aprobado el canon AEDE. La ley más infame de la historia de internet

Hoy, 22 de julio la Comisión de Cultura del Congreso aprobó con…

Cómo George Soros tumbó la libra esterlina y ganó mil millones de dólares

Si por algo es conocido George Soros es por en 1992 haber…

Estos son los 16 países que más pagan a sus Médicos

Probablemente la medicina sea una de las profesiones con mayores barreras de…

Ya vuelve el Séptimo de Caballería a la Bolsa

A partir de la semana que viene pueden volver a recomprar sus acciones empresas que tienen aprobados programas de recompras de acciones por importe de unos $140 billones (billones norteamericanos) al trimestre.