GurusBlog

Colombia. Un proceso de paz macondiano

santos farc 2014

Bienvenida sea la Paz. Y bienvenidos sean todos los diálogos que llevan a la Paz en un conflicto armado. Sin embargo hay procesos de paz y procesos de paz y el que inició Colombia en 2012 con el grupo terrorista de las Farc empieza a tener tintes macondianos.

Fue el 4 de septiembre de 2012, hoy hace ya más de dos años, cuando el presidente Juan Manuel Santos anunció al país que se procedía a iniciar el diálogo con las FARC prometiendo al pueblo colombiano que no se repetirían los errores del pasado.  El proceso de paz tenía tres características importantes:

1. La fuerza pública seguiría accionando contra las FARC y estas continuarían durante el proceso con su actividad delictiva habitual.

2. El proceso iba a durar sólo unos meses.

3. Las negociaciones del proceso de paz se desarrollarían en Cuba entre una comisión designada por el gobierno y los líderes de la guerrilla.

Desde entonces, lo que iba a durar unos meses, se ha convertido de momento en dos años y las negociaciones siguen avanzando a un aletargado ritmo caribeño.

Entre medio, se produjo un hecho importante. Entre mayo y junio de 2014 Juan Manuel Santos se jugaba la reelección a la presidencia de Colombia. Con un primer mandato con un resultados de gestión que se pueden calificar como grises y una popularidad a la baja, Juan Manuel Santos optó por apostarlo todo a la paz y a su proceso de paz con las FARC. Votarle a él era votar por la Paz y votar cualquier otra cosa era votar por la guerra y  ¿quién no quiere tener la paz en su país?

En junio, Juan Manuel Santos, fue reelegido presidente del país y el proceso de paz con las Farc, tras un aparente acelerón durante el proceso electoral con una tregua ofrecida por la guerrilla de por medio, volvió a su ritmo habitual. Un ritmo desesperadamente lento que permite a las FARC seguir negociando en el santuario Cubano mientras el resto de miembros de la organización siguen empleándose a fondo en sus actos delictivos.

Juan Manuel Santos, cometió dos grandes errores de base en cualquier negociación que hacen casi inevitablemente que  todo el proceso acabe fracasando salvo que las cesiones que haga el Estado colombiano a las FARC sean irrechazables.

El primero gran error aceptar sentarse en la mesa de negociación con las FARC sin un cese unilateral de la violencia por parte del grupo terrorista. Con sus cabecillas a buen resguardo en cuba y su miembros pudiendo seguir con las actividades delictivas la guerrilla está en la mesa de negociación con el factor tiempo a su favor. Estar en modo proceso de paz es un escenario mucho mejor que estar sin negociar y con sus dirigentes perseguidos por la fuerza pública. De haber tenido que cesar la violencia para negociar las FARC tendrían el tiempo en su contra ya que cada día que pasara su capacidad operativa se debilitaría.

Ahora sin embargo, sabiendo que siguen teniendo licencia para matar  sin que se rompa el proceso de paz, cuanto más dure el proceso de paz y cuantos más muertos pongan encima de la mesa más fuertes serán e irá creciendo su capacidad de negociar. El arte por parte de los negociadores de las FARC consistirá en hacer creer al gobierno que se está avanzando en el proceso pero a la vez lograr dilatar la situación actual lo máximo posible. Cada día que pase y se alargue el proceso de paz es una victoria para ellos y le será más complicado al Gobierno colombiano no ceder a sus reivindicaciones.

Las FARC se aceleran: 

Entre julio y septiembre de 2014, una vez finalizadas las elecciones, las FARC indican en su página de internet que han matado o herido a 319 soldados y policías, un ritmo de 106 muertos y heridos de la fuerza pública al mes. Desde que se inició oficialmente el proceso de paz en septiembre de 2012 hasta las pasadas elecciones presidenciales, las FARC habían muerto o herido a 1,910 soldados y policías, un ritmo de 90 muertos al mes.

El secuestro del General:

Curiosamente,  a pesar de la muerte de más de 1.200 policías y militares en dos años de proceso de paz, estas no habían pesado lo suficiente para suspender los diálogos con la guerrilla. Las cosas cambiaron hoy, cuando se ha conocido que las Farc acababan de secuestrar a un General del ejército colombiano.

Santos, ahora si ha considerado que el secuestro de un general es un motivo de peso para suspender el ciclo de diálogos con las Farc. El  primer mensaje que deja Santos suspendiendo el diálogo es terrorífico y huele a pura casta. Un general secuestrado vale más que 1.200 polícias y soldados muertos o heridos. Las estrellas en los hombros pesan.

La paz vendida durante las elecciones presidenciales puede parecer ahora  que queda un poco más lejos. Sin embargo la verdad es que durante todos estos años ha estado siempre a la misma distancia. Es decir muy muy lejos. Toda una payasada.

Santos, en caso de tener algo de honor, debería plantearse muy seriamente renunciar al cargo por el que fue electo. Por incompetente, por sembrar falsas promesas y por demostrar que él cree  que la vida de un hombre vale más que la de 1.200 de sus ciudadanos.

Con un grupo terrorista cómo el de las Farc sólo se alcanza la Paz cuando se puede empezar a dialogar con un cese unilateral de las acciones criminales de la guerrilla sobre la mesa de negociación. Cualquier otra cosa es una pérdida de tiempo.

Nota: Las cifras de soldados y policías muertos o heridos por las Farc la podéis encontrar en la página web del grupo terrorista simplemente sumando las cifras que ellos dan en sus partes de combate. 

Saber más sobre los temas de este Post

Conversación

9 comentarios

  1.    Responder

    También poco objetivo el artículo. No sé si el escritor será colombiano, no lo parece. Si lo es, peor. Saben qué son negociaciones de paz? Conocen que el Gobierno Nacional no ha estimado conveniente que haya cese bilateral de hostilidades? Cuál sería la alternativa? Y creo que en esta dirección llegamos a la orientación de quien escribe. Si se congracia con Uribe Vélez diga en adelante que prosiga el más grave terrorismo de Estado que ha vivido Colombia y súmele los falsos positivos, la fundación y pertenencia al paramilitarismo o mejor, a parte de los movimientos paramilitares en Colombia y también su cercanía -y quién sabe que más- con el narcotráfico, histórico. Y mas allá de todo esto, que es muy grave, desigualdad extrema con guerra, es muy dura. Se neutralizará la guerrilla, pero los más graves problemas de desigualdad social, económica, de la participación, de la soberanía, de los derechos, seguirán vigentes. Me gustaría que pudiera haber libertad de expresión y de acción, con menos armas, sin muertos -de balas, porque si de hambre…. Miseria con tanto neoliberalismo. De otro lado, los empresarios colombianos no ponen nada y las trasnacionales y potencias extranjeras, sobre todo EU, también agravan la situación. Por lo menos la paz, y después ver si podemos construir justicia social. Macandana colombia, desde siempre.

    1.    Responder

      No Carlos no soy colombiano, aunque conozco bastante bien el país, lo cuál me permite contar con la ventaja de comentar el asunto sin apasionamiento y la desventaja de quizás no conocer la realidad en profundidad.

      El cese bilateral de las hostilidades creo que sería una error mayúsculo. Pero creo que también es un error sentarse a negociar durante un periodo largo de tiempo sin exigir a las FARC un cese unilaterial, básicamente porque con eso el gobierno está poniendo el tiempo en su contra en las negociaciones y el tiempo en una negociación lo es todo.

      Te puedo poner el ejemplo del terrorismo ETA en España, con las diferencias que hay con el caso colombiano. El gobierno se sentó varias veces en una mesa para hablar con ETA, pero lo hizo de forma no oficial y durante periodos de tiempo muy muy cortos, porque la premisa era clara, no se negociaba de forma oficial hasta que no hubiera una declaración unilateral de cese el fuego de ETA.

      Incluso ahora que ETA ha declarado un cese unilateral aún no se han emprendido de forma oficial las negociaciones.

      Con Irlanda del Norte y el IRA, más de lo mismo. Las negociaciones políticas oficiales para el proceso de paz no empezaron hasta unos años después de que el IRA declara un alto al fuego unilateral.

      Si consideras que las FARC, los paras, ETA o ALQEDA son organizaciones criminales no deberías negociar de forma pública mientras no cesen el fuego de forma unilateral no te puedes sentar mientras siguen poniendo muertos y crímenes sobre una mesa. Es mi opinión.

      Sobre Uribe, creo que tiene sus claros y sus oscuros. Lo de los falsos positivos es una atrocidad sin excusa por la que tendría que haber dimitido, al igual que el por aquel entonces era su ministro de defensa.

      Por contra yo empecé a visitar a Colombia en 1999 y por aquel entonces era un país más parecido a Somalia que a un país desarrollados, con muchas zonas del país sin presencia alguna del estado. Por aquel entonces me pregunte como resolvería eso yo si fuera presidente de Colombia y la verdad es que no tenía ni idea de como lo haría. Hay que reconocerle a Uribe que sacó al país de una situación desastrosa y ese es su mérito. Hoy en día creo que el personaje lo ha superado y anda totalmente desquiciado y eso no es bueno ya que polariza a la sociedad colombiana y no permite tener un debate mínimamente sosegado.

      Cuando llegué por primera vez a Colombia en 1999 ingenuo de mi pensé que las cosas estaban claras. Por un lado Farc y ELN, por otra paras y ejército. A los dos años ya no entendia nada, ya que en el fondo todo se mezcla con todo y con la política y el narcotráfico. Un lío descomunal, donde narcos se convierten en paras, paras en narcos, guerrilleros que se pasan a paras o también se convierten en narcos según convenga todo agitado y bien mezclado.

      Coincido contigo que neutralizar la guerrilla poco arreglará la cosas. El problema es la desigualdad social que existe en el país y hasta que no se cree una amplia clase media persistirán los problema a esto le puedes añadir que sin darle una solución lega al problema de la coca tienes todo el combustible que quieras para seguir financiando grupos al margen de la ley a los que puedes o se pueden poner la etiqueta que quieran.

      Pacificado mínimamente el país tras 8 años de Uribe, creo que Santos debería haber empujado con fuerza la inversión en infraestructuras, educación y Sanidad, pero no se muy bien que es lo que estuvo haciendo en sus primeros 4 años, salvo aprobar un TLC infernal que no tiene sentido sin haber hecho antes la inversión necesaria para que el país sea competitivo.

      Yo creo que la justicia social va antes que la paz, sin la primera y con la coca de por medio nunca tendrás una paz completa.

  2.    Responder

    “No habrá paz mientras no haya justicia” Estamos en mano de la Injusticia de la Justicia Colombiana.

  3.    Responder

    Como siempre, meterse con temas de paz en Colombia con una posición objetiva y apegada a la realidad es una ofensa para los idealistas y bobos útiles del populismo que llenan de comentarios insultantes todos los foros de Internet. Muy buen artículo, claro y puntual. En este momento, la ilusión de paz que sienten muchos colombianos les impide comprender la realidad y rechazar los crímenes más básicos como un homicidio o un secuestro. Algunos incluso llegaron a insinuar que el secreto del Gral. Alzate era culpa del militar por visitar ciertas zonas del país, como si estas fueran propiedad de las Farc. Otros más delirantes acusaron al expresidente Uribe de haber planeado el secuestro y siempre que ocurre algo negativo en el país actúan de la misma forma: primero acusan a Uribe, y luego, cuando las Farc reconocen orgullosamente la autoría del atentado, olvidan los hechos y se quedan en silencio esperando la próxima tragedia para poder volver a arremeter contra el expresidente mientras las Farc emiten una declaración.

  4.    Responder

    Muy mal análisis, ya que parte de un punto erróneo, que es que un proceso de paz tardaría meses… Le aconsejo leer un poco acerca de solución de conflictos y luego sí aventurarse a hacer un análisis crítico. Como artículo de desinformación, es excelente.

    1.    Responder

      Mauricio pues le tendrías que pedir explicaciones al presidente Santos te recuerdo lo que dijo el 4-09-2012:

      “El diálogo durará “meses, no años”

      No lo dijimos nosotros, fue el Presidente Santos el que prometió públicamente que el dialogo solo iba a durar unos meses. Quizás sería al presidente Santos al que le deberías aconsejar que leyera un poco acerca de solución de conflictos antes de ponerse a solucionar uno.

  5.    Responder

    Si repasara un poco la historia de los procesos de paz se daria cuenta que dos annos no son nada para resolver un conflicto que lleva mas de medio siglo. Si la situacion actual es mala, no quiero ni pensar como seria si su candidato presidencial hubiera ganado las elecciones y se hubiera vuelto al enfrentamiento armado. Encuentro tambien tremendamente maniqueo su descripcion de los hechos que omite deliberadamente los asesinatos del ejercito y demas cuerpos de seguridad del estado y de sus fuerzas paramilitares que siguen campando a sus anchas por todo el territorio colombiano.

    1.    Responder

      Claro sin duda son largos, pero no fui yo sino el presidente Santos el que aseguro que se trataba de un proceso de paz de meses.

      El enfrentamiento armado sigue igual que antes, no ha cambiado nada solo que ahora está negociando un proceso de paz sin un cese unilateral del fuego por parte de las FARC.

      Mira los proceso de paz que han tenido éxito como el de Irlanda y veras que las negociaciones oficiales no empezaron hasta que el IRA no declaro un cese unilateral del fuego.

      Esto se hace así porque sino el proceso de paz se eterniza ya que sin cese unilateral de las armas el grupo terrorista de turno se encuentra en una situación cómoda para negociar donde el tiempo no juega en su contra.

  6.    Responder

    Buen recuento de hechos, falta rigor en el analisis. Ni las FARC representan al pueblo colombiano ni el gobierno lo hace. Los primeros quieren mantener los recursos obtenidos durante decadas de delitos y los segundos continuar con el saqueo, los dos viven del desorden, las farc en su narconegocio y los politicos del robo al erario y favores a los particulares, lease regalar los recursos, así que la guerra les conviene a los dos. Solo una sociedad que no participe de la división (izquierda y derecha, ricos y pobres, creyentes y no) que no crea en nacionalismos, partidos politicos, religiones, razas, puede elevarse por encima de sus dirigentes (¿si los hay? ¿cuales?), que para nuestro caso son mas bien animales rastreros.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies