Fue a principios de Agosto del año pasado, mas o menos por estas fechas, cuando las estructuras financieras basadas en las hipotecas subprime se empezaron a caer cual casitllo de naipes, y probablemente fue la señal más clara que el mercado alcista que habíamos vivido los últimos 4-5 años había llegado a su fin.

Seguramente, el 9 de Agosto, con el cierre de 3 fondos de BNP Paribas que sumaban más de 1.600 millones de dólares, la inyección de más de 95.000 millones de euros por parte del BCE y la intervención pública del presidente Bush llamando a la calma a los mercados financieros, acabaron de preocupar a los que aún estaban pasando unas tranquilas vacaciones. A partir de allí, se fueron encadenando las malas noticias, con inyecciones de liquidez por parte de los bancos centrales, provisiones masivas en la mayoría de las entidades financieras, mercados de deuda cuya liquidez se esfumó de la noche a la mañana, y una rápida desaceleración de la economía a nivel mundial.

La verdad es que, a mi personalmente, la crisis de las subprime, me cogió bastante desprevenido, ya que ni si quiera sabía que existían este tipo de estructuras, aunque si que es verdad que a raíz de mi profesión (me dedico al capital riesgo) en Marzo del 2007 advertimos sobre los CLO’s (unos vehículos financieros con la misma estructura que los utilizados en las subprime pero que en lugar de agrupar préstamos hipotecarios, agrupan las deudas utilizadas por las empresas de private equity para adquirir compañías) y cuyo crecimiento había sido espectacular, colocándose en el mercado en 2006 m’as de 450 mil millones de dólares. En ese mes de agosto, destacó el histriónico Jim Cramer, tratando de idiota a Ben Bernanke por no bajar rápidamente los tipos de interés ante una situación que era de crisis total. (os pongo el vídeo, para recordarlo).

Por cierto, a diferencia de las subprime, estas estructuras aún no han tenido sustos importantes, pero no sería de extrañar que en los próximos meses tengamos noticias negativas al respecto, adquirir empresas con altos grados de apalancamiento en un entorno de desaceleración económica combinan fatal, por ejemplo, según varios rumores, la deuda utilizada para adquirir Cortefiel, en estos momentos se estaría vendiendo con descuentos del 50% sobre el principal.

Ahora, la pregunta del millón de dólares, es saber que nos puede deparar el futuro próximo. No es nada fácil de decir, probablemente nos esperen aún unos cuantos meses entretenidos, para que acabe de aflorar todo lo que tiene que aflorar, uno intuye que alguna que aún tendremos alguna que otra sorpresa desagradable. De momento la crisis ha servido para que en bolsa las cotizaciones vuelvan a precios razonables e incluso algunos valores pueden ser atractivos si pensamos en una recuperación. Esta recuperación creo que será más rápida en los EEUU y por desgracia en España me temo que aún nos quede mucho por sufrir y que ni mucho menos hemos tocado fondo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

No es ciencia ficción: estas son las 5 formas más raras de pagar una compra

El efectivo está perdiendo adeptos y las tarjetas ya son algo ‘mainstream’ . Estas son las formas más modernas de pagar una compra.

El Supremo ahorra a la banca devolver una media de 1.700 euros por hipotecado

Cada hipotecado podría reclamar la devolución de unos 1.638 euros de media.

Dime de qué banco eres y te diré si puedes hacer transferencias inmediatas

No todos los bancos permiten hacer transferencias inmediatas y no todos dejan hacerlas gratis. Descubre si tu banco las ofrece y a qué precio.