En la teorí­a clásica de las escuelas de negocio nos enseñan que es el core business de una empresa, y que donde más valor aporta la empresa es concentrándose en él. Dicho con unas palabras mucho menos glamorosas, el refranero español dice aquello de zapatero a tus zapatos (sin ningún tipo de alusión al presidente de nuestro paí­s).

Me gustarí­a compartir con Vds. el caso de Sacyr, una constructora que durante el año pasado consiguió un gran comportamiento en bolsa, con una gran revalorización récord del 124% (enero 2006 20,80€; enero 2007 46,67 fuente Yahoo Finance) dividendos al margen.

Debemos decir que dicha constructora se encuentra diversificada en la promoción inmobiliaria mediante Vallehermoso, así­ como en el patrimonialista a través de su filial patrimonial Testa y la participación en Eiffage, teniendo un gran número de activos en rentabilidad y recibiendo flujos de caja predecibles y de bajo riesgo.

El problema viene cuando el mercado se sume en una situación irracional del todo vale y los ejecutivos de Sacyr, al ver los movimientos de sus competidores; la mayorí­a diversificadas en negocios con flujos de caja constantes o sinérgicos: concesiones de autopistas (ACS), de aeropuertos (Ferrovial), de servicios de recogida de basuras (FCC), energí­a (Acciona) deciden entrar en Repsol comprando paquetes a un precio promedio de 26€ entre septiembre y diciembre.

A pesar de las justificaciones de su presidente Del Rivero, explicando que con los dividendos son capaces de repagar la deuda y ejercer una gran influencia, se me ocurren varias explicaciones de por qué dicha inversión es un ejemplo de mala praxis empresarial:

  1. No parece existir ninguna sinergia con su core business, que parece estar ligado a negocios de volumen vinculados a las administraciones públicas, ámbitos donde las constructoras de se desenvuelven bien.
  2. A pesar del posible control sobre Repsol, parece que el ROE de la inversión es menor que el que obtendrí­a invirtiendo en su propio negocio, más aún viendo el desenlace acontecido.
  3. Los accionistas de Sacyr, pueden diversificar sus inversiones solitos, si quieren comprar Repsoles, lo pueden hacer en el mercado, no necesitan que nadie lo haga por ellos.

El desenlace ha sido que en tres meses Repsol cotiza a 23€, con unas pérdidas latentes en la inversión de más de €600m, y con la necesidad de extender más avales a los prestamistas. Está claro que los gestores estaban esperando una OPA con una generación de beneficios rápida, también llamado pelotazo, menos mal que no les dio por comprar loterí­a.

Por seguir con el equipo gestor de Sacyr, es asimismo incomprensible la compra de Europistas ofreciendo casi el doble que el otro pujante Isolux.

Esto nos demuestra que es muy difí­cil gestionar una empresa de cara a la galerí­a, tomando decisiones que permiten ganando exposición y notoriedad pero que, a la postre, destruyen valor para el accionista y esto NO es sostenible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Ya vuelve el Séptimo de Caballería a la Bolsa

A partir de la semana que viene pueden volver a recomprar sus acciones empresas que tienen aprobados programas de recompras de acciones por importe de unos $140 billones (billones norteamericanos) al trimestre.

¿Deal desde el infierno? IBM desembolsa 34 mil millones para adquirir Red Hat

La compra de Red Hat por parte de IBM se convierte en la mayor transacción del sector de software de la historia y se realiza a un múltiplo de 31x el EBITDA de Red Hat esperado para 2020.

Netflix. Algo no anda nada bien con sus resultados

Si en el tercer trimestre de 2015, Netflix quemó -$248 millones de caja, -$506 millones en el tercer trimestre de 2016, y -$463 millones en el tercer trimestre de 2017, ahora en el tercer trimestre de 2018 la cifra se ha disparado a hasta los -$859 millones.

Resultados de DIA. Algo más que un mal año

Con una deuda neta superior a los €1.400 millones, no hay que ser un genio de las matemáticas para intuir que DIA va a tener dificultades para poder hacer frente a sus vencimiento de deuda