Lo contábamos hace unos tres años en un post “El gran desequilibrio. Cuando todo el mundo anda desesperado por conseguir dólares” y creo que sirve para explicar bastante bien la crisis relámpago que estamos viendo en Turquía y la devaluación exprés del peso argentino en un par de meses. Es simple ley de oferta y demanda. Faltan dólares.

Empecemos por situar las cosas en contexto:

Vamos con el primer dato. En el Mundo existen actualmente 34 billones (billones europeos) de USD en deudas emitidas por entidades (empresas y gobiernos) que nos son de los EEUU. Estas deudas obviamente deberán ser devueltas en USD, es decir para devolver la deuda el deudor deberá comprar dólares para entregárselos al acreedor y así poder saldar su deuda. Esta cifra es sin contar la deudas en USD emitidas por empresas, hogares y gobierno en los EEUU que obviamente también deberán ser emitidas en dólares.

 

Y en el Mundo tenemos emitidos dólares por unos 12 billones de USD.

No hace falta ser un lince para darse cuenta que faltan unos cuantos billones de dólares para poder devolver toda la deuda emitida en dólares.

Si eres una empresa o un gobierno de un país emergente y tienes que devolver tu deuda en dólares, no te queda otro remedio que vender tu divisa local para comprar dólares, si los dólares son escasos para conseguirlo tendrás que comprar los dólares más caros, lo que deprecia tu divisa y a la vez hace que se incrementa la cantidad de tu divisa que tienes que vender para comprar esos dólares retro alimentando así la depreciación. Retro alimentación que se acelera cuando los inversores extranjeros en países emergentes empiezan a ver su capital peligrar y deciden repatriar el dinero convirtiéndolo de nuevo en divisa fuerta (USD) y añadiendo presión a la compra de dólares.

Añádele ahora una FED entrando en fase de contención de creación monetaria (menos dólares creados) y subidas de tipos de interés (las deudas en dólares necesitan más dólares para pagar intereses más altos y más atractiva la compra de las emisiones de deuda del Tesoro norteamericano frente a emergentes), junto con una nueva tendencia política implementada por Donald Trump de iniciar una guerra comercial con la que reducir el déficit comercial de los EEUU (menos dólares para los países emergentes que venden productos a los EEUU) y la madre de todas las escaseces de dólares empieza a estar servida.

La primera señal de alarma la tuvimos en 2015 con la caída de los precios de las materias primas que reducían el flujo de ingresos en dólares que percibían los países emergentes. El problema obviamente no se solucionó y ahora, si siguen las subidas de tipos de la FED y se extiende la guerra comercial entraremos en una tormenta financiera perfecta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Empieza la masacre de los Autónomos

Hay cerca de 2 millones de personas físicas que son autónomos en…

Ya vuelve el Séptimo de Caballería a la Bolsa

A partir de la semana que viene pueden volver a recomprar sus acciones empresas que tienen aprobados programas de recompras de acciones por importe de unos $140 billones (billones norteamericanos) al trimestre.

¿Deal desde el infierno? IBM desembolsa 34 mil millones para adquirir Red Hat

La compra de Red Hat por parte de IBM se convierte en la mayor transacción del sector de software de la historia y se realiza a un múltiplo de 31x el EBITDA de Red Hat esperado para 2020.

Netflix. Algo no anda nada bien con sus resultados

Si en el tercer trimestre de 2015, Netflix quemó -$248 millones de caja, -$506 millones en el tercer trimestre de 2016, y -$463 millones en el tercer trimestre de 2017, ahora en el tercer trimestre de 2018 la cifra se ha disparado a hasta los -$859 millones.