La redes sociales son sin lugar a dudas el último grito en internet, y están empezando a llamar poderosamente la atención del mundo financiero, y como no podrí­a ser de otra forma, al calor de adquisiciones por parte de los grandes players de internet, su valoración sigue subiendo como la espuma mes tras mes, en paralelo al aumento de personas que forman parte de ellas aportando gratuitamente perfiles y contenidos.

Si hace un de año la adquisición de MySpace por 580 millones de dólares por parte de News Corp ya fue una auténtica sorpresa, la posible oferta de Yahoo de 900 millones de dólares para adquirir Facebook, o el rumor de la semana en la que Google podría pagar 1.600 millones por quedarse con Youtube, no hacen sino aumentar el mito y como no la inflación en sus valoraciones. Sin ir más lejos el analista de RBC Capital Jorda Rohan estimaba que MySpace valdría unos 15.000 millones de dólares en 3 años (unas 26 veces más el precio pagado por NewsCorp).

Lo primera reflexión que me viene a la mente, es si estas mareantes valoraciones tienen realmente una base sólida o simplemente estamos ante un eco, de la burbuja .com. En un buen paper de Wharton reflexionan sobre lo realmente complicado que es poder valorar a las nuevas estrellas de internet:

Analysts can never be sure about any company’s future revenues and expenses, but the problem is even worse when dealing with a young company in a fledgling industry. The assumptions used in any valuation model are ideally based on experience of at least six or seven competitors, Metrick says. But there is no good peer data in the new social networking business.

With older industries, analysts often value a company on some ratio, such as a multiple of revenues. “But the problem is you are assuming the valuations put on these are rational,” says Holthausen

El paper, como no podrí­a ser de otro modo, no nos da una respuesta clara sobre si las actuales valoraciones de las redes sociales son correctas o están terriblemente hinchadas, básicamente porque aún no tienen nada claro quien podrá ser el ganador o si finalmente habrá una red social que las gobernará a todas, y de momento cada adquisición parece apuntar a que se está adquiriendo el caballo ganador.

“Recalling the first dot-com bubble six years ago, Fader notes, “We all look back and laugh and say we will not go through that exercise again, but this could easily be a case of history repeating itself.”

[tags] MySpace, Facebook, Youtube, Social Networking, valuations, Wharton[/tags]
  1. Lo que toma el analista de RCB no debería ser apto para menores.

    Si se vuelven a comprar empresas basándonos en el precio al que se podrán vender de aquí a poco (basado en expectaciones y no en cifra de resultados), nos volveremos a comer una burbuja bastante maja.

    Las redes sociales podrán volver a ser lo que fueron los portales hace 5 años.

  2. Lo cierto es que Diego tiene mucha razon en lo que comenta.En los 90 tuvimos una situacion similar con Start Ups de todo tipo, ahora es el turno de las redes sociales o portales, me pregunto si les llegara el momento de recibir ofertas de gigantes de Internet a redes sociales y portales españoles como mypipol, tuenti, unilocus… al parecer Xing ya ha comprado eConozco, ¿se sabe por cuanto?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

El Supremo ahorra a la banca devolver una media de 1.700 euros por hipotecado

Cada hipotecado podría reclamar la devolución de unos 1.638 euros de media.

No es ciencia ficción: estas son las 5 formas más raras de pagar una compra

El efectivo está perdiendo adeptos y las tarjetas ya son algo ‘mainstream’ . Estas son las formas más modernas de pagar una compra.

Dime de qué banco eres y te diré si puedes hacer transferencias inmediatas

No todos los bancos permiten hacer transferencias inmediatas y no todos dejan hacerlas gratis. Descubre si tu banco las ofrece y a qué precio.