mariano-rajoy-compressor (2)

En principio los políticos están para gestionar la denominada cosa pública y dar solución a problemas que no puedan ser resueltos de forma individual. Sin embargo solemos tener los políticos que nos merecemos y si les exigimos que nos resuelvan los pequeños problemas que debemos afrontar a corto plazo ninguno de ellos se va a centrar en tomar decisiones estratégicas que puedan resolver los grandes retos a los que nos enfrentaremos en un futuro y que para poderlos afrontar con garantías deberíamos tener que estar planificando hoy cómo los vamos a resolver.

Estos son los cuatro grandes problemas de los que nuestros políticos no hablarán durante esta campaña electoral y por lo tanto, si no hablan de ellos será como si no existiesen:

1- La bomba demográfica

El contrato social corre riesgo de romperse en mil pedazos si continúa la tendencia demográfica a la que se están enfrentando los países desarrollados en los últimos años y España es uno de los países más afectados. Para el 2050 el 34,9% de la población española tendrá más de 65 años, versus el el 17,1% actual.

Captura de pantalla 2015-10-19 a la(s) 18.28.31

2. La bomba de la sanidad

Con una población mucho más vieja, y con un sistema farmacéutico más centrado en cronificar las enfermedades que en darles una cura definitiva, no hay que ser un lince para deducir que el problema que podemos tener respecto a la sanidad dentro de un par de décadas puede ser enorme. Y no la solución no ni en privatizar la sanidad ni en establecer copagos. Se requiere una política de Estado que haga de la prevención y no del tratamiento, la piedra angular del sistema sanitario.

 

Captura de pantalla 2015-10-19 a la(s) 18.33.40

 

3. La bomba de la comida, agua y fertilidad del suelo

El éxito que hemos tenido en alimentar a la población humana en las últimas décadas y generado una actitud confiada en pensar que siempre seremos capaces de tener más comida, incluso cuando los parámetros atmosféricos estén cambiando y el suministro de agua potable en muchas zonas del planeta es cada vez más reducido. A esto le podéis añadir el agotamiento de algunos minerales fertilizantes (Leer: Quién controle los fosfatos controlará el mundo) y el hecho de que España no es ni un país especialmente fértil ni tampoco en donde nos sobre el agua potable. Preparar el país para una futura crisis alimentaria mundial debía ser un objetivo estratégico para cualquier gobierno. Cómo mínimo se requiere una revisión urgente de la eficiencia del sistema hidrológico nacional.

4. La bomba de los países exportadores de petróleo.

La población de los países exportadores de petróleo crece a un mayor ritmo que la población de los países consumidores. A medida que los países productores de crudo consuman más petróleo la cantidad de petróleo disponible para la exportación se irá reduciendo. Tecnología cómo el fracking pueden producir una producción adicional de petróleo limitada en el tiempo.

A largo plazo la tendencia es clara, y si un país cómo España, importador neto de petróleo, quiere seguir manteniendo a largo plazo su capacidad industrial debe encontrar fuentes de energía competitivas en coste que permitan substituir al petróleo.

  1. el fracking tiene màs depòsitos que el convencional

    la energìa solar serà màs barata que el coste base del petròleo, dentro de pocos años

  2. Hay que ver lo bien que sabeis que los anuncios del apocalipsis venden muchos periódicos y aumentan el número de lectores :)))

    El verdadero problema de España es no ser un país desarrollador de ciencia y tecnología.

  3. Buenas,

    Las cosas como son. Gane quien gane en las próximas elecciones, no tendrá ninguna influencia a nivel económico. Cuando un país, y también una empresa por supuesto, tiene una deuda exagerada, los acreedores son los que pasan a tener el control del futuro de ese país. En nuestro caso el BCE. No solo no podrán decidir nada, sino que a la vez, estarán a merced de lo que suceda en cuestiones que afectan al presupuesto de un país como el nuestro como por ejemplo: el precio del barril de petróleo, los tipos de interés, un euro apreciado o depreciado, etc.
    Nada que pueda controlar el partido que gane las elecciones. Nada. Es imposible que si Podemos por ejemplo gana, pueda llevar a cabo su programa económico tan de izquierdas. Depende de los acreedores. Vaselina y a bajarse los pantalones…..

    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Para explicarle a tu hijo con una imagen lo que es la devaluación de una moneda

A la izquierda anuncio que aparecía en la prensa en Argentina en…

¿Quién controla el mercado del Lujo?

Tras comentar la concentración que existe en el sector de las semillas…

Los libros recomendados por los economistas más importantes del mundo en 2017

La prestigiosa Bloomberg ha pedido a finales de este 2017 a personalidades…

Aprobado el canon AEDE. La ley más infame de la historia de internet

Hoy, 22 de julio la Comisión de Cultura del Congreso aprobó con…