GurusBlog

Una nueva estrategia terapéutica puede convertir el cáncer en una enfermedad crónica e incluso curable

juno-compressor

Es el que parece que va a ser el Santo Grial de la lucha contra el cáncer y los resultados parecen ser bastante prometedores. ¿Qué mejor forma que vencer a un poderoso enemigo generado por el propio cuerpo que combatiéndolo desde el propio cuerpo? Bajo está lógica por aquí es por donde parece que están llegando y van a llegar la nueva batería de estrategias para curar el cáncer que están desarrollando las farmacéuticas.

Utilizar el propio sistema inmunológico de las personas para combatir directamente el cáncer.

Hace un par de semanas una operación corporativa nos ponía sobre la pista. La farmacéutica Celgene invertía $1.000 millones para comprar el 10% de Juno Therapeutics y acceder a a los derechos para vender los desarrollos terapéuticos innovadores para luchar contra el cáncer de la compañía en todo el mundo. El cifra más alta pagada por adelantado en un acuerdo de licencia para una compañía biotecnológica.

¿Y qué es lo que está desarrollando Juno Therapeutics que suscita tanto interés?

Juno está desarrollando lo que se denomina fármacos CAR-T, basados en terapias de receptor del antígeno quimérico, que básicamente lo que hacen es estimular la respuesta inmune del cuerpo para que ataque las células cancerígenas. La terapia produce una especie de reingeniería de las células T del sistema inmunitario del cuerpo para que ataquen a las células cancerígenas cómo si se tratara de un laser, lo que permite superar dos problemas que existen en la lucha contra el cáncer:

terapiaok-compressor

El primero es que el cáncer, al ser generado por el propio cuerpo, suele tener la capacidad de quedar oculto al sistema inmunológico del cuerpo, con lo que las células T no pueden atacar a las células cancerígenas.

Segundo, el cáncer suele deteriorar el sistema inmunológico, debilitando la capacidad del cuerpo humano para poder luchar con la enfermedad. La CAR-T logra superar estas dificultades reprogramando las células T para que actúen cómo una especie de ejercito especializado en matar células cancerígenas dentro del cuerpo.

Los primeros estudios que se han llevado a cabo a pequeña escala son prometedores. El 91% de los niños con leucemia recurrente tratados con esta terapia han logrado obtener una remisión total del cáncer. Por contra sin esta terapia los niños con este mismo tipo de cáncer suelen tener unas tasas de supervivencia de entre el 10% – 20%. El salto cómo veis es significativo.

 

No todo es, sin embargo un camino de rosas. Los fármacos CAR-T son caros, complejos y aún no han demostrado su eficacia en tumores sólidos aunque si parecen funcionar muy bien en cánceres de sangre cómo la leucemia o el linfoma. Además suele tener efectos secundarios complicados y algunos de los pacientes han acabado en la unidad de cuidados intensivos, algo que está apartando a algunas de las grandes farmas del desarrollo de este tipo concreto de medicamentos.

Sin embargo la CAR-T no es la única terapia inmunológica para luchar contra el cáncer que se está desarrollando. Briston-Myers Squibb ya ha sacado al mercado el Opdivo, para combatir el cáncer del pulmón y Merck ha lanzado el Keytruda que está funcionando muy bien para combatir el melanoma. Todas terapias que utilizan nuestro propio sistema inmune para combatir el cáncer.

 

Otras farmas cómo Novartis, Kite PharmaceuticalsBluebird Bio están desarrollando sus propias versiones de tratamientos con CAR-T.

Esta nueva estrategia para combatir el cáncer podría permitir que en poco años el cáncer pasar de ser una enfermedad mortal a convertible en una enfermedad crónica e incluso curable.

Saber más sobre los temas de este Post

Conversación


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies