Ofrecido por

GurusBlog

De no poder pagar el alquiler a tener una empresa que vale 10 mil millones

airbnb

Esta es la historia con la que todo emprendedor o fundador de una startup sueña. Es la historia de como se creó AirBnb, la mayor empresa de alquiler vacacional online, una empresa que ha quitado el sueño a muchos hoteles y a comunidades de vecinos y que actualmente está valorada en 10 mil millones de dólares.

La historia empieza hace ya más de 5 años cuando con dos amigos de San Francisco que no pueden pagar el alquiler, deciden intentar conseguir ingresos extra comprando tres colchones de aire, ponerlos en su casa y crear una web para alquilarlos a otras personas, es decir una especie de Bed & Breakfast a lo cutre. El primer día tienen 3 inquilinos que pagan $80 cada uno y a nuestros dos amigos se les ocurre que esto de alquilar la propia casa para que la gente se aloje en ella y ofrecerlo a través de una web puede ser una gran idea.

Dicho y hecho se ponen manos a la obra, consiguen captar algo de capital de amigos y emprendiendo en paralelo otros pequeños negocios, pero sin embargo van pasando el tiempo y la web no acaba de ganar tracción. A principios de 2009 se dan cuenta que uno de los problemas que tienen es que las fotos con las que se publicitan los apartamentos en alquiler son de mala calidad así que toman la decisión de ir ellos mismo a tomar las fotos, el negocio empieza a funcionar y pasan de ingresar 200 dólares semanales a 400 dólares a la semana, van a varios fondos de capital riesgo a levantar capital pero son rechazados hasta que finalmente Sequoia decide invertir $600.000.  En 2010 obtienen $7,2 millones en su Serie A, en 2011 captan $112 millones y en 2012 más de $200 millones con una valoración de su empresa superior a los $10.000 millones.

AirBnb es sin duda, al menos hasta el día de hoy una gran historia de éxito. De absolutamente la nada a tener una valoración estratosférica. Sin embargo, probablemente el punto más interesante de toda esta historia es que no fue un proceso precisamente sencillo. Desde que a Brian Chesky, Joe Gebbia, Nathan Blecharczyk, se les ocurrió la idea de crear AirBnb hasta que recibieron la primera ronda de $600 mil de Sequoia pasaron más de dos años, dos años en las que el negocio no despegaba y dejaba unos míseros ingresos, dos años en los que AirBnb era más bien un hobbie o una esperanza que un negocio y dos años en los que lo más normal del mundo hubiera sido que estos tres amigos hubieran en algún momento tirado la toalla y hubieran dedicado sus vidas a otras cosas. Su gran mérito no fue solo tener la original idea de crear AirBnb. Para mi su gran mérito fue aguantar esos dos años de travesía por el desierto cuando el negocio parecía que nunca iba a despegar.

Lo que me hace preguntarme cuantos casos similares a los de AirBnb, de Startups que podrían haber acabado valiendo cientos de millones se quedaron por el camino simplemente porque sus creadores arrojaron legítimamente la toalla, lo que me lleva a una segunda pregunta a la que no tengo respuesta ¿Cuando sabe un emprendedor que es el momento o no de abandonar su proyecto?

Vía Funders&founders.com

Saber más sobre los temas de este Post

Conversación

7 comentarios

  1.    Responder

    Esta historia tiene varias lecturas. Otra podria ser que sin dinero es dificil sacar un negocio. Al final la constancia es la que vence. Siempre necesitaras personas que crean en ti.

  2.    Responder

    Se trata de evolución los negocios lo estan haciendo de nosotros depende si cambiamos o dejamos q el cambio nos coma.. nos guste o no es la realidad, dijo bill gates” en el futuro habran dos tipos de negocios, los que esten en internet y los que ya no existan”. Empresa que se resista al cambio tendra fecha de expiracion.

  3.    Responder

    La realidad también puede tener otra lectura: se consigue más al margen del sistema, si un establecimiento no cumple unos mínimos de calidad, no está sujeto a la normativa y no paga impuestos permite cobrar tarifas más bajas y aumentar más las ventas. ¿Qué pasaría si todos los negocios funcionasen así? ¿Quién iba a pagar para mantener el “estado del bienestar”? Sin duda un gran éxito para sus creadores, pero si este tipo de negocio se impone como modelo a seguir nos cargamos el sistema que tanto defendemos, ¡yo también quiero ganar más y pagar menos impuestos!

  4.    Responder

    Como empresa, la idea es buena, pero tiene un aspecto muy negativo, que no es otro que la competencia desleal que provoca a cientos de establecimientos hoteleros que pagan sus impuestos, así como la incitación a la economía sumergida que su modelo de negocio ofrece.

  5.    Responder

    Me parece una historia maravillosa y casi increíble, pero que nos muestra la realidad: se consigue más con constancia y esfuerzo, que siendo brillante pero inconstante.
    Un saludo.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR