Si no puedes dominar la tierra al menos intenta dominar la nube. Esto es lo que deben haber pensado los directivos del gigante centenario IBM para desembolsar $34 mil millones, pagar una prima del 63% sobre su cotización y hacerse con Red Hat, una historia de éxito en el mundo del software libre y que IBM la ha convertido en la mayor transacción de una empresa de software de la historia.

Sin entrar a valorar la certeza estratégica de la adquisición (el tiempo dirá), las frías métricas de la operación son espeluznantes:

Se espera que en este 2018, Red Hat logré unos ingresos de $3.200 millones y un EBITDA de $603 millones. Los analistas estiman que Red Hat conseguirá un EBITDA de $1.000 millones en 2020, así que descontando los $2.200 millones que la compañía tiene en caja, IBM estará adquiriendo Red Hat a un múltiplo de más de 30x su EBITDA de 2020. Suponiendo obviamente que en el espacio cloud, compañías como Amazon, Microsoft o Google no reaccionen agresivamente a la adquisición, la integración en IBM no comporte fricciones y Red Hat pueda continuar con el ritmo de crecimiento previsto.

El gigante azul, lleva, salvo algún momentáneo repunte, 22 trimestres de caída de ingresos y en lugar de invertir se ha dedicado básicamente a gastarse la caja y endeudarse para recomprar acciones. Ha sacado de circulación cerca del 40% de sus acciones en los últimos años y ahora afronta una adquisición que como mínimo supondrá añadir $20 mil millones de deuda adicionales a la deuda récord de $45 mil millones que tiene actualmente lo que lo dejará con un ratio de Deuda Neta/ Ebitda de 3,2x, un nivel que empieza a ser más que peligroso para una compañía que está en el sector tecnológico y que tiene a sus principales competidores nadando en mares de liquidez.

Resumiendo,  gigante centenario del sector tecnológico se dedica los últimos años a jugar a la ingeniería financiera en lugar de invertir en el negocio mientras sus ventas van cayendo trimestre tras trimestre para finalmente darse el apalancamiento máximo final sobre pagando para adquirir compañía innovadora ¿Qué puede salir mal?

La operación tiene todos los ingredientes para acabar engrosando la lista de Deals from Hell

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Ya vuelve el Séptimo de Caballería a la Bolsa

A partir de la semana que viene pueden volver a recomprar sus acciones empresas que tienen aprobados programas de recompras de acciones por importe de unos $140 billones (billones norteamericanos) al trimestre.

Netflix. Algo no anda nada bien con sus resultados

Si en el tercer trimestre de 2015, Netflix quemó -$248 millones de caja, -$506 millones en el tercer trimestre de 2016, y -$463 millones en el tercer trimestre de 2017, ahora en el tercer trimestre de 2018 la cifra se ha disparado a hasta los -$859 millones.

Cómo George Soros tumbó la libra esterlina y ganó mil millones de dólares

Si por algo es conocido George Soros es por en 1992 haber…

Resultados de DIA. Algo más que un mal año

Con una deuda neta superior a los €1.400 millones, no hay que ser un genio de las matemáticas para intuir que DIA va a tener dificultades para poder hacer frente a sus vencimiento de deuda