En The Big Picture doy con un interesante infográfico sobre el largo y lento declive, acelerado con la crisis, de la prensa escrita en los EEUU, desde mediados de los años 90, la caída en ingresos y circulación de periódicos parece sufrir una clara tendencia a la baja, en un modelo de negocio con pesadas estructuras y en el que por el momento las principales empresas del sector en los EEUU no han sabido o no han podido obtener ingresos de un nuevo canal como es Internet y que a día de hoy sólo representa en su conjunto el 7% de los ingresos de estas compañías.

Varias empresas centenarias están cayendo como moscas y las cotizaciones de las empresas del considerado cuarto poder están por los suelos. Obviamente es un sector muy sensible al ciclo económico (por los ingresos de publicidad), pero dejando de lado que estamos probablemente en plena recesión, no deja de llamar la atención una caída continua en los principales parámetros de negocio de la industria, que no responde sólo a la crisis actual sino que ya se arrastra desde hace años.

mint-death-of-news-r2.png

  1. El primer síntoma fue cuando para que comprases un periódico te tuvieran que regalar algo. No me imagino a Steve Jobs regalando suscripciones de periódicos para que te compres un iPhone.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Estos son los 16 países que más pagan a sus Médicos

Probablemente la medicina sea una de las profesiones con mayores barreras de…

Lujo duro. A las puertas de la subasta de la década

Christie´s promete hacer historia con el diamante Pink Legacy: una gema de 18,96 quilates con un valor estimado entre treinta y cincuenta millones de dólares.

El ego es tu gran enemigo

Gustavo Rivero. Uno de mis errores en mi última etapa como CEO de un…

Comparando las finanzas del FC Barcelona y Real Madrid. Culés tenemos un grave problema

Sorprende la rapidez con la que los dirigentes del F.C. Barcelona han logrado meter las cuentas del club en un rápido deterioro y en una situación más que complicada.