Gustavo Rivero. La democracia tiene algunos vicios: aprobación de medidas populares justo antes de unos comicios, promesas en periodo electoral que resultan incumplidas (salvo en honrosas excepciones como Japón, donde incumplir exige dimitir), estrategias de marketing populista que sólo buscan ganar el juego de las encuestas, etc. Entre otras cosas, a la democracia se le acusa de ser incapaz de llevar a cabo reformas a largo plazo, lo que favorece los intereses de los votantes actuales frente a los de futuras generaciones. Si la necesidad de mantener al electorado entre algodones distorsiona la toma de decisiones, es lógico pensar que este defecto aparezca con más fuerza en un año electoral. Varias investigaciones sugieren que los procesos políticos, económicos y judiciales se ven afectados por la perspectiva de comicios. ¿Cuál es el impacto de las elecciones en la política?

Según The Economist, en Estados Unidos, los desastres naturales permiten a los presidentes unilateralmente autorizar fondos federales especiales para ayudar a los estados a hacer frente a las catástrofes. Un documento de 2011 de la Universidad de Boston con cerca de mil declaraciones presidenciales sobre eventos de este tipo muestra que dichas declaraciones son dos veces más probables en los estados que están muy reñidos en términos electorales que en los que no lo están. Dicha asistencia trae recompensas: un extra del 1% de votos para el presidente o su representante en el estado afectado.

La entrega de dinero es atractiva en un año electoral, la toma de decisiones económicas difíciles no tanto. Un análisis de 2013 de UCEMA sobre los países de América Latina revela que, en los años de elecciones, las reservas internacionales bajan más pronunciadamente que en años normales, ya que las autoridades tratan de estabilizar los tipos de cambio antes de que los votantes acudan a las urnas. Las depreciaciones monetarias se producen una vez que las elecciones han tenido lugar. Sin embargo, los bancos centrales de los países desarrollados tienen mayor autonomía y son capaces de resistir las demandas del Ejecutivo de manipular la moneda. Es la prueba de que la democracia funciona mejor con más limitaciones institucionales al comportamiento de los políticos.

Pero los controles y equilibrios no pueden resolver todos los problemas. Los ciclos electorales pueden tener efectos incluso sobre la institución más independiente de todas: el Poder Judicial. Por ejemplo, un estudio de 2013 de casi 300.000 casos de los tribunales de apelaciones de Estados Unidos, cuyos miembros son nombrados por el presidente del Gobierno, muestra que el comportamiento de los jueces cambia dramáticamente conforme se acercan las elecciones: están afectados por el entorno que los rodea para actuar de una manera más partidista. Los cambios de comportamiento se concentran en los estados que importan más para el resultado de las elecciones y en los que la publicidad de campaña es más pesada.

GustavoRivero.com

linkedin.com/in/griverog

twitter.com/griverog

  1. Qué vergüenza de artículo. La democracia es imperfecta, ya lo sabemos. Pero hacer cherry pick de los defectos de la democracia es tendeciosamente dictatoriófilo. Las instituciones inclusivas, las democráticas, son mucho más capaces de traer beneficios a largo plazo y amplio alcance que cualquier otra alternativa. Normalmente si algo no va bien en democracia, lo que conviene es expandirla, no lo contrario. Léete “Why nations fail” y aprenderás algo.

  2. La democracia tal como la utilizamos no es perfecta, diría que es una democracia engañosa. El pueblo vota, una persona un voto, todo parece perfecto, pero cuando el que vota no sabe de lo que vota ya no es tan perfecto, inclusive peligroso si esto lo multiplicamos por un número muy alto. Estoy convencido de que 3/4 partes de la población no saben realmente a quien están votando (y me quedo corto), además vivimos en un país en que los gobernantes han sido siempre elegidos por un segundo mandato, o sea, vuelven a votar lo mismo sin saber qué es lo que están votando. Si a esto le añadimos que los políticos son unos artistas en manipulación y medias verdades tenemos una democracia que nos lleva al fracaso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Empieza la masacre de los Autónomos

Hay cerca de 2 millones de personas físicas que son autónomos en…

Aprobado el canon AEDE. La ley más infame de la historia de internet

Hoy, 22 de julio la Comisión de Cultura del Congreso aprobó con…

¿Qué les trae a Elon Musk, James Murdoch y Sir Martin Sorrell a un somnoliento pueblo de pescadores en el hemisferio sur?

Es a las puertas de este pueblo, de apenas dos kilómetros de largo y 800 metros de ancho, donde Sotheby´s y Christie´s tienen sus agencias inmobiliarias. Y, a primera línea de playa, las mansiones decoradas ex profeso con vastas colecciones de arte latinoamericano.