dow jones 1929 vs 2014

Desde hace algo más de un mes va corriendo por internet un gráfico que compara la evolución del Dow Jones en 1929 antes del gran crash con la evolución actual del S&P500. El gráfico da miedo porque aparentemente, tal y como está dibujado parece que el S&P500 está replicando con exactitud los movimientos del Dow Jones en aquel fatídico 1929. Y lo que es peor desde que se empezó a publicar la comparativa la trayectoria del S&P500 ha seguido replicando con aterradora exactitud la evolución del Dow Jones en 1929.

Para aquellos que les haya entrado miedo en el cuerpo al ver la comparativa, simplemente indicarles que las escalas con las que se están comparando los dos índices no son las correctas y el dibujo quedaría muy muy diferente si lo que trazas en el papel son las subidas y bajadas diarias porcentuales.

Intento explicarme algo mejor. En el periodo contemplado en 1929 el Dow Jones pasó de los 27,5 a los 37,6 puntos una subida del 36%. En 2014 en el periodo contemplado en el gráfico el S&P500 pasa de los 1.550 puntos hasta un máximo de  1.850 puntos es decir una subida de sólo el 19%. Dibujado en incrementos y bajadas porcentuales los dos gráficos no se parecen en nada.

Gráfico  vía @LuisBenguerel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Aprobado el canon AEDE. La ley más infame de la historia de internet

Hoy, 22 de julio la Comisión de Cultura del Congreso aprobó con…

Cómo George Soros tumbó la libra esterlina y ganó mil millones de dólares

Si por algo es conocido George Soros es por en 1992 haber…

Estos son los 16 países que más pagan a sus Médicos

Probablemente la medicina sea una de las profesiones con mayores barreras de…

Ya vuelve el Séptimo de Caballería a la Bolsa

A partir de la semana que viene pueden volver a recomprar sus acciones empresas que tienen aprobados programas de recompras de acciones por importe de unos $140 billones (billones norteamericanos) al trimestre.