GurusBlog

Draghi mantiene el dedo en el gatillo

draghi-ela-compressor

Si hay un Banquero Central que tenga todos los números de convertirse en el héroe de los mercados este es sin duda Mario Draghi. El pasado del italiano en Goldman Sachs es sin duda un plus. Draghi controla a la perfección los tiempos, les susurra a los mercados a los oídos lo que en todo necesitan oír y cumple sus promesas cuando les telegráfía que trading tienen que hacer para ganar dinero con facilidad cómo cuando les invitó a comprar deuda pública.

Hoy Draghi ha vuelto a repetir actuación. Les a dado a los mercados lo que necesitaban oír, todo un bálsamo ante la deriva dubitativa en la que ha entrado la Fed mientras Yellen deshoja la margarita de los tipos de interés.

euro stoxx

Este es el gráfico intradia del EuroStoxx de hoy. ¿Adivináis en que momento Drahgi ha hablado?

Incrementando los límites del programa

El presidente del BCE, Mario Draghi, ha abierto la puerta a ampliar el alcance del programa de compra de deuda de la institución si fuera necesario, pero ha dejado claro que aún no es el momento y la cuestión no se ha discutido durante la última reunión del Consejo de Gobierno, que ha mantenido los tipos de interés en el mínimo histórico del 0,05%. Nadie se ha preguntado que es lo que podrá comprar el BCE si amplía el QE en un mercado que cada vez es más estrecho.

“No se ha discutido sobre cambios en el tamaño o la duración en el tiempo del QE”, admitió Draghi en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno de la entidad.

“No se discutió ninguna modificación, aún no estamos ahí”, apostilló el banquero italiano sobre la posible expansión del programa de compra de activos.

Sin embargo, en la más clara evidencia de la disposición del organismo a adaptar su programa a las necesidades de la economía, el presidente del BCE informó de que ha cambiado uno de los parámetros de funcionamiento de su programa, elevando el porcentaje máximo que la institución puede adquirir de cada emisión de bonos.

“Hemos decidido incrementar el límite del programa de compras de cada emisión desde el 25% al 33%”, anunció Mario Draghi después de que el BCE haya llevado a cabo la primera revisión semestral del programa de compra de activos. Una señal de que posiblemente el BCE se estaba quedando sin papel que poder comprar en la deuda soberana de algunos países.

“El incremento de este límite emisor busca mantener una fluida implementación del programa (…) las cuestiones técnicas no frenarán su aplicación”, explicó Draghi.

Sobre esta cuestión, el banquero italiano precisó que se estudiará “caso por caso” el incremento del límite emisor, destacando que el Consejo de Gobierno del BCE “ha subrayado su predisposición y capacidad para actuar” de cara a incrementar sus estímulos monetarios si fuera necesario “usando todos los instrumentos a disposición, en particular el programa PSPP”.

Asimismo, el presidente del BCE ha reiterado que la institución continuará realizando sus compras por importe de €60.000 millones  mensuales hasta finales de septiembre de 2016, como estaba previsto, o “más allá si fuera necesario”.

“El programa seguirá en funcionamiento hasta que se haya producido un sustancial ajuste en la senda de la inflación”, añadió el banquero italiano, que este jueves celebra su 68 cumpleaños.

Todo esto habría servido de poco si Draghi a la vez no hubiera empeorado sustancialmente las previsiones de crecimiento e inflación en la eurozona. Todo un guiño a los mercados señalando indirectamente que el QE europeo continuará durante bastante tiempo.

EMPEORA LAS PREVISIONES DE CRECIMIENTO E INFLACIÓN.

Por otro lado, el presidente del BCE informó de que los técnicos del BCE han revisado a la baja sus previsiones de crecimiento e inflación para la eurozona como consecuencia de las turbulencias que afectan a las economías emergentes y de la evolución de los precios del petróleo.

En concreto, las nuevas previsiones del BCE contemplan un crecimiento del PIB de la eurozona del 1,4% este año, una décima menos de lo esperado en junio, mientras que para 2016 prevé una expansión del 1,7%, dos décimas menos que el anterior pronóstico.

A más largo plazo, el BCE espera que la economía de la zona euro crecerá en 2017 a un ritmo del 1,8%, dos décimas por debajo de la expansión prevista en junio.

Estas peores expectativas de crecimiento se deben, según Mario Draghi, a la caída de la demanda externa y el crecimiento más débil estimado para los países emergentes. De este modo, el banquero italiano admitió que los riesgos de la previsión se inclinan “a la baja”.

En cuanto a la evolución de los precios, el BCE espera que la inflación de la eurozona cierre 2015 en el 0,1%, por debajo del 0,3% augurado en junio, mientras que para 2016 prevé que repunte un 1,1%, cuatro décimas menos que su anterior pronóstico.

De cara a 2017, los nuevos pronósticos del BCE apuntan a un incremento de los precios del 1,7%, frente al 1,8% anticipado el pasado mes de junio.

Claro que el BCE no ha sido precisamente bueno haciendo pronósticos. En marzo de 2014 su previsión de inflación para 2015 era del 1,3% y estamos en el 0,1%.

A este respecto, el presidente del BCE ha indicado que el mandato de la institución está expresado en términos de “inflación nominal”, por lo que a la entidad no le importa la inflación subyacente, aunque precisó que esto no quiere decir que el BCE no preste atención a esta u otras referencias.

VOLATILIDAD.

En cuanto a las turbulencias en los mercados durante las últimas semanas, atribuidas en gran medida a la situación de la economía china, el presidente del BCE ha apuntado la importancia de observar la evolución de los acontecimientos y valorar si esta volatilidad es un fenómeno a corto plazo o se transforma en algo más duradero.

De este modo, Draghi ha apuntado, igual que hiciera en su comparecencia del pasado mes de junio, que una mayor volatilidad se traduce en un incremento de los riesgos, por lo que la entidad estará vigilante.

“Lo que ha ocurrido en las últimas semanas se explica por un empeoramiento de las economías emergentes y un endurecimiento de las condiciones financieras en el mercado”, apuntó.

Resumiendo Draghi continua con el dedo en el gatillo y está dispuesto a disparar con más rapidez. De momento las palabras de Draghi han servido para que el euro vuelva a caer respecto al dólar. Guerra de divisas lo denominan. Un juego en el que todos sólo pueden acabar perdiendo.

Saber más sobre los temas de este Post

Conversación

2 comentarios

  1.    Responder

    El Sr Draghi continua con el dedo en el gatillo però podria ser que el cañon se le fuera girando hacia su cabeza.
    Por lo demàs hablar de crecimientos y previsiones de los mismos y de estadisticas cuyos índices hoy son 1,3% y mañana 1,2% constituye un imaginario de alquimistes con sus balanza de precisión quàntica cuando seguramente estan elaborades por una burocràcia capaz de relacionar la prostitución con el PIB y el nivel de endeudamiento.
    Hace ya unos años que un amigo atribuïa la desaparición, tan arraigada en Catalunya, de diarios humorísticos al hecho de que los seriios ya son de por si “un barret de rialles”

  2.    Responder

    Aunque tiene el riesgo de una burbuja en ciertos sectores (financiero otra vez), para España es vital continuar los QE. ¿O alguien se cree que sin este programa España estaría creciendo? ¿O las exportaciones y la creación de empleo no tiene nada que ver con las nuevas líneas de financiación a empresas y particulares? Si Europa hubiera tenido QE antes, el tejido empresarial no se hubiera destruido.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies