draghi-ela-compressor

Ni la QE europea ha traído crecimiento, ni ha traído inflación. ¿Qué hace cuando algo no te funciona? Pues al menos a lo que respecta a los bancos centrales y a falta de ideas, la opción es apuntar a doble dosis de los mismo.

El presidente del BCE, Mario Draghi, ha señalado el próximo mes de diciembre como el momento en que el instituto emisor examinará la efectividad y la necesidad de acometer ajustes en su programa de compra de activos, conocido como expansión cuantitativa o QE.

En la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno del BCE, que mantuvo los tipos de interés estables en el 0,05%, el banquero italiano expresó la disposición de la institución a actuar, aunque adelantó “el grado de acomodación de la política monetaria necesitará ser reexaminado en la reunión de diciembre”. Lo que ha sido interpretado cómo más QE.

Asimismo, el presidente del BCE reiteró que el programa de compras de la institución seguirá en funcionamiento hasta finales de septiembre de 2016 “o más allá si fuera necesario”.

“Estamos listos para actuar si es necesario y estamos abiertos a valorar todo el menú a disposición”, añadió el banquero italiano, quien apuntó que los miembros del Consejo mantuvieron una “rica” discusión al respecto.

“No se trata de esperar y ver, sino de trabajar y valorar”, apostilló el máximo responsable de la política monetaria de la zona euro.

No obstante, Draghi recordó que las medidas aplicadas hasta ahora han respaldado la mejora en las condiciones de préstamo para empresas y hogares, así como los flujos de crédito. Yo no se en otros países de Europa, pero al menos en España, el crédito bruto de la banca sigue cayendo.

En este sentido, subrayó que la política monetaria “no puede ser el único juego en la ciudad” refiriéndose a la necesidad de que las acciones del banco central sean complementadas con medidas y reformas en otras áreas.

Mientas tanto la QE de Draghi sigue permitiendo a los Estados financiarse a tipos positivos y a los bancos y hedge funds tener un gran comprador de bonos que se los compra sin mirar el precio.

La gran duda que pesa sobre la QE de Draghi, es hasta que punto va a tener mercado para poder seguir comprando bonos.

compra-bonos-compressor

Tal cómo os adjuntamos en este cuadro, si Draghi extiende su actual QE hasta septiembre de 2017, el BCE acabará teniendo en sus manos el 30% de la deuda soberana alemana o el 20% de la deuda soberana española. La dificultad no sólo está en poder comprar semejante cantidad de papel, sino también que sucederá el día que por el motivo que sea, el BCE se ve obligado a vender bonos porque aparecen tensiones inflacionarias. Leer: “Cuando la política monetaria acaba con cabezas rodando por el suelo

Por último, si la QE de Draghi tiene alguna ventaja patentes, es que permite mantener a Europa viva en la denominada guerra de divisas. Hoy, tras las palabras de Draghi, la caída del Euro frente al dólar ha sido más que patente. Ahora le tocará el turno a la Fed y a los EEUU que ven cómo la depreciación del resto de divisas frente al dólar está provocando un socavón en las cuentas de las multinacionales norteamericanas.

Captura de pantalla 2015-10-22 a la(s) 16.03.49

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

¿Quién controla el mercado del Lujo?

Tras comentar la concentración que existe en el sector de las semillas…

Para explicarle a tu hijo con una imagen lo que es la devaluación de una moneda

A la izquierda anuncio que aparecía en la prensa en Argentina en…

La banca acuerda aplazar el Armageddon de los derivados

Un cártel de 18 grandes bancos han acordado esta semana hacer la…

Aprobado el canon AEDE. La ley más infame de la historia de internet

Hoy, 22 de julio la Comisión de Cultura del Congreso aprobó con…