Parece que la vieja idea de crear una divisa electrónica que fuera de una especie de esperanto de las divisas, está empezando a funcionar como negocio después de las fallidos primeros intentos por allá­ los inicios de las primeras oleadas de las punto com.Entre los triunfadores este e-gold, uns sistema de pagos electrónicos basados en una moneda digital creada artificialmente pero cuyo valor está ligado al oro, del que por cierto la empresa guarda stocks fí­sicos como soporte del volumen de moneda digital emitida. Es decir desde tu ordenador y con tu divisa local compras unidades monetarias de e-gold, unidades que puedes transferir a otra cuenta de e-gold en el mundo como medio de pago.

A parte de la valoración filosófica del proyecto de intentar volver a recuperar de cierta forma el oro como moneda de pago a nivel mundial, el éxito del modelo viene por otro lado, y por cierto es por aquí­ donde están empezando los problemas.

El caso, es que para darse de alta en e-gold no necesitas demostrar tu identidad, es más, puedes crearte un perfil falso con los datos que quieras , y transferir el dinero transformado en la moneda de e-gold a otra cuenta de e-gold en cualquier parte del mundo, cuenta que obviamente también puede corresponder a un perfil falso. Además para acabar de cerrar el circulo, e-gold está domiciliada en la caribeña  isla de Nevis y por lo tanto no tiene la obligación de informar de las transacciones que se realizan ví­a su sistema.

El resultado, todo un paraí­so para que maleantes y gente de aviesas intenciones puedan mover su dinero negro de una parte a otra del mundo sin ser detectados. Vaya que han dado con un claro nicho de mercado, cubriendo perfectamente las necesidades de sus clientes.

El problema de tener este tipo de clientes, es que tarde o temprano podreís empezar a tener problemas con las autoridades, y esto mismo le está pasando a Douglas L.Jacksonm fundador de la compañí­a, que ha visto como el FBI ya ha registrado su casa y las oficinas de la empresa en EEUU, aunque parece que las operaciones de la compañí­a escapan incluso a la regulación de la reciente y dura Patriot Act.

Por cierto aquí­ tenéi­s la carta de respuesta del fundador de e-gold a un artí­culo de Business Week que tendí­a la sombra de la duda sobre la legalidad de las operaciones de la compañí­a.

¿Que hacer cuando los clientes que te están dando el éxito y te están permitiendo crecer al ritmo que lo hizo Paypal pero con una inversión sensiblemente menor, son clientes que no deseas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

¿Se inicia una debacle inmobiliaria global o solo estamos ante una pausa en el Boom?

Con los tipos de interés a niveles ridículamente bajos y los inversores…

¿Merece la pena mantener una inversión mejorable a cambio de seguir difiriendo las plusvalías acumuladas?

La respuesta simple y llana es NO. Y para argumentarlo os explicaremos a…