Si los mayas o Nostradamus no lo impiden, el año por el que transitamos va camino de convertirse en el punto de partida del nuevo ciclo económico.

Ya tenemos claro que los modelos productivos tradicionales agonizan y aunque, existen corrientes de opinión que nos hablan de las bacterias como las responsables de la producción de petróleo, lo que derribaría todas las teorías del agotamiento de éste recurso y sus efectos colaterales adversos, también sabemos que la forma de producir anterior al estallido de la crisis y la penetración del fenómeno social en nuestras vidas, se murió de ineficacia.

Empresa y ética, indivisibles

Asistimos a un ciclo en el que la empresa, gran responsable de la evolución de las economías, se modifica estructuralmente y desde sus orígenes, para dar como resultado la construcción de un equipo perfectamente integrado que, gracias a la exaltación de los valores y la ética, logra experimentar un crecimiento económico. ¡Un gran cambio, hoy es necesario tener ética!

Compromiso medioambiental, una necesidad vital

Pero además, asistimos a un momento en el que el planeta nos lanza llamadas de atención cada vez más extremas. La toma de conciencia con la inaplazable necesidad de ser sostenibles, está derivando en un tejido empresarial muy comprometido con la gran asignatura pendiente que es el desarrollo de servicios medioambientales.

Formación e innovación, sobrevivir es la consigna

Asistimos también, al ciclo en el que la innovación y la creatividad, son los pilares que sustentan el crecimiento. Cada vez más transformados en prosumidores, conformamos un universo en el que la creatividad es el pilar del crecimiento. Ello nos sitúa ante un ciclo económico que requiere por imperativo la modificación de los programas educacionales, la innovación debe empezar en la sala de clases. ¡La consigna es sobrevivir!

Conclusiones, unidades de producción individuales al servicio del crecimiento económico, la nueva fuerza de trabajo en la economía social

En definitiva podemos concluir que asistimos al nacimiento de la economía social donde, sólo aprendiendo a relacionarnos y aceptando procesos de aprendizaje constantes, logramos identificar nuevas áreas innovadoras sobre las que generar recursos comprometidos con el medio ambiente que satisfagan las necesidades del conjunto de las sociedades. Asistimos a un ciclo en el que, de la mano de las nuevas tecnologías, nos transformamos cada vez más, en unidades individuales de producción y consumo, único camino para experimentar de nuevo, un crecimiento económico.

omentarios
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Empieza la masacre de los Autónomos

Hay cerca de 2 millones de personas físicas que son autónomos en…

El falso sueño americano

¿Por qué el 1% más rico de los estadounidenses se lleva el 20% del ingreso nacional, pero el 1% más rico de los daneses sólo el 6%?

Factores en contra de la competitividad de la economía española en 2018

-Gestión del talento: La primera y principal razón de la pérdida de…