Corría el mes de octubre de 2018 cuando Antonio Brufau lanzaba unas declaraciones nada el más y nada menos que al Financial Times que nos llamaban la atención y que básicamente venía a decir que el precio del pétroleo a $85 no reflejaba aún la falta de inversión en el sector, que iba a faltar petróleo y que el precio sólo podía ir al alza

Así, considera que el petróleo, que está en máximos de cuatro años, podría aumentar todavía más su precio en medio de la incertidumbre sobre la capacidad adicional de producción.

“Depende de cuánta capacidad de reserva tengan los países productores de la OPEP, y no creemos que tengan demasiada”, señala Brufau, quien considera que, como mucho, los barriles adicionales sólo reducirían los precios a los 70 dólares el barril. De esta manera, el presidente de la petrolera estima que aunque haya varios millones de barriles diarios de reservas, “en dos años esto se agotará”.

Es el tipo de declaraciones que cuando las leemos nos hace fruncir el cejo así que las guardamos en nuestro archivo y decidimos esperar unos meses.

Os dejamos el gráfico de la evolución del precio del Brent. Sin ánimos de querer ser claramente ventajistas, que en este caso lo somos, la noticia no está en que los precios no han seguido las predicciones de Brufau (en honor a la verdad él hablaba a 2 o 3 años vista) sino en el reciente informe de la Agencia Internacional de la Energía que ve el mercado inundado por mares de petróleo y una demanda que no acaba de despegar lo que traducido al cristiano viene a decir que en el caso de los precios del petróleo la presión será a la baja.

Según la AIE, la culpa del fuerte incremento en la oferta de petróleo vendrá de la mano de EEUU y el fracking, concretamente para el periodo 2018-2024, los EEUU meterán 4 mb/d más al mercado oferta que vendrá apoyado por el incremento de producción en Brasil e Irak con caída de la oferta en Irán y Venezuela por las sanciones impuestas a ambos países.

El incremento de la producción de fracking en los EEUU tendrá un impacto de tal calibre que no sólo convertirá a los EEUU en un exportador neto de petróleo, sino que llegará a superar a Rusia en cuanto a niveles de exportación de petróleo y se acercará al primer exportador mundial que es Arabia Saudí.

En el fondo, lo que ha sucedido, es el que el fracking, un modelo de producción terriblemente flexible y adaptable a los precios del petróleo, a substituido el papel que tenía la OPEP como elemento controlador de los precios del petróleo a medio plazo. Enchufando producción y por lo tanto actuando como estabilizador cuando los precios suben y actuando a la inversa cuando los precios bajan.

Por cierto el fracking tiene otra ventaja competitiva respecto al crudo tradicional, es más ligero y lleva menos sulfuro lo que hace que sea más barato su refinado.

En cuanto al incremento de la demanda, según las previsiones de la AIE, aunque el crecimiento de la demanda será robusta en los próximos años, parece que está lejos de acercarse a los incrementos de producción que tendremos, sobre todo si los precios del petróleo suben por encima de $80 el barril.

El resultado, es que será complicado que se produzca la predicción de Brufau a 2-3 años vista.

Por cierto, quizás en esta línea va el anuncio del fondo soberano noruego de empezar a reducir su exposición a compañía petroleras en renta variable. Al fondo soberano de uno de los principales productores de petróleo le cuesta ver subidas en el precio del petróleo en los próximos años.

  1. Menuda sarta de mentiras… De aquí a 2030 la producción de petróleo va a estar en la mitad y la energía neta en el 15% respecto a 2015

  2. El artículo es tan irreal que incluso alguien que sólo mira los “dibujitos” se puede dar cuenta de la falsedad de la conclusión.
    En el gráfico del suministro vemos como aproximadamente se estima un aumento de 6 mbd de aquí a 2024, mientras que en el dibujito de la demanda se estima, claramente, un crecimiento de más de 1 mbd por año, hasta 2024.

  3. En mi opinión, por mucho que se esté controlando el petróleo, a los Gobiernos y grandes empresas no les interesa detener la creación y venta de combustible por muy contaminante que sea.

Responder a Angel Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

¿Quién controla el mercado del Lujo?

Tras comentar la concentración que existe en el sector de las semillas…

Para explicarle a tu hijo con una imagen lo que es la devaluación de una moneda

A la izquierda anuncio que aparecía en la prensa en Argentina en…

La banca acuerda aplazar el Armageddon de los derivados

Un cártel de 18 grandes bancos han acordado esta semana hacer la…

Empieza la masacre de los Autónomos

Hay cerca de 2 millones de personas físicas que son autónomos en…