GurusBlog

La caída del hombre más rico de Brasil

eike batista

Toda burbuja financiera tiene a algún empresario o empresarios que suelen ser en cierto modo sus máximos exponentes. Su riqueza se multiplica subida a la cresta de la ola de la burbuja, ocupan portadas en revistas y en la prensa económica, todo el mundo aplaude sus audaces adquisiciones, hasta que de repente llega un día, y siempre llega el día, en el que la burbuja estalla y su fortuna se desvanece aún más rápido que cómo se creo quedando sólo deudas por pagar.

En España tuvimos nuestros señores del ladrillo, los Martín, Portillo, Bañuelos, Sanahuja y un largo etc… ahora parece que le toca el turno a Brasil. Quedan aún dudas sobre si lo que ha vivido Brasil en los últimos años ha sido o no una burbuja, pero si tenemos una certeza y es la de Eike Batista, el magnate considerado hasta hace nada el hombre más rico de Brasil, ha visto como de la noche a la mañana como su imperio practicamente desaparecia.

Con una riqueza estimada hace sólo un año de 30 mil millones de dólares, Eike Batista ha visto cómo el valor de su riqueza se reducía en poco menos de un año a unos 200 millones de dólares. 29.800 millones de dólares esfumados en pocos meses. El que fue un buscador de oro en el Amazonas, campeon de remo y casado con una chica Playboy, ahora sólo tiene a los antaño inversores, ahora convertidos en feroces acreedores llamando a sus puertas. La lista de acreedores es larga y variada e incluye desde casi todos los bancos brasileños, a General Electic, al Pimco y hasta al fondo de pensiones de profesores de Ontario.

La historia de la riqueza de Batista, el auge y la caída, cómo la de otros muchos magnates es apasionante.

Batista fundó en 2006 OGX, un grupo industrial integrado basado en la minería y los recursos naturales. Y cuando decimos integrado, decimos integrado de verdad, con filiales navieras para transportar materias primas, un puerto de su propiedad, y hasta una empresa de energía para proveer de electricidad a las empresas de minería del grupo.

Todo coincidió con el boom del petróleo en Brasil que en 2007 anunciaba el descubrimiento de importantes yacimientos de petróleo off shore. Batista ponía toda la infraestructura para explotar los recursos naturales de Brasil y el dinero de los inversores de todas las partes del mundo llegó a Batista para que este pudiera financiar todo proyecto que se le pasara por la cabeza. Recordemos que con los tipos de interés al 0%, en el mundo desarrollado los inversores andaban y andan desesperado buscando cualquier cosa que pueda dar una rentabilidad decente. Si algo parecido a lo que paso con el flujo del dinero alemán llegando a España para ayudar a financiar cualquier cosa relacionada con el ladrilo, pero ahora a escala más global y con Brasil como epicentro y el boom de los recursos naturales como gancho.

La salida a Bolsa de OGX

En 2008, OGX, el holding que agrupaba las filiales creadas por  Batista, y que contaba con 350 empleados cuando salió a Bolsa, se colocó por un valor de 22 mil millones de dólares, poco después ya valía 35 mil millones. Las proyecciones era simplemente vertiginosas, riéte de las de Facebook o Groupon. En 2020 OGX tenía previsto producir 1,4 millones de barriles al día (más mitad de la actual producción actual de petróleo en Brasil). El Ebitda de OGX, alcanzaría los 5.000 millones de dólares al año, todo se basaba en que Batista y sus chicos iban a ser unos linces explorando y descubriendo yacimientos de petróleo.

OGX, no era casi nada, básicamente era sólo un proyecto y los inversores simplemente se quisieron creer la promesa de que iban a ser capaces de descubrir y explotar casi todo el petróleo que supuestamente Brasil guardaba en sus entrañas.

OGX salió a cotizar en 2008 sobre unos 7 Reales Brasileños, en 2010, tocaba su máximo a un valor de algo más de 23 reales por acción, hoy vale poco más de 0,57 reales.

No llega el oro negro prometido

Hoy la producción diaria de petróleo de OGX está en los 10 mil barriles al día y el Ebitda sigue siendo negativo.

Sin conseguir sacar el petróleo prometido y 5 años después de su salida a Bolsa, los inversores empezaron a perder la paciencia. Las acciones de OGX empezaron a colapsar, EBX, la compañía matriz desde la que Batista controlaba el holding se empezó a ver forzada a reestructurar su elevada deuda y a vender activos para cubrir vencimientos. Vendió el control de la compañía productora de electricidad MPX, se deshizo de la naviera OSX y sigue intentando levantar capital para la empresa de minería MMX.

Los bancos se van a quedar con todo el cash que consiga obtener con la venta de activos, la lista de bancos es larga, empezando por la agencia Estatal BNDES que prestó a empresas de Batista más de 10 mil millones de reales, el banco estatal Caixa Económica, o Bradesco y Italú con más de mil millones de reales cada uno. Si también en España el ICO realizó prestamos millonarios a nuestras inmobiliarias, se ve que debían ser estratégicas para el país. ( Ver el préstamo de 215 millones que el ICO concedió a Reyal por poner un ejemplo).

A los tenedores de Bonos, que compraron papelitos de OGX por importe de 4 mil millones de dólares, les será complicado que puedan recuperar algo, una vez Batista acabe el proceso de liquidación de activos y pague a la banca. A los accionistas ya ni lo comentamos.

Cómo podéis ver las burbujas especulativas no entienden ni de geográfica ni de condición. El ser humano sigue sin aprender la lección o quizás es que no podemos contener la avaricia de enriquecernos. La política monetaria actual de los Bancos Centrales de los países desarrollados tampoco nos ayuda, ya que siguen dándole bidones de gasolina al pirómano.

Saber más sobre los temas de este Post

Conversación

3 comentarios

  1.    Responder

    por favor, escriba correctamente el castellano, me sangran las retinas después de leer este artículo… tenga piedad, señor Guru


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR