GurusBlog

El avalista, una figura de riesgo

avalista

Hace tan solo unos días, el 10 de este mismo mes, el Juzgado de lo Mercantil donostiarra fallaba por primera vez en nuestro país en una sentencia a favor de un matrimonio que había actuado como avalista en una hipoteca en el 2006. Gracias a los abogados de las plataformas Stop Desahucios e IRPH Stop Gipuzkoa, quedaron liberados de unas obligaciones que no habían negociado. Es importante saber todo lo que se firma.

En este caso, la justicia ha considerado que la cláusula que Kutxabak, la entidad que prestaba el dinero, hizo firmar a los avalistas era abusiva en cuanto a que los hacía renunciar a sus principales derechos como fiadores, que establecen distintas garantías:

  • A que el patrimonio del avalista no sea ejecutado mientras el principal deudor tenga bienes (llamado beneficio de excusión),
  • A que la deuda se distribuya de forma equitativa entre todos los fiadores en caso de existir más de uno (beneficio de división),
  • A la desvinculación del avalista en caso de que el deudor cambie las condiciones del contrato sin su autorización (beneficio de extinción)
  • Al orden en el que debe procederse a ejecutar dicho patrimonio (beneficio de orden). Renunciar a ellos convierte al avalista en deudor solidario.

Aunque el banco no hubiese hecho firmar al matrimonio esta cláusula, actuar como aval supone asumir un riesgo más que importante: lo cierto es que esta figura siempre se compromete a responder con todos sus bienes a cambio de nada.

Esto quiere decir que está en juego todo su patrimonio, así como sus bienes e ingresos (estos últimos mientras supongan una cantidad embargable) tanto presentes como futuros. Incluso al producirse su fallecimiento, puede que sus herederos tengan que continuar haciéndose cargo de la deuda en caso de querer aceptar la herencia.

Y aunque en un principio el deudor será el que responda primero ante un impago, cláusulas como la ya comentada pueden jugar a favor de la entidad correspondiente si no se tratan con cuidado.

La mayoría de los avalistas hipotecarios suelen ofrecer sus propios bienes como garantía para que sus hijos, amigos muy cercanos y similares puedan comparar una casa sin problemas. Sin embargo, se trata de un movimiento bastante arriesgado y antes de embarcarse en ello es necesario conocer a qué se presta realmente un avalista, que va mucho más allá de comprometer su nómina, y que en el peor de los casos puede significar perderlo todo.

Alternativas: el hipotecante no deudor

Como alternativa a prestarse como aval, hay que tener en cuenta que existe la figura del hipotecante no deudor. La garantía de esta figura es que responde ante el banco hipotecando su inmueble, pero que no se convierte en deudor como ocurre en el caso de los avalistas. El banco toma como garantía solamente la parte hipotecada de la vivienda, pero no compromete ningún otro bien.

El máximo que los bancos acceden a financiar en una hipoteca a día de hoy, salvo excepciones, es del 80% más gastos. Es por esto que un caso típico en el que se pide una garantía externa sea aquél en el que se pide una hipoteca que financie el 100% del precio de la vivienda. El hipotecante no deudor cubre entonces el porcentaje que falte para llegar a la cantidad total.

Esta figura es menos conocida, y pocas veces aportada como opción por las entidades, pero ofrece grandes ventajas en relación a la del avalista en cuanto a la deuda que se establece con el banco. Eso sí, para poder ejercer como hipotecante no deudor es necesario que la vivienda que se establece como garantía esté libre de hipoteca en el momento de firmar el contrato, y además estar asegurada contra incendios (lo que por otra parte es obligatorio por ley).

Yaiza López- Huerta, colaboradora de iAhorro

Saber más sobre los temas de este Post

Conversación

2 comentarios

  1.    Responder

    Generalmente los bancos hacen la doble jugada avalista-hipotecante no deudor.
    Por otra parte resulta bastante difícil que te admitan sólo una de las dos, así que en la teoría queda muy bien, en la práctica no tanto.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies