mario-draghi-compressor

En la tarde de ayer los inversores se vieron sorprendidos por los comentarios que se filtraban a la prensa que apuntaban a que el BCE estaría planteándose cortar el grifo de la liquidez, con una reducción paulatina de las compras de bonos que viene aplicando en su programa QE (Quantitive Easing) desde principios de 2015.

La respuesta del mercado a estos rumores provocó el típico efecto dominó que suele producir cualquier cambio de una política monetaria de un Banco Central. La cotización de los futuros de los índices europeos cayó con fuerza, al igual que lo hacían los precios de los bonos, mientras que el Euro sufría un repunte contra el Dólar.

Como se puede observar en el siguiente gráfico del futuro del DAX en 15 minutos, la reacción bajista llevó al índice de los 10640 puntos a las 18h, a los 10520 puntos a las 21h.

captura-de-pantalla-2016-10-05-a-las-19-10-54

Aunque el BCE salió rápidamente a desmentir estos rumores, está claro que los inversores empiezan a ver señales que hacen pensar que el BCE se pueda plantear un cambio en su laxa política monetaria actual, y podríamos empezar a ver comportamientos parecidos a los que se han visto en el mercado americano recientemente.

En los últimos meses, el miedo de los inversores americanos a una nueva subida de tipos ha ido creciendo debido a que diferentes miembros de la FED han ido realizando declaraciones en las que insinuaban que una nueva subida de tipos estaba cerca. Esto ha provocado una situación contradictoria y es que cada vez que se conocía un mal dato macroeconómico, la bolsa americana subía entendiendo que la posible subida de tipos se retrasaría. Así que no sería de extrañar que empecemos a ver este tipo de situaciones en el mercado europeo.

¿Por qué temen los inversores las subidas de tipos?

Normalmente las políticas económicas restrictivas suelen traer consigo correcciones en las bolsas. El impacto de una posible subida de tipos provocaría un encarecimiento del crédito, disminución del consumo interno, apreciación de la divisa con el impacto correspondiente en las exportaciones y un empeoramiento de los resultados de las empresas. Con estas consecuencias sobre la economía, está claro que los inversores no celebran las políticas restrictivas.

De todas maneras una subida de tipos no tiene por qué cambiar el ciclo económico de largo plazo y un ejemplo claro lo tenemos en la última subida de tipos que realizó la FED (la primera en los últimos 10 años), tras la que hubo una corrección de corto plazo, pero que no impidió a los índices americanos volver a la senda alcista y a conseguir los máximos históricos que hemos visto en el mes de agosto.

Alvaro Huerta @AlvaroHuerta_IG

Elaborado por Dpto. Análisis IG @IGEspana

  1. Hola Huky !! Lo que tenemos en ciernes es una masiva cortada de cabezas !!! 🙂

    Escasez de dolares, escasez de euros, escasez de yuanes y suma y sigue !!

    Allá va otra de mis frases… ” Dicen que la venganza se sirve fría, la mía pienso disfrutarla como un helado “.

    A que mola ???

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

¿Quién controla el mercado del Lujo?

Tras comentar la concentración que existe en el sector de las semillas…

La banca acuerda aplazar el Armageddon de los derivados

Un cártel de 18 grandes bancos han acordado esta semana hacer la…

Para explicarle a tu hijo con una imagen lo que es la devaluación de una moneda

A la izquierda anuncio que aparecía en la prensa en Argentina en…

Aprobado el canon AEDE. La ley más infame de la historia de internet

Hoy, 22 de julio la Comisión de Cultura del Congreso aprobó con…