En el blog Inversión, Especulación y cosas más, doy con un enlace a un magní­fico documental emitido por TV3 (subtitulado en castellano) sobre el fin de la burbuja inmobiliaria en España.

[coolplayer]http://www.metacafe.com/watch/487420/[/coolplayer]

A parte de realizar entrevistas a promotores inmobiliarios para saber cual es la situación actual, se dan un paseo por Miami para ver cual es la situación del precio de la vivienda tras el pinchazo del mercado en los EEUU. Quizá lo que más llama la atención es que en Miami ves casas de 180 m2 subastándose por 130.000 euros… y con esa cantidad de dinero en España hoy en dí­a no te compras ni una caja de cerillas a pesar de que la renta per cápita de nuestro paí­s es significativamente inferior a la de los EEUU. Si tenéis media hora para ver el documental os lo recomiendo.

[tags] TV3, Burbuja Inmobiliaria[/tags]
  1. El mercado de la vivienda parece haber dejado definitivamente atrás los años de crisis y su recuperación se va afianzando con cada oleada de estadísticas que se publica. Tras un profundo ajuste que ha durado más de un lustro, todos los indicadores que miden la salud de este sector, especialmente los de precio y número de compraventas, están en terreno positivo, mostrando incluso una tendencia a dispararse.

  2. En otoño de 2006 tiene lugar la inflexión en el avance del crédito hipotecario y los precios comienzan a caer (cfr., la revista Inversión ocupa toda su portada con un categórico “Sí bajan”). Los acelerantes de la crisis parecen haber sido varios. Entre los factores coyunturales parece estar la crisis hipotecaria iniciada en agosto de 2007 en Estados Unidos, que se tradujo en una contracción del crédito, y el continuo incremento del euribor desde el BCE, lo que generó un aumento de las cuotas hipotecarias, que en España son en un 98% a interés variable, lo que podría haber terminado afectando al consumo,6? y, en todo caso, a la confianza de los consumidores. Por otro lado, el estrangulamiento del mercado de crédito habría dejado sin financiación a las empresas dedicadas a la construcción que, teniendo numerosas obras en proceso, no habrían encontrado una vía de crédito debido al endurecimiento de las condiciones de refinanciación,7? lo que agravaría la situación en un sector con un elevado grado de apalancamiento.
    Entre los factores estructurales estarían, según algunos, la especulación, el desajuste entre la oferta y la demanda, incapaz de asumir los elevados precios de los inmuebles, así como la falta de flexibilidad del mercado inmobiliario, con dificultades para adaptarse rápidamente a los cambios del mercado (pues entre el inicio de una obra y su venta pueden pasar hasta dos años).
    El empresario inmobiliario, Eduardo Molet, considera que el inicio de la crisis inmobiliaria en España fue el día 30 de junio de 2006 coincidiendo con una carta que el Banco de España envió a todos los bancos amenazando con medidas drásticas si seguían dando hipotecas como hasta entonces.

  3. Con los salarios estancados y la inflación subyacente próxima al 1% nada justifica que los precios de la vivienda suban un 7%. En Madrid y en Barcelona los precios vuelven a subir a tasas de dos dígitos sin que los salarios lo justifiquen. Por lo tanto, ya podemos hablar de nuevo de burbuja inmobiliaria en España, especialmente en los alquileres. La peor crisis en ochenta años que ha provocado un enorme sufrimiento a millones de españoles y no hemos aprendido nada. Y la culpa no es de Rajoy, de Merkel, del 135 ni del cambio climático

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

El Supremo ahorra a la banca devolver una media de 1.700 euros por hipotecado

Cada hipotecado podría reclamar la devolución de unos 1.638 euros de media.

No es ciencia ficción: estas son las 5 formas más raras de pagar una compra

El efectivo está perdiendo adeptos y las tarjetas ya son algo ‘mainstream’ . Estas son las formas más modernas de pagar una compra.