Parece que el nuevo gobierno italiano de centro izquierda se opone firmemente a la fusión entre las concesionarias de autopistas Abertis y Autostrade. Resulta sorprendente que en un sector fuertemente regulado por el gobierno, donde las tarifas del servicio es establecido por los políticos, estos invoquen los intereses estratégicos de su país para oponerse a la toma de control de un grupo español sobre las autopistas italianas. Sigo sin ver claro que es lo que puede perjudicar la entrada de un grupo extranjero en la gestión de las infraestructuras de un país….¿acaso los españoles se van a llevar el pavimiento a otro lugar?…¿realizarán una gestión negligente para dar un mal servicio y perder dinero?…. Hay algo que se me debe estar escapando.

En algunos casos el patriotismo de algunos políticos defendiendo a sus empresas nacionales roza el patetismo. No hay más que recordar casos como el que nos refrescaba Jaume Llopis en un articulo en El Economista referido hace ya algunos años a la oposición del Gobierno Francés a la compra de Moulinex por un grupo extranjero.

Giscard d’EstaingMoulinex, bastion de l’industrie française, ne peut pas tomber en mains étrangères“.

Unos años después, poquita cosa queda de una Moulinex tocada de muerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Estos son los 16 países que más pagan a sus Médicos

Probablemente la medicina sea una de las profesiones con mayores barreras de…

El ego es tu gran enemigo

Gustavo Rivero. Uno de mis errores en mi última etapa como CEO de un…

¿Para qué sirve el Black Friday?

Comparando la media del precio mínimo entre el 23 de octubre y la semana del Black Friday, la subida media es del +1,6%.

No hay segunda oportunidad para la primera impresión

Gustavo Rivero. El título del presente artículo es una célebre frase de…