GurusBlog

Esta es la causa del declive de la industria de la música

 musica

Afrontémoslo, la industria de la música o el menos del negocio de las grandes discográfica es un negocio en rápido declive. Sólo hace falta darle un vistazo a evolución de los ingresos obtenidos por la venta de copias en EEUU para que uno se de cuenta que desde el año 2000 a hoy su cifra de negocios ha pasado de estar cerca de los $20 mil millones a apenas alcanzar los $8 mil millones. Una debacle en toda regla. Vamos a repasar algunas de las cifras:

Evolución ingresos venta música en USD (ajustado por la inflación)

industria música

Cómo podeís observar en el gráfico la industria de la música ha tenido en los últimos 30 años dos grandes picos de ingresos y dos grandes debacles. La primera a finales de los años 70 justo cuando se empezó a generalizar el uso de los Cassettes. La debacle con la aparición de este soporte no duró mucho y a mediados de los años 80 apareció un nuevo formato el CD, que permitió a la industria vivir 15 años de gloria. Algunos consideran que estos 15 años dorados fueron un fenómeno “anormal” y extraordinario impulsado porque mucha gente hizo un “esfuerzo” transformando parte de sus colecciones de música que tenían en formato vinilo a un formato mucho más conveniente como era el soporte CD.

Atención porque mientras que convertir parte de tu colección de vinilos a CD implicaba que tenías que pasar por caja, convertir parte de tu colección de CD en formato digital era algo que el usuario puede hacer sin necesidad de gastarse dinero.

La época dorada de la industria musical llega a su fin con el cambio de siglo y cuando internet se empieza a extender y a penetrar de forma rápida en todos los hogares. Muchos querrán ver en la facilidad que da internet a la piratería y al inicio del fenómeno Napster las principales causas del fin de la época dorada de la industria. Puede que sea un factor. Pero seguro que también pueden haber otras causas. Entre otras yo me atrevería a apuntar:

1- La aparición de internet introduce una nueva forma de ocio y entretenimiento que compite directamente con las formas de entretenimiento tradicionales. A esto le podéis añadir también la explosión de otras industria del ocio como la de los videojuegos. El tiempo y el presupuesto que una persona puede dedicar a su ocio es limitada y cualquier nueva alternativa de entretenimiento es un nuevo competidor.

2- Cambios demográficos: La generación del Baby Boom envejece. Yo no se si será vuestro caso pero yo fui un consumidor extraordinario de música cuando tenía entre 16 y 25 años. Al empezar a trabajar y a tener una familia redujo drásticamente el tiempo y el dinero que tenía disponible para escuchar música.

3- La industria musical quiso seguir manteniendo el modelo de su época dorada. Es decir quiso considerar la oferta como inelástica, es decir no sensible al precio, y quiso seguir ofreciendo a sus clientes el mismo producto que le había llevado a maximizar sus ingresos. Es decir que le pagaran por un producto con 10-12 canciones cuando la gente sólo estaba interesada en comprar o escuchar 1 o 2 canciones de un álbum. Las grandes discográficas pretendían que en un mundo digital, sin los costes de distribución asociados a su producto del mundo analógico, sus clientes siguieran gastándose lo mismo cada vez que adquirían uno de sus productos.

Prestad atención a los siguientes tres gráficos:

 

Gasto en música per cápita en los EEUU:

gasto per capita

Mirad como evoluciona el gasto per cápita anual. En 1999 de media una persona se gastaba $71 al año en la compra de música. En 2009, la cifra había caído a los $26 en 2013 a $23.

 

 Ventas de singles por persona en EEUU

 

era del single

Mirad que ha pasado con la llegada de la era digital. Las compras de singles (canciones) se han disparado con la llegada de la era digital, pero ha bajado el importe medio gastado por persona. Cosa bastante normal cuando ya no estás obligado a comprarte y pagar por un paquete de 10-12 canciones cuando sólo has querido comprar 1 o 2. La gente ya no quiere comprar lo que no consumía.

El gran motivo de la caída del gasto per capita en música es que en pleno auge de la época dorada de la industria musical, a mediados de los 90, la gente compraba de média 4 álbums al año. Ahora el ratio apenas supera el 1 al año per cápita y entre los que utilizan sistema de descargas legales como iTunes el ratio de álbumes comprados al año aún cae de forma más drástica hasta los 0,25 álbums al año.

La gente no consume menos música ni paga menos por la música, simplemente a los precios actuales la gente está comprando y pagando sólo por lo que quiere escuchar.

La industria se hunde porque cae drásticamente la venta de álbumes y aumentan vertiginosamente la ventas de singles.

De hecho se han invertidos las ventas de ambos formatos. Si en los 90 se vendían de media 4 albúms y 1 single al año por persona, ahora se vende de media 4 singles y un álbum por persona. Resumiendo, durante décadas, la industria musical cada vez que le vendía un producto a una persona le estaba colocando y haciéndole pagar por un paquete de 10-12 canciones de las cuales como clientes sólo queríamos comprar una.

Con la aparición de un canal digital la industria de la música simplemente ha perdido su capacidad de forzar una venta cruzada obligatoria a sus clientes. Ahora ya no les puede vender 10 canciones al precio de una.

Fijémonos ahora en el gasto per cápita pero no centrado en la población en general sino teniendo en cuenta sólo aquellos que compran música. El gasto medio de la compra de música entre los que realmente tienen interés en comprar música es de unos $60 dólares de media. Es decir uno de los principales problemas que tiene la industria musical es que aproximadamente un 60% de la población simplemente ni compra ni le interesa comprar ni consumir su producto y la industria sigue centrada en mantener su pastel igual que siempre pero no en intentar agrandar el pastel y pensar que la demanda puede ser elástica al precio.

Mirad el siguiente cuadro. Nos muestra el gasto medio en producto relacionados con la música de la gente que es compradora de música en los EEUU  y la relación entre lo que gastan los usuarios de redes P2P y no usuarios de redes P2P:

Continuar leyendo->

Saber más sobre los temas de este Post

Conversación

7 comentarios

  1.    Responder

    Buen artículo!
    Destacar lo que para es importante, falta de flexibilidad a la hora de incorporar innovaciones tecnológicas cuando además se tenía posición dominante (craso error), sistema de copyright dinamitado por P2P (consecuencias letales a raíz de lo comentado anteriormente) y nuevos modelos de gestión D2F. Sin duda una indistria paradigma del cambio de toda una industria.
    Saludos

  2.    Responder

    Es algo que tenía que pasar, yo en lo personal, soy de los que prefiere escuchar música en Spotify a incluso descargar canciones. En la cuestión de la compra de disco, es sin duda mucho mejor ahora que puedes hacerte de uno s dos singles, ya que es muy difícil encontrarte un disco con 10 canciones realmente buenas.

    Las disqueras se han ido abajo, muchos grupos de la escena indie actual incluso graban sus propios EP en el garage de su casa y se autopromocionan en las redes sociales, y si son buenos, corren con la suerte de que los conozcan y los lleven a tocar a festivales.

  3.    Responder

    Un buen análisis. Por aportar algo creo que has pasado por alto el que, para mí, es el dato más relevante: el precio unitario, es decir, el de la unidad básica que se está adquiriendo, esto es, la canción.

    Tomando tus datos de antes 71 dólares para 4 álbumes y 1 single, esto es, unas 45 canciones a una media de 1,6 dólares por canción incluida la morral la del modelo “bundle forzoso” frente a los 26 dólares de hoy para 4 singles y 1 álbum, esto es, 15 canciones a un precio de, oh! Sorpresa,1,73 dólares por canción pero sin morral la, y que viene a decirnos que, básicamente, el público esta dispuesto a pagar incluso as por la unidad siempre que sean las unidades que de verdad quiere.

  4.    Responder

    Hola quisiera comentar que efectivamente la industria de la música se encuentra frente a una oportunidad masiva de crecimiento, eventualmente los precios se estabilizarán en base a las necesidades de mercado, ya hay distintos modelos y empresas que empiezan a experimentar. Pero sin duda a largo plazo la revolución del streaming vencerá y el pote será mucho mayor, en los próximos 10 años el negocio tomará dimensiones nunca antes vistas. Claro si no surge un “Popcorn Time” en el camino que cambie el rumbo.

    Sin embargo una vez dicho esto, me llama la atención de dónde proviene el ARPU de $23 para 2013?

    También a pesar de que es válido el análisis, sabemos que datos de hace 5 años carecen de cierta vigencia, ya que hace 5 años recién estaban surgiendo los nuevos modelos de consumo que hoy en día representan el futuro como bien se ha visto reflejado en el IFPI Report, aunque aún necesitan tiempo para ampliar su conversión.

    Saludos

    1.    Responder

      Añadir que al “Popcorn Time” que comenté también hay que considerar el papel de YouTube y cómo afronte su estrategia de cara al futuro, ya que es capaz de alterar los hábitos de consumo y ha sido uno de los frenos que han tenido los modelos de suscripción.

  5.    Responder

    El problema lo llevan inscrito en el nombre de su sector “discograficas”, si hubiesen sido “musigraficas” seguramente no habrian sufrido esa debacle tan grande.
    La humanidad siempre va a necesitar la música, pero lo que está claro es que no siempre va a necesitar los discos, y eso para una industria que se definia como discografica y que se resistia a ser musigrafica es como el meteorito que eliminó a los dinosaurios.

    1.    Responder

      Estoy muy de acuerdo contigo amigo.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR