GurusBlog

El PIB no es la clave: Del cuánto al qué producir y cómo aprovecharlo.

PIB

La afirmación que hago en el título a muchos economistas o políticos les puede parecer una barbaridad, ya que están acostumbrados a medir el éxito de una economía con el PIB.

¿Alguien cree de verdad que el PIB es un indicador realmente del éxito de una economía o de una empresa o familia?

Podemos poner unos ejemplos para demostrar cómo simplemente producir más no es un éxito:

1ª-La mejora empresarial de cualquier empresa no viene exclusivamente de la obtención de más producción, de más ventas. Lo que hace que un empresa aumente su prestigio es que mejore la calidad de sus bienes y servicios junto a una mejora de las condiciones de vida de sus trabajadores.

No se trata simplemente de producir más a menos coste y conseguirlo vender a un precio que dé unos beneficios altos.

Una empresa puede perfectamente vender menos unidades de su producción, pero ser de una calidad mucho mayor y que contribuya a un bienestar social más alto. El fin último que deben perseguir políticos y empresarios no es que podamos consumir todos cada vez más, sino que más bien se cubran las necesidades con bienes y servicios de más calidad.

Tenemos que pasar de una vez por todas de una economía basada en el consumismo a una economía de consumo reflexivo.

2ª-En la familia:

¿Educamos a nuestros hijos en el consumo moderado y reflexivo?¿O simplemente tratamos de darles todo lo que no tuvimos nosotros, creyendo que eso nos hace ser mejores padres?

Realmente el problema surge en la educación, ya que si todos estuviéramos educados para ser consumidores reflexivos y moderados, muchas políticas de marketing y publicidad no tendrían sentido, ya que no serían efectivas.
Las familias somos las responsables de decidir qué se consume y, lo que es más importante, cómo se aprovecha lo que hemos comprado.
Realmente este último aspecto es el más importante.

¿Se han fijado de cuántas formas posibles se puede hacer uso de una misma cosa aunque tenga en teoría una forma de consumirse?
Tan importante es que las empresas creen bienes o servicios de alta calidad, como que los consumidores sepamos sacar el máximo partido a todo aquello que compramos de forma reflexiva.
Si no educamos a nuestros hijos en este sentido, sino simplemente en acumular bienes o dinero, nos podemos encontrar con personas que nunca se ven satisfechas como consumidores, trabajadores o empresarios.

Tener una ambición moderada es bueno, pero tener una ambición desmedida es en sí mismo un signo del fracaso en la propia educación.

El más rico no es el que más tiene sino el que menos necesita.

Tener unas necesidades identificadas y distinguir lo que es necesario de lo superfluo es la base de un consumidor reflexivo y no impulsivo.

3ª-Por último hablemos de la economía de cualquier país:

Si usamos el PIB como indicador exclusivo para comparar la evolución de las economías de los distintos países, nos podemos llevar muchas sorpresas en nuestra apreciación del desarrollo económico y social de un país.

Podemos observar el ejemplo de China, que está siendo considerada como la economía que está creciendo más en el mundo en los últimos años. Sin embargo también destaca por su alta contaminación y por la explotación laboral.
De nada sirve que se esté aumentando mucho la producción de un país si es a costa de ocasionar una contaminación elevada y si los trabajadores están siendo explotados.

Tan importante es crecer en términos de PIB como identificar si ese crecimiento es sostenible.

¿Qué indicadores pueden ser más adecuados para estimar el desarrollo y bienestar de un país?

-El respeto a el medio ambiente.
-Las condiciones de trabajo(legislación laboral)
-La distribución real de la renta en el país.
-El sistema educativo y sanitario del país.

Creo que ya es hora de dejar de usar el aumento del PIB como signo de mejora económica y nos fijemos más en qué se produce(calidad) y cómo los consumidores usan esos bienes y servicios.

Pasemos de usar solo indicadores cuantitativos al uso de indicadores cualitativos, que muchas veces son mucho más difíciles de manejar pero que son más esclarecedores del bienestar de un país.

Saber más sobre los temas de este Post

Conversación

8 comentarios

  1.    Responder

    La actividad económica española, medida por el producto interior bruto (PIB), se multiplicó por 50 entre 1850 y 2015, lo que supone una tasa acumulativa anual del 2,4%. Pero, ¿en qué medida afectó a las condiciones de vida de la población? Dado que la población se triplicó, el PIB real por habitante aumentó alrededor de 16 veces, creciendo anualmente, en promedio, al 1,7%, pero mostrando un ritmo desigual. Así, entre 1850 y 1950, el PIB per cápita creció al 0,7%, duplicando su nivel inicial. En el cuarto de siglo posterior, el crecimiento se intensificó, de modo que, en 1974, el ingreso por habitante era 3,6 veces el de 1950. Aunque el progreso económico se desaceleró a partir de 1975, reduciéndose a la mitad su tasa anual, el nivel de PIB por habitante se dobló entre 1974 y 2007. La Gran Recesión redujo el PIB per capita en un 11% entre 2008 y 2013 pero, aún así, en 2015 su nivel era superior en más de un 80% al de 1985, cuando España ingresó en la Unión Europea.

  2.    Responder

    En este caso me gusta mas el Indice de Desarrollo humano

  3.    Responder

    Bueno, lo mismo de siempre, nada nuevo bajo el sol. Mientras decimos eso, seguimos tirando del café de la oficina y los sándwiches de la máquina mezclado con horas y horas de trabajo. Cultura del esfuerzo…..
    A qué horas escribes esto artículos, pues eso, decimos una cosa y hacemos otra.
    Saludos.

    1.    Responder

      Si es más de lo mismo por qué nos aburren ya con solo mirar a la evolución del PIB como si revelara realmente la evolución del desarrollo de un país.

      1.    Responder

        Bueno, yendo al ejemplo de China, es precisamente el comercio, la producción y la mano de obra barata junto con las condiciones laborales tan precarias lo que paradójicamente impulsa las exportaciones, el consumo y el progreso chino. Yo veo que en China se comienza a luchar por la democracia, se denuncia la contaminación y que se plantean medidas cada vez con más fuerza, pero para comparar la evolución china con la europea o norteamericana tendríamos que retroceder en el tiempo. Si lo hacemos, vemos que no éramos tan diferentes y que es justamente el crecimiento del comercio y la producción lo que está provocando que China se acerque más a la Europa de hoy en día. Y al revés, medidas encaminadas a reducir la producción o el comercio sólo nos llevan al empobrecimiento de la población (sino, miremos hacia Venezuela, Bolivia o Uruguay ). Queramos o no, hoy competimos con los demás en términos económicos, y la economía de un País se mide por lo que compra y lo que vende. El resto, es consecuencia en mi opinión del progreso económico de un País y no al revés.

        1.    Responder

          Sólo por aclarar… que yo sepa a Bolivia y Uruguay les va bastante bien.

        2.    Responder

          En el artículo no es que desprecie al aumento de la producción y su comercialización, sino que no se valora en su medida la calidad de lo que se produce y luego cómo se distribuye y finalmente se consume para estimar el desarrollo económico de un país, que es realmente lo que queremos conocer. Contar unidades de producto no supone ninguna complejidad, ni es indicativo ni de desarrollo ni bienestar social.¿Qué es muy cómodo para hacer comparaciones?Sí, pero la realidad es mucho más compleja.
          Por supuesto que Venezuela no es precisamente un economía ejemplar en términos de bienestar social, por mucha tendencia al comunismo que se diga, si escasean los bienes básicos para vivir.Nuestro problema es precisamente el contrario: creemos que por tener 6 pantalones en vez de 3 estamos más desarrollados, en vez de preocuparnos también en cómo se distribuye la renta efectivamente, o las condiciones laborales o el estado del medio ambiente.

          Mi crítica es que damos excesiva importancia al crecimiento del PIB en los países desarrollados: tal vez en los subdesarrollados donde escasean bienes tenga más sentido el uso del PIB.
          Se puede crear empleo y de más calidad con el mismo número de unidades producidas, pero eso sí de mucha más calidad y valor añadido.
          ¿Hasta qué punto todas las empresas se preocupan por producir bienes de más calidad en vez de los mismos bienes a menos coste?
          ¿Hasta que punto aprovechamos el talento de nuestros trabajadores en vez de solo su fuerza física?
          ¿Por qué nos hemos contagiados en competir a base de bajar salarios?
          No es lógico que se vayan nuestros mejores investigadores y trabajadores mejor formados.

  4.    Responder

    Chapeau! un artículo valiente que levantará ampollas…


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies