modelos de negocioPlussing es una palabra difícil de traducir, además, hay diferentes conceptos como sería sentido común,… etc. El plussing es una técnica creativa que hace servir Disney Pixar. Todos llevamos dentro un asesino de creatividad que actúa de manera egoísta. Somos expertos en lo que se denomina el sentido común y tenemos tendencia a rechazar las ideas locas o absurdas.

Da lo mismo que nos digan que las empresas más innovadoras del mundo buscan primero soñar y después, ya encuentran el momento de ser más realistas u críticos.
Con el plussing podemos hacer un paso adelante y olvidar nuestra tendencia hacer de destructivos.

Funciona que cuando alguien dice una idea en voz alta en vez de criticar la idea o desecharla, la tratamos de mejorar.

Parece sencillo pero no lo es. Tenemos la tendencia tan grande de destruir que no nos gusta y nos cuesta coger el habito de mejorar las ideas. Pero cuando un equipo domina bien la técnica plussing podemos conseguir objetivos mucho más altos que a través de una lluvia de ideas o discusiones.
Podemos poner un ejemplo de una empresa busca ideas para mejorar los lapiceros. Algunos inician la conversación y comentan “Podemos hacer lapiceros que ordenaran por color los lápices”. La reacción fácil sería destruir la idea diciendo “Esto es imposible”. Pero si practicamos el plussing nos tendríamos que plantear alternativas para mejorar esta idea “¿Un lapicero con un microchip y una espiral para clasificar?” La persona que dirige la sesión creativa puede ir haciendo dibujos y gráficos de las mejoras y, cuando esta manera se agote empezar por otra propuesta.
El plussing hace que un equipo de creativos se concentre en mejorar la cosas, no en destruirlas o en ridiculizarlas. Poco a poco este método hace que una primera idea muy poco elaborada se puede derivar en una propuesta final mucho más practica. Hace falta concentrarse en el espíritu de equipo. Hace falta motivar a nuestro equipo para concienciarlos que son capaces de mejorar las cosas y que pueden hacerlo.
Si las empresas españolas no son capaces de ir cambiando los antiguos sistemas de reuniones (seríosas, improductivas, jerarquizadas,…) por sesiones divertidas, retadoras y participativas estamos haciendo destruyendo una manera eficaz de trabajar y mejorar lo que tenemos entre las manos. La innovación comienza siempre con una pregunta, y se continua mejorando y acaba, a veces, con un buen resultado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Lujo duro. A las puertas de la subasta de la década

Christie´s promete hacer historia con el diamante Pink Legacy: una gema de 18,96 quilates con un valor estimado entre treinta y cincuenta millones de dólares.

Aprobado el canon AEDE. La ley más infame de la historia de internet

Hoy, 22 de julio la Comisión de Cultura del Congreso aprobó con…

Comparando las finanzas del FC Barcelona y Real Madrid. Culés tenemos un grave problema

Sorprende la rapidez con la que los dirigentes del F.C. Barcelona han logrado meter las cuentas del club en un rápido deterioro y en una situación más que complicada.

Estos son los 16 países que más pagan a sus Médicos

Probablemente la medicina sea una de las profesiones con mayores barreras de…