Seamos sinceros. ¿Cuántas veces has dejado para mañana esa dieta que querías empezar? ¿Todavía no has ido al gimnasio desde que te apuntaste hace meses? ¿Sigues sin conseguir ahorrar para la entrada de la hipoteca de esa casa que tanto te gusta?

Todos nos hemos encontrado en una u otra de estas situaciones. Y a todos nos ha molestado, o incluso frustrado, no ser capaces de empezar lo que en un momento dado nos habíamos propuesto; ¿verdad?

La ciencia explica este comportamiento bajo el concepto del “sesgo del presente”, según el cual la motivación de las personas está muy influenciada por la inmediatez de la recompensa de las acciones a realizar. En otras palabras, cuanto más lejana esté la recompensa más nos costará realizar una acción o comenzar un proceso que requiere tiempo y esfuerzo.

Un claro ejemplo es que, en este momento, en el que todos comprendemos que el problema de las futuras pensiones públicas es real y que tendrá altas repercusiones en nuestro futuro nivel de vida, aunque somos muy conscientes de la necesidad cada vez más apremiante de tener un colchón extra con el contar tras la jubilación; somos muy pocos los que realmente hemos comenzado a ahorrar de forma constante y eficaz para lograr este objetivo.

Esto es así porque el “sesgo del presente” nos lleva a subestimar las consecuencias futuras y, por ello, a retrasar las acciones presentes necesarias para asegurarse una jubilación tranquila y sin sobresaltos en la que podamos mantener nuestro nivel de vida actual.

Esta conducta nos hace ver el presente como algo mucho más importante que un distante futuro, por lo que nuestra tendencia suele ser gastar para el ahora y, en consecuencia, olvidarnos de ahorrar para el mañana: ya sea para poder tener una jubilación tranquila, pagar la entrada de la casa de nuestros sueños o ayudar a nuestros hijos a tener un futuro mejor.

Ante esta situación, el ahorro parece una tarea incluso más complicada de lo normal… Pero, ¿cómo podemos superar esta “tendencia natural” a posponer para mañana el ahorro que deberíamos comenzar hoy? La ayuda viene de la mano del sector “fintech”, donde la tecnología y las finanzas se unen para ofrecer, por fin, servicios adaptados a las necesidades y preocupaciones reales de las personas. Entre estas nuevas alternativas nos hemos fijado en Finizens, una fintech que nos acerca un servicio 100% digital, y con la que podemos abrir una cuenta desde solo 50€ y en cinco minutos. El fintech nos permite por tanto empezar a crear nuestro colchón económico de manera fácil, rápida y eficaz. Lo único que tenemos que hacer, en el caso de Finizens, es programar en un clic cuánto y cómo queremos ahorrar en el largo plazo, y dejar que su plataforma tecnológica se encargue del resto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Los libros recomendados por los economistas más importantes del mundo en 2017

La prestigiosa Bloomberg ha pedido a finales de este 2017 a personalidades…

Aprobado el canon AEDE. La ley más infame de la historia de internet

Hoy, 22 de julio la Comisión de Cultura del Congreso aprobó con…

Asalto a la Reserva Federal de Nueva York. Se llevan 100 millones de dólares

Supongo que la mayoría de vosotros habrá visto la Jungla de Cristal…

Cómo George Soros tumbó la libra esterlina y ganó mil millones de dólares

Si por algo es conocido George Soros es por en 1992 haber…