GurusBlog

A vueltas con el emprendimiento

 emprendimiento

 

Ya hace un tiempo, aunque no tanto, que desde las escuelas de negocios de nuestro país se va incentivando y promoviendo la cultura emprendedora. Como en reconocer la crisis, vamos algo rezagados en esta faceta, en otras palabras, nos hemos retrasado a la hora de crear un marco legal que incentive y promueva a los jóvenes a lanzarse y apostar por montar un negocio propio. No obstante, nunca es tarde si la dicha es buena.

Son muchos los españoles que han emprendido sus proyectos con éxito y eso a pesar de las pocas ayudas existentes en nuestro país, y la dificultad de acceder al crédito para nuevos proyectos. No en vano, la figura del Business Angel era hasta hace muy poco una figura totalmente desconocida.

El problema básico reside, a mi modo de ver, en que estamos en un país que, a pesar de tener jóvenes muy formados y con ideas, no se les deja crear. Es más, muchas veces cuando lo intentan, se les mira con una cara que parece decir: Pero, ¿Dónde vas?

La gente en nuestro país suele apostar más por la experiencia que por el potencial, cuando, en mi opinión, debería buscarse el equilibrio óptimo entre ambas aptitudes. Eso hace que avancemos más lento, seamos menos creativos y nos encontremos a veces en situaciones inverosímiles que mejor no sean recordadas.

No obstante lo anterior, parece que estamos ahora inmersos en el fenómeno del emprendimiento (o emprendeduría, palabra que no admite la R.A.E.), hay foros, programas específicos en las escuelas de negocios, se va a introducir y potenciar la figura del emprendedor en nuestro sistema educativo (en primaria, secundaria, bachillerato y formación profesional), y hasta el poder legislativo se ha puesto las pilas elaborando leyes que contienen medidas de apoyo al emprendedor.

En un país con una tasa de paro juvenil elevadísima (duplica la media de la UE), que no puede absorber o emplear a su población, se fomenta lo que podemos denominar autoempleo, es decir, que cada cual se genere su jornal. Emprender supone asumir riesgos con el objetivo de triunfar, y de ser así, el emprendedor no solo generará su jornal, sino que además generará empleo para que otros se puedan ganar su jornal.

Por tanto, al que se arriesga se le debe apoyar en sus inicios, y al que triunfa desde entonces en adelante. Aquel que emprende y logra triunfar, genera empleo, bienestar social y valor en la sociedad. Por ello, debería tener un reconocimiento por parte de esta. Si no es así, rompemos el equilibrio de la balanza, poco incentivo puede tener alguien en emprender si, además de asumir riesgos, tiene que asumir que cuando haya pasado la tempestad y llegue la calma, si llega, y logra ganarse bien la vida, este deba pagar por IRPF más de la mitad de lo que gane al Estado, IVA cuando consuma y, para cerrar el círculo, el Impuesto sobre el Patrimonio sobre lo que haya decidido ahorrar y posea al final de cada año. Es necesaria y urgente la reforma integral de nuestro sistema tributario.

Sin perjuicio de lo anterior, como decíamos, el legislador ha aprobado una serie de medidas de apoyo a los emprendedores. Destacamos, a continuación, las principales medidas introducidas por la Ley 14/2013, que consideramos pueden resultar de interés para actuales, potenciales o futuros emprendedores:

 

Medidas de carácter legal

  • Se ha creado la figura del “Emprendedor de Responsabilidad Limitada”, con el fin de que las responsabilidades derivadas de la actividad empresarial de la persona física, cumplidos determinados requisitos, no afecten a su vivienda habitual (si su valor no es superior a 300.000 euros o 450.000 euros si la vivienda está situada en poblaciones de más de 1.000.000 de habitantes).

La operatividad de la limitación de responsabilidad está condicionada a la publicidad debida en el Registro Mercantil y en el Registro de la Propiedad.

  • También aparece la Sociedad Limitada de Formación Sucesiva, un tipo de sociedad, inspirada en el ordenamiento alemán y belga, que no requiere de capital mínimo, lo que facilita la constitución de entidades, al abaratar los costes iniciales. El régimen jurídico será idéntico al de las sociedades de responsabilidad limitada, excepto en relación con ciertas obligaciones específicas tendentes a la adecuada protección de terceros.
  • Se han introducido una serie de medidas que pretenden agilizar la burocracia propia de las empresas y empresarios, todo ello mediante el aprovechamiento de medios telemáticos para (i) legalizar libros, (ii) otorgar poderes y (iii) la creación de los Puntos de Atención al Emprendedor (oficinas pertenecientes a organismos públicos y privados y puntos virtuales de información).
  • Se elevan los umbrales que obligan, de superarse dos de los tres existentes durante dos ejercicios consecutivos, a formular balance, estado de cambios en el patrimonio neto y memoria normales. De no superarse estos según lo dicho, se formularán balance y estado de cambios en el patrimonio neto abreviados, sin necesidad de realizar el estado de flujos de efectivo ni el informe de gestión. Los límites eran y son:

empresas impuesto sociedades

Medidas de carácter tributario

 

  • Se crea un régimen fiscal especial en sede del IVA, que se conoce como criterio de caja doble, para empresarios cuyo volumen de operaciones no supere 2 millones de euros. A través de este régimen, por el que se deberá optar, se retrasa el ingreso del IVA repercutido hasta el momento del cobro, con la fecha límite del 31 de diciembre del año inmediato posterior a aquel en que la operación se haya efectuado.

En consonancia con lo anterior, la deducción del IVA soportado se difiere al momento en que este sea pagado, con el mismo límite que el indicado anteriormente.

  • A partir del 29 de septiembre de 2013, se crea una nueva deducción en el IRPF por inversión en empresas de nueva o reciente creación. Así, la deducción será del 20 por 100 sobre una base máxima de 50.000 euros anuales. La base de la deducción se corresponderá con el valor de adquisición de las acciones o participaciones en empresas de nueva o reciente creación.
  • En la futura desinversión, que deberá producirse en un plazo de entre 3 y 12 años, las ganancias patrimoniales que, en su caso, se obtengan, derivadas de la transmisión de acciones o participaciones en empresas de nueva o reciente creación, quedarán exentas del IRPF, siempre y cuando, el importe obtenido en la desinversión se reinvierta en entidades de nueva o reciente creación. La exención será total o parcial, dependiendo del importe que sea objeto de reinversión.
  • Con efectos 1 de enero de 2013, y también en el IRPF, se crea una deducción (10%) por inversión de los rendimientos netos de actividades económicas. Así, los contribuyentes del IRPF que desarrollen una actividad empresarial o profesional podrán aplicar este incentivo fiscal, siempre que reinviertan rendimientos netos de actividades económicas en elementos nuevos del inmovilizado material o inversiones inmobiliarias afectos a actividades económicas.
  • En sede del Impuesto sobre Sociedades, con el fin de fomentar la capitalización empresarial y la inversión en activos nuevos afectos a actividades económicas, se crea una nueva deducción por inversión de los beneficios empresariales para entidades que tengan la condición de entidades de reducida dimensión. Este incentivo fiscal estará vinculado a la creación de una reserva mercantil de carácter indisponible.
  • El régimen del “patent box”, régimen fiscal aplicable a las rentas procedentes de determinados activos intangibles, se perfecciona con el fin de que este recaiga sobre la renta neta derivada del activo cedido y no sobre los ingresos del mismo y se aumenta, a su vez, el porcentaje de reducción, pasando del 50% al 60%.
  • Con el fin de fomentar la competitividad de nuestras empresas, se refuerzan los incentivos fiscales vinculados a las actividades de investigación y desarrollo. Así, se establece la opción de que esta deducción no quede sometida a ningún límite respecto de la cuota íntegra del Impuesto sobre Sociedades (IS) y, en su caso, la posibilidad de poder obtener el pago de la misma cuando esta no pueda ser aplicada por falta de cuota en el IS; siempre que se haya generado en períodos impositivos iniciados a partir de 1 de enero de 2013.
  • Asimismo, se crea un incentivo fiscal para potenciar la creación de empleo para trabajadores con discapacidad. Para los períodos impositivos que se inicien a partir de 1 de enero de 2013, se establece un incentivo fiscal de 9.000 euros por cada persona/año de incremento del promedio de plantilla de trabajadores con discapacidad, en un grado igual o superior al 33 por 100 e inferior al 65 por 100. El incentivo fiscal será de 12.000 euros cuando la discapacidad del trabajador sea igual o superior al 65 por 100.

 

Esperamos y deseamos que todas las medidas tengan el efecto pretendido y, conjuntamente con el ya declarado fin de la recesión más intensa que ha sufrido nuestro país, entremos en la senda del crecimiento. Quedamos a la espera de la prometida reforma íntegra del sistema tributario español.

 

Saber más sobre los temas de este Post

Conversación

4 comentarios

  1.    Responder

    Porqué nadie habla acerca de aquellos emprendedores que no tienen éxito?

    Con qué deudas quedan? Cómo “volver a nacer” después de fracasar?


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR