Encuentro en Portafolio.com una entrevista a Burton Malkiel, el autor del libro Un Paseo Aleatorio por Wall Street, todo un clásico del que recomiendo su lectura. Para los que no habéis leí­do el libro y os interesa la bolsa os recomiendo leer la entrevista de la que transcribo un par de párrafos:

¿En qué consiste el análisis técnico?

Trata de predecir el movimiento de los precios mediante gráficas, de acuerdo con movimientos históricos y volumen de transacciones. La idea es que al establecer la forma en que los participantes se han comportado, se puede predecir cómo procederán en el futuro. Lo relevante es la tendencia de los precios, no las utilidades, dividendos, crecimiento, tasas de interés, perspectivas económicas. Sus practicantes flirtean con las acciones como si estuvieran en una conquista sexual.

¿Qué opina sobre ellos?

Es común notar huecos en sus suelas y sus cuellos marcadamente desgastados. No hay registro de analistas técnicos exitosos pero si­ del lamentable estado en que muchos terminan. Si llegasen a aceptar una equivocación serí­a por no haber puesto suficiente atención al mensaje de sus gráficos. Ocasionalmente obtienen resultados; el problema es que no son consistentes ni superan estrategias tan sencillas como comprar y mantener. Definitivamente flotan en sueños de castillos en el aire.

 

¿En qué consiste el análisis fundamental?

A diferencia del anterior se apoya en bases firmes. La idea es que las acciones tienen un valor intrí­nseco, determinable previo cuidadoso análisis de sus condiciones presentes y perspectivas futuras. Si el precio del mercado resulta inferior, se presenta una buena oportunidad. Bajo estos parámetros se podrí­a pensar que invertir es apenas una monótona comparación de precios de mercado y valores intrí­nsecos.

 

¿Qué opinión le merece el análisis fundamental?

El problema es que entra en el terreno resbaloso de las proyecciones. No solo debe estimarse la tasa de crecimiento sino también el perí­odo durante el cual ésta se va a prolongar. Establecer valores intrí­nsecos presenta dos problemas y resulta mucho menos confiable de lo que se podrí­a pensar. Primero, las expectativas no pueden ser probadas en el presente lo que hace más complicado mantener objetividad. No importa qué fórmulas se utilicen para predecir el futuro, siempre reposan en premisas indeterminadas. Aunque muchos en Wall Street aseguran poder verlo, en realidad son tan falibles como cualquiera de nosotros.

Segundo, las cifras son manipulables; si un período resulta insuficiente para obtener el resultado deseado, puede prolongarse o aumentar la tasa de crecimiento. Una vez obtenido el resultado deseado, el analista se ufana de estar armado con información aunque el valor se determina a discreción de quien calcula. En este sentido es intrí­nsecamente imposible calcular el valor intrí­nseco de una acción; es apenas un estimativo bastante crudo, susceptible de ser utilizado para autoconvencerse de pagar un precio u otro.

Â

Como podéis observar Malkiel expresa sus ideas con bastante claridad.

[tags] Burton Malkiel, Un Paseo Aleatorio por Wall Street[/tags]

  1. Uno de los principales padres del análisis fundamental es Benjamin Graham, mentor de Warren Buffet.

    No creo que haya funcionado mal el método de intentar conocer el “valor intrínseco” 😉

  2. Pues vaya, ahora resulta que todo o es blanco o es negro, o es de día o es de noche, con la cantidad de tonalidades de gris o bellos amaneceres y atardeceres que hay entre medias.

    Me da que no es serio ni banalizar sobre el análisis técnico ni sobre el fundamental, en ambos campos hay gente grupos de éxito y grupos que han perdido hasta la camisa, no hay más que tirar de hemeroteca… anda que no hay empresas con buenos resultados y beneficios consolidadazos y crecientes a lo largos de los años y que en cambio tienen a miles de accionistas pillados (o casi arruinados). Esa gente ¿por qué entraron, por técnico porque alguna vez estuvo en subida libre o apoyo en alguna figura chartista, o porque un gran banco de inversión decía que (por ejemplo), veía las terras por fundamentales a 400 euros? ¿?

    Por supuesto al que le va mal, opere por técnico o por fundamental, es únicamente por su culpa, no por el método empleado, principalmente se suele deber a una incorrecta gestión del capital, lo demás son falacias, los traders (grandes y pequeños) de éxito lo son no por su aptitud sino por su actitud, una sola letra de diferencia sí, pero que separa dos universos radicalmente diferentes. Un post demasiado escorado 😐

    Saludos.

  3. Javier, hombre más que escorado el post será escorada la opinión de Malkiel, que es simplemente lo que reproducimos sin dar nuestra opinión. Puede parecer que reparte más caña sobre los analístas técnicos, pero en el fondo entiendo que su crítica es la misma para ambos colectivos…la dificultad que en general tienen o tenemos unos y otros en poder predecir el futuro.

  4. Si, sí, si precisamente a eso me refería, a que en el articulo (el original, no lo decía por vosotros, que estabais quoteando texto) Burton pretende ir con aires de imparcialidad, pero en realidad ‘más cera’ al análisis técnico… para acabar con otro contrasentido a la línea de flotación del propio articulo: el mercado eficiente NO existe, pero yo manejo 500.000 millones de dólares y me siento en un huevo de juntas directivas (¿otro que critica al sistema y vive de él?), y… por cierto, vendo libros 😉

    Un saludo Gurus.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Ya vuelve el Séptimo de Caballería a la Bolsa

A partir de la semana que viene pueden volver a recomprar sus acciones empresas que tienen aprobados programas de recompras de acciones por importe de unos $140 billones (billones norteamericanos) al trimestre.

Cómo George Soros tumbó la libra esterlina y ganó mil millones de dólares

Si por algo es conocido George Soros es por en 1992 haber…

Netflix. Algo no anda nada bien con sus resultados

Si en el tercer trimestre de 2015, Netflix quemó -$248 millones de caja, -$506 millones en el tercer trimestre de 2016, y -$463 millones en el tercer trimestre de 2017, ahora en el tercer trimestre de 2018 la cifra se ha disparado a hasta los -$859 millones.

Resultados de DIA. Algo más que un mal año

Con una deuda neta superior a los €1.400 millones, no hay que ser un genio de las matemáticas para intuir que DIA va a tener dificultades para poder hacer frente a sus vencimiento de deuda