Ofrecido por

GurusBlog

España es el país desarrollado en el que más ha aumentado la desigualdad en la crisis, según la OIT

 

desigualdad-compressor

La productividad por trabajador ha aumentado un 5% por encima de su salario entre 2009 y 2013, lo que ha ocasionado una caída del poder adquisitivo durante la crisis, que llega al 43% en el caso de los salarios más bajos, según el último informe mundial sobre salarios de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Esta circunstancia ha llevado a que la diferencia de ingresos entre los más ricos y los más pobres haya aumentado entre un 40% y un 50% durante la crisis y que España sea el país desarrollado –UE y EE.UU.– en el que más ha aumentado la desigualdad en estos años.

En rueda de prensa, una de las autoras del informe, Rosalía Álvarez, ha explicado que los salarios en España crecían un 1,1% en 2007, mientras que en 2013 caían un 1,3%. Este proceso ha sido, según Álvarez, más marcado que en otros países desarrollados.

Si bien, la productividad laboral ha ido aumentando durante todos estos años. Concretamente, la brecha abierta entre productividad y salarios ha sido del 5% entre 2009 y 2013, y en ese proceso también ha caído el poder adquisitivo de los trabajadores hasta un 17% de media.

Y es que, de este poder adquisitivo, el peso de los salarios ha pasado en España de suponer el 70% en 2006 al 60% en 2013, mientras que las otras fuentes de rentas (subsidios, transferencias sociales, pensiones, ganancias de capitales, etc.) no han variado.

Atendiendo a los diferentes segmentos de rentas, las más bajas han llegado a perder durante la crisis hasta un 43% de su capacidad adquisitiva, por la pérdida del empleo, pero también por la rebaja de los salarios. Por su parte, las rentas más altas apenas han perdido un 3% de su poder de compra, básicamente por unos menores ingresos por pensiones.

“Los trabajadores y sus hogares están obteniendo una parte más pequeña del crecimiento económico, mientras que los propietarios del capital reciben mayores beneficios”, explica la OIT.

ESPAÑA, EL PAÍS CON MÁS DESIGUALDAD.

La organización alerta en este punto de que España es el país entre los desarrollados en los que más ha aumentado la desigualdad durante la crisis. Además, en España los inmigrantes ganan un 30% menos que los trabajadores nacionales y, más aún, si las mujeres fueran remuneradas según factores como antigüedad, cualificación, horas trabajadas, etc. “deberían ganar más que los hombres”, ha señalado Álvarez.

En cuanto a los cambios necesarios para reducir las desigualdades y recuperar el poder adquisitivo perdido, Álvarez ha explicado que “la reducción de la desigualdad empieza en el mercado de trabajo”, a través de la creación de empleo de calidad y con sueldos remunerados de acuerdo con las capacidades y la productividad.

Por su parte, el director general de la OIT en España, Joaquín Nieto, ha asegurado que “existe margen para subir salarios, tanto como lo permita la productividad”. Preguntado por cuál debería ser el incremento salarial para recuperar el terreno perdido, Nieto ha indicado que ello debe acordarse en el ámbito de la negociación colectiva. “La pregunta no es si deben subir los salarios, sino cuánto deben subir”, ha remachado.

En cualquier caso, desde la OIT recomiendan aplicar nuevas políticas fiscales redistributivas, subir el salario mínimo interprofesional (SMI) y transferencias para ayudar a los hogares con menos ingresos. Según Nieto, solventar estas desigualdades es “la prioridad de las prioridades” para relanzar el consumo interno, reactivar la economía y crear empleo.

Saber más sobre los temas de este Post

Conversación


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR