Ofrecido por

GurusBlog

Mejoramos un puesto en el ránking mundial de competitividad

competitividad

Vamos progresando.  España ha logrado ganar una posición en el ranking mundial de competitividad elaborado por el Foro Económico Mundial (FEM), en el que ocupa el puesto 35, gracias al impulso de factores como las infraestructuras, el uso de nuevas tecnologías y la formación, que contrarrestan el lastre del déficit o el acceso a financiación de las empresas, cuestiones en las que el país aparece en las útimas posiciones del listado.

De este modo, España se sitúa al nivel de economías como Chile (34º), Omán (33º) o Kuwait (36º), mientras que aparece como el décimo país más competitivo de la zona euro, sólo por delante de Malta (41º), Italia (49º), Portugal (51º), Chipre (58º), Eslovenia (62º), Eslovaquia (78º) y Grecia (91º).

No obstante, con una puntuación total de 4,57 puntos, España aún sigue lejos de los países líderes mundiales en competitividad, que vuelven a ser:

1- Suiza (5,67 puntos)

2- Singapur (5,61)

3- Finlandia (5,54)

4- Alemania (5,51)

5- EEUU (5,48)

Los autores del informe destacan que España cimenta su competitividad en unas infraestructuras “de primer nivel”, que obtienen la sexta mejor valoración de los 148 países examinados, así como en el uso de nuevas tecnologías de la información (23ª) y, a pesar del elevado nivel de paro, en una fuerza de trabajo bien formada gracias a la elevada incidencia de la educación terciaria (8ª).

Banca y Gobierno los problemas de España

El principal problema para la competividad del país, a pesar de los cientos de miles de millones de euros que ha recibido, sigue siendo el sector bancario. De hecho, el acceso a la financiación aparece como el mayor problema a la hora de hacer negocios en España (27,7%), seguido por la ineficiencia de la burocracia pública (17,6%), una resstrictiva regulación laboral (14%) y los impuestos (10,5%).

Entre la multitud de factores examinados por los autores del informe, España obtiene sus peores calificaciones en cuestiones macroeconómicas como el déficit presupuestario (145º entre 148 países analizados) y deuda pública (132º).

En relación al sector financiero, el informe sitúa a España en el puesto 138 en cuanto a facilidad para obtener un crédito, mientras que la solidez de la banca ocupa la posición 127.

Asimismo, la eficiencia del mercado laboral español es puesta en cuestión, puesto que España no logra entrar entre los 100 primeros clasificados en numerosas variables, incluyendo la flexibilidad salarial (131º), salarios y productividad (132º), contratación y despido (123º).

Otra de las áreas más cuestionadas por el FEM es la relacionada con la eficiencia del mercado, donde España ocupa el puesto 121 en el porcentaje de importaciones en relación al PIB y el 116 en el número de trámites necesarios para abrir un negocio.

En cuanto a LatAm, así quedan en el ránking los principales países de la región:

34- Chile

40- Panamá

54 – Costa Rica

55- México

56 – Brasil

61- Perú

69 – Colombia

71 – Ecuador

98 – Bolivia

104 – Argentina

134 – Venezuela.

El último país del ránking es el Chad ocupando la posición 148.



Saber más sobre los temas de este Post

Conversación


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR