GurusBlog

España: ¿Recuperación o Mentiras?

No podemos ignorar artículos como el que acaba de publicar Roberto Centeno en ElConfidencial.com, ni por su contundencia ni por su coincidencia en muchos de los argumentos que venimos dando desde Cluster Family Office. Antes de entrar en los detalles, cabe recordar que Centeno fue Consejero-Delegado de empresas como Butano, Enagas, Campsa y actualmente es Presidente de Eneroil. Además es Doctor en Ciencias Económicas por la Universidad Complutense de Madrid y Catedrático de Economía en la Escuela de Ingenieros de Minas de la UPM.

A pesar de haberos enlazado el artículo original en el encabezado de este post, os resumiremos aquí algunos de sus argumentos más destacables. Preparaos para recibir el shock traumático de unos cuantos bofetones de realidad, como venimos advirtiendo constantementeuna y otra vez. Pero como en la película Matrix, la mayoría prefieren tomar la píldora azul de las declaraciones y versiones de la realidad virtual de la recuperación, que nos tratan de inculcar machaconamente los gobiernos. Sin embargo nosotros ya os recomendamos tomar la píldora roja hace 5 años. Cómo pasa el tiempo…:

La recesión continúa y ya estamos al borde de la deflación. By Roberto Centeno.

Mentirosos, irresponsables y desalmados han llevado a la miseria a los más desfavorecidos y  aplastado a la clase media con impuestos confiscatorios. Estos son las calificaciones que merecen Rajoy y sus secuaces mientras festejan hipócritamente el engaño a un pueblo al que no sólo no han sacado de la recesión, sino que lo han llevado al borde de una deflación que traerá más pobreza, dolor y lágrimas. Las cifras de PIB y empleo del tercer trimestre de 2013 son manifiestamente incompatibles. Una destrucción de empleo de 70.000 personas en términos desestacionalizados no es compatible con una subida (aunque sea marginal) del PIB, subida que, comparada con la caída del 98% de sus componentes, no es ya que sea incompatible, sino que es un imposible metafísico, como explicaré después.  

Como decía Jean Claude Trichet, anterior presidente del BCE, “las estadísticas españolas son difíciles de creer”. Desde entonces se ha sobrevalorado tanto el PIB que, a día de hoy, la cifra oficial supera a la real en torno al 30%. Rajoy ha puesto  en marcha la misma operación demarketing que Zapatero con los brotes verdes de 2009, que todavía no han llegado. Decidió que el crecimiento del tercer trimestre sería positivo y cursadas las órdenes oportunas, así ha sido. ¿Quién hubiera dicho que el trío de ineptos históricos, responsables de nuestra mayor depresión económica en dos siglos -Zapatero, Solbes y Salgado- podrían ser superados por el nuevo(Rajoy, Montoro y Guindos)?

Pero es lo que hay, la nueva terna ha batido todos los récords de endeudamiento. En sólo 18 meses, la deuda ha crecido en 333.000 millones de euros -deuda pública total, no solo la computable-, es decir, el 32,6 % del PIB, que es la cifra más alta jamás conocida.

(…)

La destrucción de empleo después de 66 meses de caídas continuadas sigue a un ritmo inasumible: 500.000 personas hasta septiembre y más de un millón desde que Rajoy es presidente, que coincide con la pérdida de cotizantes de la Seguridad Social: un millón cien mil. Y si entramos en la letra pequeña, el tema es aún peor: el trabajo se está precarizando a toda velocidad. El número de contratos indefinidos en el tercer trimestre se redujo en 146.300 personas y aumentó en 169.500 el de contratos temporales. Dicen que el número de hogares con todos los miembros en paro se reduce en 13.400, pero resulta que la cifra  total de hogares ha caído en 48.800, es decir, que hay un incremento de 35.400.

Las mentiras de Rajoy & Banqueros S.L.

Un ejemplo de cómo manipulan  la realidad Rajoy & Banqueros S.L., ha sido la publicación de resultados del Banco de Santander, una entidad que, a pesar de su enorme expansión internacional, no ha creado -sino destruido- valor para sus accionistas en los últimos diez años, no así para sus consejeros y ejecutivos, que, literalmente, se han forrado. Los resultados a septiembre han sido espectaculares: “Hemos incrementado el beneficio neto en un 77%”.

Pero en cuanto uno analiza las cuentas, se da cuenta de que el Santander no va a mejor, sino a peor. Como señalaba aquí el viernes Eduardo Segovia “el beneficio del negocio puramente financiero -en España- cae un 51%, y los márgenes del tercer trimestre vuelven a caer de la mejoría experimentada en el segundo trimestre”.

El negocio bancario en España es “un p… desastre, la morosidad se los va a comer por los pies, si Bruselas no traga con el camelo de los créditos fiscales (1), ni un solo banco español aprueba los stress test”, me confesó un conocido analista. El Santander ha camuflado la realidad con la reducción de 1.000 millones para insolvencias justo cuando la morosidad oficial no para de subir, hasta el 6,4% frente al 3,6% hace un año; la real es más del doble. El resultado final es que las principales casas de análisis han rebajado el precio de la acción, con la recomendación de vender.

(…)

Y en el caso del BBVA, misma historia: “Gana un 86% más”. La realidad es exactamente la contraria y además ha defraudado incluso más que el Santander al consenso del mercado. El beneficio neto ha crecido muy por debajo de lo esperado, 195 millones frente 614, la mora ha subido al 6,7% (más de 120 puntos básicos) y el ratio de cobertura ha bajado al 60% (menos de 860 puntos básicos).

Otro ejemplo, el del Sabadell, que ya es de aurora boreal. “Hay pocas cosas que decir cuando en el trimestre se han incrementado los impagados en 2.100 millones y las provisiones son justo de 261 millones, la mora asciende al 12,6% (más de 199 puntos básicos) y el ratio de cobertura baja al 42,4%(menos de 550 puntos básicos)”, afirma una prestigiosa casa de análisis.

¿Cómo es posible que la bolsa suba cuando los resultados de las empresas del Ibex son los peores del mundo occidental? La razón es simple: la entrada de dinero especulativo, por la enorme cantidad de liquidez existente, pero sin trasladarse al mercado de deuda. Y eso sólo tiene una explicación: la nula confianza en la recuperación de la economía española, algo que se observa también en el mercado inmobiliario. En este sector, el interés inversor no se traduce en el cierre de más operaciones (siguen al mismo ritmo que años anteriores) por la sencilla razón de que los precios pedidos por los bancos están muy lejos aún de lo que piensan los inversores, que esperan bajadas importantes (2).

Y en esta misma línea, Rajoy y sus secuaces nos dicen que “la recesión ha terminado, crecemos al 0,1%”. Pues si la recesión ha terminado, el resultado de sus grandes bancos, principales responsables de la misma, debería haber mejorado y no ser “un p…. desastre”. Su comodín estrella es la exportación, pero si analizamos la situación hoy, la tasa de crecimiento de las exportaciones es la tercera parte que con su predecesor. Además, en el tercer trimestre de este año las tasas han caído a la mitad respecto del trimestre anterior, y la aportación del sector exterior al PIB permanece estancada en 2 puntos. Pero lo más grave es la brutal caída de la inflación, que de junio a septiembre ha pasado del 2,0% al 0,3% y que presentan como un éxito, cuando  es un auténtico desastre.

La deflación de deuda nos lleva a la depresión.

“España está al borde de la tumba de la deflación”, afirmaba el Daily Telegraph la semana pasada. El pasado mes de agosto, Juan Labordaseñalaba que “España ha entrado en deflación por endeudamiento”. Ante impuestos y subvenciones constantes, el IPC lleva ya varios meses en negativo, y eso es una deflación en toda regla.

¿Qué es una deflación por deuda? Durante la Gran Depresión, el conocido economista norteamericano Irving Fisher (1867-1947) desarrolló una explicación de la misma según la cual la crisis económicas y financieras (la nuestra), se originan por la explosión de una burbuja crediticia.

(…)

El dinero fácil provocado por nuestra entrada en el euro y el comportamiento criminal del Gobierno y el Banco de España fueron la causa de la crisis. Los eslabones son estos:

Estalla la burbuja y la liquidación de deuda da lugar a ventas de urgencia. Caída del precio de los bienes. Reducción de la riqueza. Caída de beneficios, incremento de las pérdidas. Se hunde la construcción y la producción. Paro. Atesoramiento y movimientos especulativos. Los bancos detienen los préstamos para protegerse. Los bancos venden inversiones de urgencia. Quiebra de bancos, en nuestro caso, desgraciadamente, apuntalados temporalmente con ríos de dinero público. La combinación de deuda y deflación es la que provoca el mayor daño, porque una deflación causada por deuda reacciona sobre la deuda.

Y aquí aparece lo más grave: la liquidación de deuda no puede mantenerse a la vez que la caída de precios, y entonces se produce la clave de la depresión: cuanto más pagan los deudores, más deben. “Mientras más se incline el barco de la economía, su tendencia será a inclinarse más. La tendencia no es a enderezarse a sí mismo, sino a volcarse.” La deuda actual pública y privada en España es la más grande jamás conocida, tanto nominalmente como en la realidad, y a menos que se evite la caída del nivel de precios –y la política de estos insensatos es justo la contraria, mas deflación salarial y de todo tipo– la recesión tiende a profundizarse en una espiral viciosa que acaba en la quiebra, en desempleo y en hambre.

(…)

Muchos analistas aplauden las medidas del Gobierno de más impuestos, menores salarios y recortes drásticos a los más débiles. Que estosseudoexpertos pasen por alto que la política fiscal confiscatoria, el déficit de las Administraciones Públicas y la ausencia de crédito hacen imposible cualquier salida de la crisis no sólo es impresentable, además es canallesco.

Y, en segundo lugar, no estamos saliendo de la recesión porque las cifras independientes así lo demuestran. Para empezar, en un escenario macro, la discrepancia entre los datos de los resultados económicos de las empresas de todos los sectores (industria, servicios, exportación, es decir, una muestra del 20% del PIB) obtenidos por la Central de Balances del Banco de España, por un lado, y el excedente de explotación publicado por el INE, por otro, tienen que discurrir en forma paralela porque miden básicamente lo mismo; sin embargo, han seguido caminos diferentes desde 2008. Y como eso es imposible, la cuestión es: ¿de quién se fían más ustedes? En el primer trimestre de este año, la encuesta de la Central de Balances dio una caída de la economía en tasa interanual del -5,6%, la Contabilidad Nacional del -2%. En el segundo trimestre, las cifras fueron -3,8% y -1,8%, respectivamente.

Y respecto al 0,1 positivo del tercer trimestre, no coincide con ningún indicador de actividad y demanda. La demanda privada ha sido del 59% del PIB, las ventas de grandes empresas en el tercer trimestre cayeron un 4,7% frente a la caída del 3,6% del trimestre anterior, y el índice del comercio al por menor ha descendido un 3,7%. La formación bruta de capital fijo, un 20% PIB.

Las disponibilidades de bienes de equipo en el tercer trimestre ha caído un 3% frente a la subida del 3,0% del segundo trimestre. Las exportaciones de bienes han aumentado un 2,5% frente a 11,9% del trimestre anterior; las importaciones han descendido un 3,3%.

Otros indicadores: el consumo de energía eléctrica del tercer trimestre ha caído un 2,2%, que se suma al descenso del 1,5% del periodo anterior; la financiación al sector privado ha bajado un 9,6%. No hace falta ser economista para darse cuenta de que o estas cifras son falsas o lo son las del Banco de España a las órdenes del Gobierno. Los indicadores independientes dan una caída trimestral del PIB del orden del 2,5%. Ustedes deciden cuál se creen.

  1. Deducción de impuestos sobre beneficios futuros a cuenta de sus pérdidas pasadas y de los gastos adelantados de provisiones. La legislación bancaria Basilea III obliga a quitarlos del capital desde 2014. Si se hace, la solvencia de la banca española se desplomaría.

  2. Borja Mateo, el mayor experto independiente afirma que “en términos reales, los pisos bajarán el 75-80% desde máximos en las grandes zonas urbanas y el 80-85 % en las zonas de segunda residencia. El año 2013 es uno de los peores momentos para adquirir vivienda: lo que hoy parezca un “chollo” será muy caro en los próximos meses”.

En definitiva, creamos o no el 100% de las afirmaciones de Centeno, España se hunde aunque la orquesta siga sonando eufóricamente. Y el Estado se ha convertido, sin que muchos se percaten, en una S.A. que ha perdido su condición de soberanía y de ente público. Se le trata y tratará como una corporación, como explicamos en “España, S.A.”, que está en quiebra. Y a pesar de que hasta hoy las bajas causadas en esta corporación en fallida han sido mínimas (preferentes, accionistas de bancos, propietarios de inmuebles, subidas de impuestos, empresarios, etc.), el desastre puede potencialmente afectar y mucho a los bolsillos de la mayoría de sus propietarios, o sea a los españoles menos cautos y peor informados a la hora de invertir y proteger sus patrimonios.

Saber más sobre los temas de este Post

Conversación


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR