GurusBlog

Estancamiento Secular

PIB-Real-compressor

 

El “estancamiento secular” no es una idea nueva. Fue popularizada por primera vez por Alvin Hansen, economista y discípulo de Keynes, en la dura década de 1930. Hansen pensaba que una desaceleración del crecimiento de la población y del progreso tecnológico reduciría las oportunidades de inversión. Los ahorros entonces se acumularían sin usarse y el crecimiento se desplomaría a menos que los gobiernos pidieran prestado para apuntalar la demanda. Tras el auge económico de la década de 1950, el interés por la hipótesis disminuyó.

La teoría es ahora popular de nuevo gracias en gran parte a un discurso de 2013 de Larry Summers, economista de Harvard, en el que sugirió que el mundo rico podría estar sufriendo de “estancamiento secular“. A pesar de que las burbujas de activos se inflaron antes de la crisis financiera, el crecimiento de las economías ricas fue poco vertiginoso, lo que sugiere una falta de oportunidades de inversión productiva. Y hay una serie de razones para pensar que desde entonces se ha vuelto más difícil vigorizar el crecimiento.

 

edad-trabajar-compressor

 

Una propensión a ahorrar demasiado y a consumir demasiado poco se debe a más motivos además de la demografía. Los niveles de desigualdad de ingresos y de riqueza en todo el mundo rico han ido en aumento. El gráfico anterior se centra en los ingresos y utiliza un índice conocido como coeficiente de Gini. En un país hipotético con un coeficiente de 0, todo el mundo tiene exactamente el mismo ingreso; en una nación con un coeficiente de 1, una sola persona se lleva todo. Debido a que los más ricos tienen más probabilidades que los más pobres de ahorrar dinero en lugar de gastarlo, un aumento de la desigualdad es también probable que amortigüe el consumo y el crecimiento.

 

gini-compressor

 

Adicionalmente a la contracción del consumo, el pago del crecimiento en el mundo rico ha sido estrangulado desde hace varios años. Entre 1991 y 2012 el incremento medio anual de los salarios reales en Reino Unido fue del 1,5% y en EEUU del 1%. Eso es menos que la tasa de crecimiento económico del período y mucho menos que en décadas anteriores. A otros países les fue aún peor. El crecimiento del salario real en Alemania desde 1992 hasta 2012 fue sólo del 0,6%; Italia y Japón no vieron aumento. Los promedios ocultan mucha variación.

El salario real para la mayoría de los trabajadores se mantuvo estable o incluso cayó, mientras que para los mayores ingresos se disparó. Los cambios tecnológicos pueden profundizar tal polarización. En un documento de 2013 la Universidad de Oxford analizó más de 700 ocupaciones diferentes para ver la facilidad con que podían ser automatizadas, y concluyó que el 47% del empleo en EEUU está en alto riesgo de ser automatizado en los próximos años.

 

bono10-compressor

 

Todos estos factores, junto con otros como el ajuste fiscal y el acaparamiento de efectivo por las empresas, han tenido el efecto de forzar a la baja los tipos de interés. Los rendimientos reales de los bonos gubernamentales han estado cayendo durante más de una década, dando a entender que el exceso de ahorro tiene muy pocos lugares adonde ir. Que todo esto confirme la teoría del “estancamiento secular” es una pregunta abierta, algunos piensan que la economía sólo está sufriendo una resaca cíclica de la crisis financiera. Pero la táctica habitual de la reactivación del crecimiento a través de menores tipos de interés es, sin duda, mucho más difícil de lograr. ¿Qué podría hacerse?

Algunos abogan por el aumento de la inversión en infraestructuras públicas financiadas con déficit; otros por aumentar la edad de jubilación para alentar a las familias a gastar más y ahorrar menos. Y otros sugieren estímulo monetario más vigoroso para elevar la inflación, lo que llevaría los tipos de interés reales a terreno negativo al máximo posible.

La promulgación de un impuesto sobre el patrimonio para desincentivar a los ricos de tener sus ahorros infrautilizados es otra respuesta posible, como lo es sancionar a las empresas que no inviertan su dinero extra en salarios o inversión. La llegada de una innovación tecnológica que cambiase el mundo y creara una oleada de nuevas inversiones sería muy útil también.

Traducido por: Gustavo Rivero

linkedin.com/in/griverog

Vía The Economist

Saber más sobre los temas de este Post

Conversación

6 comentarios

  1.    Responder

    Yo supongo que al final algunos bancos centrales empezaran a cojer el papel de la banca privada ya que han visto que les estan prestando cientos de miles de millones de euros a tipos muy muy bajos, y en vez de invertir en pimes y dar credito a los ciudadanos lo que hacen es comprar bonos de los paises y operar en divisas como los grandes bancos de inversión, por eso en parte lo de las QE ademas algunos de esos bancos privados estan demasiado politizados y corren el mismo peligro que las cajas a vistas futuras el riesgo de ir hacia una quiebra, y eso lo han podido hacer en las caja pero en los bancos a los inversores institucionales no se la van a colar, ademas se encuentran ante grandes empresas tecnologicas como apple y google que quieren dedicarse al negocio de los prestamos y otra serie de asuntos financieros asi que o se ponen las pilas o se las acabaran con ellas puestas.

    1.    Responder

      La verdad es que tampoco es el papel de los bancos centrales el sustituir a la banca comercial, ya que se demuestra que ni unos ni otros tienen los suficientes estímulos para ser prestatarios eficientes. Creo que el modelo vendría por cambiar la fiscalidad sobre los préstamos y la riqueza que se obtiene de forma que un banco comercial tenga un tipo impositivo muy bajo si gran parte de su dinero no es prestado y este tipo impositivo sea decreciente conforme vaya incrementando ese volumen total. De esta forma fomentamos que estos bancos comerciales sean más favorables a prestar dinero a terceros, bajo condiciones de riesgo aceptables. De este modo si el banco presta dinero a una persona solvente le ponga un interes real, que no nominal, más bajo que una menos solvente.

  2.    Responder

    Buen artículo! Últimamente leo en algunos foros la propuesta de que los bancos centrales inyecten dinero no a los bancos sino a la población en general. Por ejemplo, que el BCE ingrese a todos los ciudadanos 100 euros cada dos meses durante un año. Aunque parezca una propuesta pintoresca, tendría un efecto redistributivo de la riqueza, aumentaría la inflación y reactivaría el consumo. Me gustaría saber la opinión de algún forero más entendido que yo en economía.

    1.    Responder

      La cantidad es poca. Tendría que ser un suplemento mucho mayor para las familias de bajos ingresos. De manera de disminuir las diferencias sociales, mejorar las posibilidades de las familias de educar a sus hijos y de obtener un mejor empleo. Mejor aún es que el BCE invierta una cantidad importante en infraestructuras que mejoren drásticamente la eficiencia económica, así como en I+D+i.

    2.    Responder

      Hombre la verdad, la verdad creo que la medida sería poco útil ya que la mayor parte de esa población tiene pocos ingresos, y su incremento en cantidad de dinero disponible sería poco menos que de un impacto nulo. Por otro lado a las rentas más altas tampoco serviría ya que sus niveles de consumo poco o nada cambiarían. Lo mejor es fomentar el restablecimiento de un indice de Gini que sea superior a 60 ya sea vía exenciones, o impuestos a las empresas que menos ayuden a esa redistribución. Ese incremento del liquido para los trabajadores reactivaría el consumo, aunque no sé si esto es sostenible a L/P con las actuales limitaciones en recursos naturales.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR