Ofrecido por

GurusBlog

Europa y su plan de 315.000 millones para reactivar la economía. Ingeniería financiera sin poner un euro

 

jean-claude-juncker-ok-compressor

La Comisión Europea aprobó este martes su plan para movilizar 315.000 millones de euros de inversión adicional durante los próximos tres años, cuyo objetivo es reactivar la economía y evitar una tercera recesión. Iniciativa del actual presidente de la Comisión Jean Claude Juncker (si el mismo de Luxleaks), de salir adelante el plan va a marcar un nuevo hito en el campo de la ingeniería financiera o cómo lograr poner sobre la mesa un plan de estímulo de 330 mil millones de euros poniendo sólo 21 mil millones de dinero de verdad.

El plan se basa en la creación de un nuevo Fondo Europeo para las Inversiones Estratégicas, que contará únicamente con 21.000 millones de euros de fondos públicos comunitarios (no de dinero nuevo, sino ya presupuestado) y con el que se pretende atraer inversión privada para proyectos de transportes, energía, I+D o redes digitales.

Hoy en teoría nos tienen que explicar los detalles de cómo se articulará el plan pero de momento por lo que se ha apuntado la cuadradura del círculo de cómo en teoría lograr un plan de estímulo potente sin casi poner dinero de verdad se logrará gracias a un esquema similar al de las hipotecas subprime es decir:

Se crearán vehículos financieros con un apalancamiento de casi 15 veces para financiar autopistas, líneas de ferrocaril y cualquier otra infraestructura que se les pase por la cabeza en los que la Comisión Europea pondrá el grueso del equity o capital con fondos públicos y la inversión privada básicamente pondrá la deuda. En caso de que el proyecto no sea rentable los fondos públicos asumirán en primer lugar  las pérdidas, con lo que con eso se prentende lograr que los proyectos tengan un buen rating y en caso de que salgan bien los beneficios serán para la iniciativa privada.

Un esquema que en España nos resulta bastante similar en proyectos como el de Castor o el de las autopistas que ahora van a ser rescatadas por el Estado por ser totalmente deficitarias. En el mejor de los casos, el plan de estímulo no se empezará a notar hasta 2016, en el peor en la Unión Europea empezarán a proliferar cómo setas proyectos de infraestructuras como el de Castor o el de las radiales de Madrid, proyectos sobredimensionados con escaso sentido y en donde las pérdidas serán para el dinero público y las ganancias para la iniciativa privada.

Bruselas calcula que el plan añadirá entre 330.000 y 410.000 millones de euros al PIB de la UE y creará entre 1 y 1,3 millones de nuevos puestos de trabajo en los próximos tres años gracias al aumento de la inversión, que actualmente es un 15% de media inferior a los niveles previos a la crisis en 2007.

El Ejecutivo comunitario todavía no cuenta con una lista de los proyectos estratégicos que se financiarán con este plan. La selección la realizará un comité de expertos una vez constituido el Fondo, atendiendo únicamente a la calidad y a los méritos de cada proyecto y “sin cuotas por país o por sector”, según han explicado fuentes comunitarias. El Gobierno de Mariano Rajoy quiere que el plan sirva para financiar interconexiones energéticas y proyectos de transporte en España.

Bruselas espera que el Fondo -que debe ser aprobado por los líderes europeos en la cumbre del 18 y 19 de diciembre- esté operativo a mediados de 2015.

El nuevo Fondo aportará, con sus 21.000 millones de euros, una protección parcial de riesgo (es decir, asumirá las primeras pérdidas) al Banco Europeo de Inversiones. Gracias a ella, el banco público de la UE podrá aumentar su volumen de crédito en 60.000 millones de euros y espera movilizar así hasta 315.000 millones gracias a la inversión privada.

Para lograr estos 21.000 millones de euros sin aumentar el déficit ni la deuda de los Estados miembros, se creará una garantía de 16.000 millones de euros con el presupuesto de la UE. Pero la garantía sólo se provisionará al 50%, es decir, con 8.000 millones de euros. Este dinero vendrá de sumas ya presupuestadas para infraestructuras (3.300 millones) y para I+D (2.700 millones) y de la reserva prespuestaria (2.000 millones). El BEI aportará los 5.000 millones restantes también de su reserva.

El nuevo fondo no emitirá bonos sino que se servirá de los bonos del BEI, que gestionará las inversiones.

Bruselas sostiene que, gracias a los estímulos monetarios del Banco Central Europeo, ya hay mucha liquidez en los mercados. El problema es que los promotores de proyectos no asumen la iniciativa por el alto grado de incertidumbre. El plan de inversión servirá, según la Comisión, para aumentar la confianza de los promotores al quitarles parte del riesgo.

Las “líneas rojas” que se ha marcado la Comisión a la hora de elaborar este plan son tres: no poner en riesgo el rating triple A del BEI, no cambiar el presupuesto de la UE para el periodo 2014-2020 y no modificar las reglas del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, según las fuentes consultadas. Creo que debe ser el primer plan de estímulo económico diseñado sin que se aporte casi dinero de verdad.

Saber más sobre los temas de este Post

Conversación

2 comentarios

  1.    Responder

    Los ministros de economía, reunidos en Bruselas en el marco del Eurogrupo, han optado por la reducción del déficit público y la consolidación fiscal, descartando el plan de estímulos propuesto por la Comisión. Este plan consistía en inyectar 50,000 millones de euros directamente en la economía europea, fundamentalmente mediante programas de inversión productiva y ayuda a la creación de empleo. De esta forma se hubiera puesto punto y final al periodo de austeridad iniciado en 2010.
    Por otra parte, desde su sede en Frankfurt, el Banco Central Europeo decidía prorrogar el arsenal de estímulos monetarios (compra de deuda pública y corporativa, junto con la aplicación de tipos de interés negativos). Estas medidas pretenden reducir las primas de riesgo y los costes de financiación para la inversión empresarial y la compra de vivienda. Por ejemplo, desde su puesta en marcha, la política ultra-expansiva del BCE ha reducido el coste de la deuda pública española. Más recientemente, las condiciones de acceso al crédito por parte de las familias y las empresas han mejorado, lo que también se puede atribuir a las medidas del BCE.

  2.    Responder

    Isn’t financial engineering great?


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR