hedge funds bolsa

Últimamente hemos tenido una sorpresa importante en la bolsa ante una ocultación de una falsificación de las cuentas de una empresa que cotizaba en el mercado alternativo bursátil español y que ha dado lugar a un escándalo. Efectivamente, estoy hablando de Gowex y de cómo es posible falsear al menos 4 años las cuentas sin que este hecho no halla tenido ningún reflejo negativo en la cotización de la empresa en bolsa.La pregunta que hoy día se nos viene a la cabeza a muchos economistas es la siguiente:

¿ Esta situación es posible entre las empresas del IBEX·35?

La respuesta que me doy yo es que no, pero no pondría la mano en el fuego sobre la veracidad o grado de imagen fiel de las cuentas de cualquier empresa hoy día, y menos aún si la auditora no es una empresa de reconocido prestigio.¿Se imaginan que la auditora de Gowes hubiese sido una firma importante, de prestigio?

El fondo de este artículo hace una crítica al uso abusivo y muchas veces exclusivo del análisis técnico como método de predicción del precio de una acción en un futuro próximo.

Evidentemente tampoco es que tenga una fe ciega en el análisis fundamental, ya que este caso ha demostrado que se pueden  falsear cuentas durante más de 4 años  en empresas que cotizan en bolsa.

Imagínense qué golpe supone este hecho para la mayoría de empresas pequeñas y medianas que no cotizan en bolsa para poder financiarse de forma ajena a la banca.

¿Podemos considerar este hecho un caso más como el escándalo de las cajas?

La profesión de broker bursátil muchas veces va mucho más allá de los conocimientos técnicos del análisis bursátil y se adentra en  corazonadas y el propio azar.

No crean a ningún asesor bursátil que les cuente que tiene unos conocimientos para ganar al mercado de forma más o menos continua en el tiempo, ya que si fuera así no se dedicaría a asesorar a otros sino a arriesgar su propio capital de forma continua.

¿No conocen ninguna empresa que tenga un nombre resultón y cuyos datos  fundamentales sean sospechosos pero que cotiza en bolsa de forma positiva milagrosamente?

Si el análisis técnico no es suficiente y el análisis fundamental puede estar basado en datos falsos, coincidirán conmigo que esto de invertir en bolsa tiene una componente importante de azar o riesgo, y más aún si pasamos por una crisis económica de tamaño desconocido hasta hoy día.

Si esto se ha destapado en una sociedad que cotiza en bolsa, no quiero ser mal pensado sobre lo que puede ser la realidad de muchas sociedades que no coticen en bolsa hoy día pero…

En el fondo, este caso de Gowex pone contra las cuerdas el sistema que debe existir de comunicación de los hechos relevantes veraces de la empresas que cotizan en bolsa, aunque se trate de empresas medianas que coticen en el mercado alternativo bursátil. Pero es más, pone en duda los métodos existentes hoy día para la valoración de empresas por parte del inversor ajeno a la empresa en cuestión.

Es más, yo creo que sólo se puede hacer un análisis profesional bastante acertado sobre el valor de una sociedad estando al corriente del día adía de la empresa.

La verdad es que el caso de Gowex es difícil de explicar, ya que no sólo han sido engañados inversores sino que al parecer también los propios trabajadores y durante un período de tiempo bastante amplio.

La conclusión es que no hay análisis plenamente de confianza para valorar empresas, a no ser que uno sea un consejero de la propia empresa y siga al detalle la marcha de la misma. En este caso lo que es difícil de avaluar es el entorno de la empresa, aspectos de macroeconomía.

Hoy día la preguntan que se pueden hacer muchas empresas medianas es ésta:

¿Por qué cotizar en el MAB?

  1. Ya pasó con una de las Big Four: Bankia con Deloitte. Y fuera de España Deloitte también ha tenido algún lio que otro con la auditoria de algún banco.

  2. Los que auditaron Enron (Arthur Andersen) acabaron en Deloitte. Se puede valorar mejor una empresa buscando en Google que consultando las cuentas “auditadas” por una de las Big Four, es un hecho.

  3. Parece que hay unanimidad en que las auditorías dejan mucho que desear.Las palabras que pueden definir la situación actual en el mundo de las finanzas y de la política son incertidumbre y corrupción. Ni renta fija, ni renta variable, ni inversión inmobiliaria, etc. Ya me dirán dónde pueden estar invertidos los ahorros y que uno pueda dormir tranquilo.

  4. Es más dificil, pero puede ocurrir perfectamente. La labor del auditor no es encontrar los fraudes, sino verificar que las cuentas que presenta la empresa, y de la cual son responsables los administradores de éstas, son fieles. Es complicado discernir la linea roja que lo separa, pero ante un caso de fraude no es responsabilidad del auditor. Dicho esto, obviamente una Big Four tiene más capacidad para econtrarlos pero como habéis indicado, hay más de un caso. Lo que me lleva a estar totalmente de acuerdo con el artículo, si quieres tener una valoración objetiva buena de una empresa, lo mejor es trabajarte día a día lo que pasa en ella

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Los libros recomendados por los economistas más importantes del mundo en 2017

La prestigiosa Bloomberg ha pedido a finales de este 2017 a personalidades…

Aprobado el canon AEDE. La ley más infame de la historia de internet

Hoy, 22 de julio la Comisión de Cultura del Congreso aprobó con…

Cómo George Soros tumbó la libra esterlina y ganó mil millones de dólares

Si por algo es conocido George Soros es por en 1992 haber…

Asalto a la Reserva Federal de Nueva York. Se llevan 100 millones de dólares

Supongo que la mayoría de vosotros habrá visto la Jungla de Cristal…