GurusBlog

Expectativas para los bancos en el 2016

bancos-compressor

Aunque se han conseguido grandes avances, los bancos para el próximo año tienen por delante difíciles retos. La rentabilidad y los nuevos competidores pueden ser gran parte de su lista.

El próximo año no será un camino fácil para los bancos en España. La situación está mucho mejor que hace unos años ya que los bancos han conseguido ser solventes y tener provisiones suficientes por lo activos malos que siguen todavía intoxicando sus balances.

Pero existen grandes retos por delante en el sector bancario. El primero de todos sería mejorar la rentabilidad, que según informaciones del Banco de España, en varios casos sigue estando por debajo del coste del capital.

El retorno de capital (ROE) de las entidades bancarias en sus negocios domésticos está sobre el 5 por ciento, según los últimos datos publicados por el Banco de España. No se espera que el ROE pueda volver a los niveles que estaba antes de la crisis, cuando muchos bancos superaban los niveles del 20 por ciento, pero todos esperan que, para el sector bancario sea sostenible, hay que remontar hacia los dos dígitos.

Existen factores que afectan negativamente sobre la rentabilidad del sector bancario. Estos factores son en esencia cuatro y, al menos tres de ellos, son externos, es decir, que las entidades bancarias tienen poca o nula capacidad de influencia directa para cambiarlos o modificarlos. El primer factor es el bajo nivel de los tipos de interés que es perjudicial para el negocio bancario más tradicional (captar y prestar dinero). En esto, el margen de cliente, es decir, lo que la entidad bancaria gana con cada cliente, es bajo y para que el margen del tipo de interés aumente hace falta que exista mucha actividad.

Pero la actividad del crédito sigue en niveles mínimos. Aunque existen nuevas operaciones que llevan un año aumentando, especialmente en los créditos para las pymes y aquellos dedicados al consumo, el crédito a finales de año estará aún a la baja y para el próximo año el Banco de España no ve una estabilización. Es decir, en el año 2016 el crédito dejará de disminuir, pero no aumentará. La demanda solvente de financiación se va recuperando poco a poco, pero no se prevé que en el corto plazo vuelva a ser como antes de las crisis, así que la capacidad de las entidades bancarias para intervenir en este factor es casi nula.

El tercer factor es la rentabilidad es que en las entidades bancarias siguen teniendo en sus balances un elevado volumen de activos que no son productivos, es decir, créditos de dudoso cobro y adjudicados, es decir, ladrillo. Los adjudicados llevan meses bajando con gran fuerza. Al cierre del tercer trimestre del 2015, los créditos de morosos estaban sobre los 141.267 millones de Euros, tras una caída del 21 por ciento en el último año.

Durante el mismo periodo, el ladrillo en el balance seguí alcanzando los 100.000 millones.

Por esto, los reguladores empujan a las entidades bancarias a deshacerse lo antes posible de estos activos, acelerando las ventas de carteras e inmuebles.

El cuarto factor que afecta a la rentabilidad del sector bancario y que está fuera del control es la regulación existente. A las entidades bancarias se les exige cada vez más capital para realizar sus operaciones, lo que significa que el descenso del retorno de capital (ROE) es estructural debido a la paridad de negocio, el retorno de capital (ROE) será aún más bajo que antes de la crisis porque cada actividad requiere más capital para poder ser desarrollada.

Existencia de nuevos competidores en el sector bancario

Existe otra amenaza que está sobrevolando sobre las entidades bancarias son los nuevos competidores tecnológicos que están entrando en varios segmentos del negocio bancario, a veces los más rentables. Las principales entidades bancarias españolas ya reconocen que estos competidores, desde las grandes tecnológicas hasta las startup fintech representan cada vez una creciente amenaza si la banca no es capaz de pararles.

Por esto, las entidades bancarias han redoblado esfuerzos para convertirse y avanzar hacia una mayor digitalización, ya sea internamente o buscando alianzas con estos nuevos jugadores. Estos avances en la tecnología son a la vez un reto y una oportunidad, ya que un cliente digital suele ser mucho más rentable que el tradicional y más fiel.

Lo que podría pasar en el sector bancario

Las soluciones que los reguladores sugieren a las entidades bancarias para hacer frente a todos estos retos son la eficiencia, es decir, el recorte de costes y las fusiones. Con la entrada en vigor de la Unión Bancaria Europea aumentan las posibilidades de las fusiones y compras transfronterizas.

Los expertos sugieren que será el camino a seguir, pero existen muchas dudas de que las fusiones transfronterizas en Europa sean posibles a un corto plazo. Además, existen algunos aspectos de la regulación que desincentivan estas consolidaciones ya que los gobiernos no ven con buena cara la existencia de entidades bancarias demasiado grandes.

Saber más sobre los temas de este Post

Conversación

3 comentarios

  1.    Responder

    Buenas

    Gran artículo. Si os sirve par ampliarlo os dejo este de lo que se prevee que suceda en 2016 respecto al mercado de divisas.

    http://www.teletrade.es/node/155021

    Espero que os sirva.
    Saludos.

  2.    Responder

    Esto se arregla como siempre: con algún decreto ley que favorezca a los bancos en detrimento de los ciudadanos. Y si no, al tiempo.

  3.    Responder

    las expectativas son… mejor que lo vean personalmente…

    http://thegreedisgood.blogspot.com.es/2016/01/de-la-misma-opinion.html


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies