Me gustaría recomendar la exposición de pintura que esta realizando estos dí­as en Madrid el joven pintor Colombiano Bernardo Montoya al que tengo el placer de conocer personalmente. Su primera exposición en España esta siendo todo un éxito y debido a la gran aceptación que está teniendo, los cuadros se venden por un sistema de pujas. Muchos vemos en Bernardo el nuevo Botero de Colombia, así que no desaprovechen la oportunidad debido a que probablemente en la próxima exposición los precios no estarán al alcance de nuestros bolsillos.

La exposición se celebra en el Consulado de Colombia en la capital (c/Carbonero y Sol, 15) y aunque el arte no era uno de los temas a tratar en la lí­nea editorial de Politecom si lo son al menos las buenas inversiones y el reconocimiento a jóvenes brillantes. Al menos no me podrán tirar en cara que no se lo advertí.

Bravo Bernardo.

  1. Curiosamente conocí la obra de Bernardo fuera de Colombia, no recuerdo bien el país, pero vi ese titular, joven talento colombiano, y tan sólo después de acceder y leer más detenidamente, estaba su nombre y su vida narrada.
    En realidad, poco importaba porque el talento estaba ahí, con obras y retratos fuertes y con personalidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Asalto a la Reserva Federal de Nueva York. Se llevan 100 millones de dólares

Supongo que la mayoría de vosotros habrá visto la Jungla de Cristal…

La humildad es muy rentable

Gustavo Rivero. Hace un par semanas, tuve el privilegio de reencontrarme y…

Chalecos amarillos y unicornios rosas en París

Cuarto capítulo y cuarto fin de semana de protestas por parte de…

Y el perdedor de las elecciones andaluzas es… Tezanos y su CIS

Tezanos daba una cómoda victoria a Susana Díaz con 47 escaños, repitiendo el resultado de 2015,  la realidad la ha dejado con 33 escaños. Trece escaños menos, una diferencia nunca vista.