Gustavo Rivero. Han pasado casi tres meses desde que el índice que representa a una amplia muestra de acciones del estilo FAANG (incluyendo Twitter, Baidu, Tesla y Alibaba) haya alcanzado su punto máximo. Desde el 18 de junio, este índice que comprende diez acciones ha tendido a la baja. La divergencia en el rendimiento de las acciones desde esa fecha ha sido obvia. Sólo tres han subido: Apple, Amazon y Nvidia.

En este periodo, este índice superó a la baja al Nasdaq y al S&P 500 en más de un 10%. En otras palabras, el liderazgo ha cambiado. Las “poblaciones de monstruos” que han estado presionando a los índices más amplios al alza han sucumbido (al menos algunas de ellas) a las leyes de la gravedad. Los que han impulsado al S&P 500 en los últimos tres meses han sido el sector minorista, el sector salud y otros sectores no tecnológicos. En el Nasdaq 100, la biotecnología desempeñó un papel muy importante. Entonces, ¿están rotando los sectores?

Del análisis del flujo de fondos se desprende que los movimientos en la tecnología han tenido una tendencia a la baja en los últimos meses. En otras palabras, más dinero está abandonando el sector tecnológico del que está ingresando. Esto no necesariamente tiene que continuar en los próximos meses. Estas gigantes firmas tecnológicas aún son grandes empresas innovadoras y continúan desplegando acciones disruptivas en varios sectores. Como inversor, es mejor que estés con el disruptor que con el disrupted. Tienen grandes cantidades de efectivo y fácilmente pueden adquirir empresas más pequeñas y prometedoras, lo que les dará la ventaja disruptiva. No obstante, vale la pena recordar que los disruptores podrían verse afectados algún día. Lo difícil es predecir el comportamiento cambiante del cliente entre generaciones. Los más jóvenes parecen moverse rápidamente entre plataformas de redes sociales, mientras que las generaciones anteriores parecen ser más estables.

El resultado es que, en los últimos tres meses, la muestra más amplia de las acciones FAANG no ha arrastrado hacia arriba a las bolsas de EE.UU. Incluso el Nasdaq abandonó su racha de rendimiento superior al del S&P 500. Otros sectores de EE.UU. pueden hacerse cargo del relevo. Después de todo, la boyante economía americana ha provocado una sorpresa positiva en los beneficios para muchos sectores. Si la tecnología ya no es el motor del mejor performance de EE.UU., podría estar a la vista el fin del mejor desempeño bursátil estadounidense frente a las bolsas de otras regiones.

Recientemente, Jeff Bezos, el CEO de Amazon, dijo: “Una compañía no debería acostumbrarse a brillar eternamente. Es adictivo y no dura para siempre”. En mi opinión, la tecnología seguirá siendo siempre la mejor garantía del crecimiento de las naciones. Es la oportunidad para invertir en medianas compañías de inteligencia artificial y biotecnología.

GustavoRivero.com

linkedin.com/in/griverog

twitter.com/griverog

  1. Coincido contigo, la tecnología quieras o no está crece y crecerá para siempre. Hay miles de oportunidades para invertir en i+D.
    Tambien es verdad, coincido con Bezos, renovar o morir. Incluso a todas las grandes les llegará su fin por alguna otra nueva que la suplante.

  2. Con la subida continua que han tenido la mayoría de estos valores es normal que tengan un parón. Al final no puedes quedarte con todo, en algún momento tenían que empezar a estabilizarse, aunque creo que aún les queda mucho margen…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Ya vuelve el Séptimo de Caballería a la Bolsa

A partir de la semana que viene pueden volver a recomprar sus acciones empresas que tienen aprobados programas de recompras de acciones por importe de unos $140 billones (billones norteamericanos) al trimestre.

Netflix. Algo no anda nada bien con sus resultados

Si en el tercer trimestre de 2015, Netflix quemó -$248 millones de caja, -$506 millones en el tercer trimestre de 2016, y -$463 millones en el tercer trimestre de 2017, ahora en el tercer trimestre de 2018 la cifra se ha disparado a hasta los -$859 millones.

Cómo George Soros tumbó la libra esterlina y ganó mil millones de dólares

Si por algo es conocido George Soros es por en 1992 haber…

Resultados de DIA. Algo más que un mal año

Con una deuda neta superior a los €1.400 millones, no hay que ser un genio de las matemáticas para intuir que DIA va a tener dificultades para poder hacer frente a sus vencimiento de deuda