bill gates

FCC no volverá a repartir dividendo hasta que el grupo “no se libere de su exceso de deuda” y su pasivo sea así inferior al resultante de multiplicar por cuatro su beneficio bruto de explotación (Ebitda), según informó el consejero delegado del grupo, Juan Béjar.

La compañía controlada por Esther Koplowitz ha fijado además este nivel de endeudamiento como el “nuevo objetivo” a conseguir “en el menor plazo de tiempo posible” dentro de la nueva etapa que emprende este año tras los saneamientos realizados en los dos últimos ejercicios, que cerró con pérdidas, y el avance logrado en el plan de ajuste que puso en marcha en 2013.

“La compañía está recuperada en términos de estabilidad y ahora abrimos una nueva etapa que llevará de nuevo al dividendo, pero llevará un tiempo que trataremos que sea el menor posible”, indicó Béjar en rueda de prensa. “No nos vamos a marcar un año concreto para volver al dividendo”, añadió.

En esta nueva etapa, FCC se centrará en “recuperar la rentabilidad y el crecimiento”. Para ello, no descarta nuevos ajustes de plantilla, aunque de forma no traumática, en su “continua política de contención de costes”. Asimismo, buscará posicionar a su filial Cementos Portland para que “lidere el proceso de consolidación” que considera abordarán las empresas de este sector en España.

Además, la compañía reforzará su negocio de construcción en el exterior con la consecución de grandes proyectos singulares, y se “volcará” en el negocio concesional de gestión de agua.

En paralelo, el grupo se empleará en culminar los retos del plan de ajuste que puso en marcha hace un año para recortar deuda y volver a beneficios.

Así, la compañía aún tiene pendientes de cerrar ventas de activos por unos 500 millones de euros, tras ejecutar desinversiones en el último año por 1.590 millones, el 70% del total de 2.200 millones previstos.

Los activos que tienen el cartel de ‘se vende’ son la inmobiliaria Realia y la concesionaria Globalvía, ambas compartidas con Bankia, la filial de mobiliario urbano Cemusa y su participación en el operador de telefonía Yoigo.

REFINANCIACIÓN, EN MARZO.

Además, FCC firmará este próximo mes de marzo el acuerdo de refinanciación de 4.650 millones de euros de deuda, el grueso del pasivo de 5.975 millones de euros con que cerró 2013.

“El proceso, aunque aún no se ha firmado, se ha completado”, indicó el primer ejecutivo del grupo. “Toda la documentación está acordada y distribuida entre los 37 bancos, de los que esperamos la cadena de aprobaciones en los próximos días y firmarlo en este mes de marzo”, detalló.

Béjar indicó que todo ello debe dar lugar a una compañía “100% normalizada, sana, generadora de caja y capaz de crecer y general valor para el accionista”.

Comentario Gurús:

¿Todo esto ya se lo contaron a los gestores de Bill Gates cuando les hicieron el pitch?

omentarios
  1. esta es una decisión acertada para poder llegar a obtener lo que realmente quiere el fondo de inversión que ha entrado en la constructora, que es una gran plusvalia via revaloración de la cotización de la acción, no vinieron a hacer caja con dividendos de una constructora con problemas de refinanciación, seamos serios. es una apuesta por un valor que sus libros no demuestran, a ver que dice el mercado y la paciencia de los acreedores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Aprobado el canon AEDE. La ley más infame de la historia de internet

Hoy, 22 de julio la Comisión de Cultura del Congreso aprobó con…

Cómo George Soros tumbó la libra esterlina y ganó mil millones de dólares

Si por algo es conocido George Soros es por en 1992 haber…

Estos son los 16 países que más pagan a sus Médicos

Probablemente la medicina sea una de las profesiones con mayores barreras de…

Ya vuelve el Séptimo de Caballería a la Bolsa

A partir de la semana que viene pueden volver a recomprar sus acciones empresas que tienen aprobados programas de recompras de acciones por importe de unos $140 billones (billones norteamericanos) al trimestre.