En esta recta final del año, el número de personas que decide comprarse a plazos un vehículo nuevo aumenta desmesuradamente, consecuencia de los grandes descuentos ofrecidos por los concesionarios. Sin embargo, un reciente estudio publicado por el comparador financiero HelpMyCash.com demuestra que financiar el coche con el concesionario puede resultar más caro que hacerlo con el banco, siempre y cuando no haya un buen descuento.

Préstamo bancario vs. financiación de concesionario

Tal y como nos muestra el citado estudio, en el 55% de los casos solicitar un préstamo personal en una entidad financiera será más barato que acudir a un concesionario. Una de las razones principales es el tipo de interés que ambos aplican, ya que la media se sitúa en un 7,03% TAE en los bancos frente al 10,09% en los concesionarios.

He aquí un ejemplo práctico. Al solicitar un crédito por valor de 15.000 euros a devolver en 60 meses, al final del plazo se le abonará al banco la suma de 17.833,80 euros. En cambio, si se opta por la opción del concesionario, el precio final del crédito ascenderá a 19.162,20 euros. Por lo que, en este ejemplo, al financiar con una entidad financiera estaremos ahorrando 1.328,40 euros.

En segundo lugar, el mito de que pagar con las casas de coches es más barato gracias a los descuentos ha quedado desmontado. Tras el análisis realizado por HelpMyCash.com, el 40% de los concesionarios analizados también aplican algún tipo de rebaja, aunque no se financie con ellos. Así bien, también es cierto que, tal y como ellos mismos aseguran, existe en la mayoría de los casos una reducción extra sobre el precio si se financia con ellos. Ante esta disyuntiva, siempre es aconsejable estudiar las diferentes opciones y hacer cálculos para así comprobar la opción más económica.

La trampa de los descuentos del concesionario

Uno de los mayores problemas reflejados en el estudio es la poca transparencia que presentan los concesionarios. El 55% de las oficinas analizadas incluyeron servicios adicionales sin preguntar por ello, incrementando el precio final del crédito. Además, los comerciales, en numerosas ocasiones intentaron ocultar importantes datos como el tipo de interés o el coste de las coberturas de dichos servicios.

Consecuencia de los factores citados, conocer el precio final del vehículo se vuelve prácticamente imposible. Un ejemplo real fue la presentación de dos financiaciones diferentes para un mismo coche y sin justificación alguna.

El ‘leasing’

Este 2018 la financiación flexible, también llamada leasing, parece haberse puesto de moda. En el estudio realizado por el comparador financiero HelpMyCash.com se observa cómo el 70% de los concesionarios intentan vender el leasing por encima del préstamo tradicional, para así mantener ligado al consumidor durante más años.

Pero ¿qué se entiende por leasing? La financiación flexible, también llamada preferente, premium, FlexiPlan, etc., es un alquiler financiero donde se adquiere un vehículo a cambio del pago de unas cuotas muy reducidas, pero con las que únicamente amortizamos aproximadamente la mitad del capital pendiente. Al final de este plazo, el cliente tendrá una última cuota a pagar de importe elevado y deberá escoger entre qué hacer con el vehículo, dentro de las tres opciones ofrecidas por el concesionario: devolver el coche, cambiarlo por otro modelo o quedárselo abonando esta última cuota elevada, la cual se podrá refinanciar.

Sin embargo, no es oro todo lo que reluce. Al no ser propietarios del vehículo, los concesionarios pueden establecer restricciones como el máximo de kilómetros a realizar o incluso obligar al cliente a pagar servicios adicionales. Por ello, dese HelpMyCash.com se aconseja siempre analizar y comparar ambos tipos de financiación para optar así al que mejor se adecúe a las necesidades de cada consumidor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

El Supremo ahorra a la banca devolver una media de 1.700 euros por hipotecado

Cada hipotecado podría reclamar la devolución de unos 1.638 euros de media.

Si Amazon Bank abriese sus puertas, ¿te harías cliente?

Amazon Bank podría ser una realidad más pronto que tarde. ¿Te atreverías a hacerte cliente?