El Fiscal Cliff o Precipicio Fiscal,  es la abreviatura popular utilizado para describir el dilema de que el gobierno de EE.UU se enfrentará a finales de 2012, cuando los términos de la Ley de Control del Presupuesto del año 2011 estan previsto que entren en vigor.

Entre las leyes establecidas que entran automáticamente en vigor en la medianoche del  31 de diciembre de 2012, destacan:

1) Fin de los recortes temporales de impuestos  sobre la nómina (lo que resulta en un aumento del tipo impositovo del 2% para las rentas del trabajo).

2) Fin de las exenciones fiscales aplicables a las empresas, entre ellos una reversión de los “recortes de impuestos de Bush” de 2001-2003,

3) Entran en vigor , los recortes de gastos acordados en el marco del acuerdo de techo de la deuda de 2011  Según Barron, más de 1.000 programas de gobierno – incluyendo el presupuesto de defensa y Medicare están en la línea de “recortes profundos”.

En un escenario base, se estima que la puesta en marcha del Fiscal Cliff, de no mediar un acuerdo entre Demócratas y Repúblicanos, implicará una reducción del presupuesto Federal de los EEUU de unos 103 mil millones de dólares y un incremento de los impuestos de 399 mil millones de dólares. Se estima que una familia media, de cuatro miembros, con entre 50.000$ y 80.000$ de ingresos anuales verá como tiene que pagar unos 2.200 dólares adicionales al fisco.

El Fiscal Cliff recortaría aproximadamente a la mitad el actual déficit público de los EEUU pero por contra se estima que al ser aplicado de forma tan agresiva llevará irremediablemente a la economía de los EEUU a la recesión.

En este cuadro os dejamos un resumen de como han ido evolucionando las negociaciones para llegar a una acuerdo con el fin de evitar el Fiscal Cliff, entre el presidente Obama y el líder del partido Republicano Boehner:

fiscal cliff

 

Finalmente tras numerosos esfuerzos, los partidos políticos llegaron a un pacto parcial en el último minuto a nivel de Senado. Las bases generales del acuerdo son:

Incremento de impuestos a los más ricos (desde el 35% hasta el 39,6%), aplicándose en familias con rentas superiores a 450.000 US$ y particulares que ingresen un montante superior a 400.000 US$.
Los impuestos a las rentas de capital altas y dividendos serán gravados al 23,8%. Se eleva el tipo desde el 35% al 40% en herencias de bienes inmuebles cuyo valor este por encima de los 5 MnUS$.

Se ha establecido una extensión de un año al subsidio de emergencia por desempleo, y una prorroga hasta final de año en los incentivos fiscales a las empresas que inviertan en energías renovables e investigación y desarrollo.

Sin embargo, a pesar del avance, el del Fiscal Cliff seguirá dando que hablar en las próximas semanas, ya que los representantes políticos no han sido capaces de llegar a un acuerdo para fijar el límite de deuda, y se aplaza en dos meses los recortes automáticos previstos en el gasto del Gobierno Federal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Empieza la masacre de los Autónomos

Hay cerca de 2 millones de personas físicas que son autónomos en…

El falso sueño americano

¿Por qué el 1% más rico de los estadounidenses se lleva el 20% del ingreso nacional, pero el 1% más rico de los daneses sólo el 6%?

Factores en contra de la competitividad de la economía española en 2018

-Gestión del talento: La primera y principal razón de la pérdida de…